Al alza compra de yates, aviones, autos de lujo, obras de arte...

martes, 22 de junio de 2010

MÉXICO, D.F., 22 de junio (apro).- En contraste con los altos índices de pobreza en el mundo, la “inversión en pasiones” por parte de millonarios se incrementó en el segundo semestre de 2009, según el último informe mundial sobre riqueza de Merrill Lynch-Capgemini.

De acuerdo con el documento, los millonarios en los mercados emergentes mostraron un mayor apetito por los vehículos de lujo, aunque también destinaron una buena parte de su fortuna para adquirir yates, aviones, obras de arte y joyas.

Por ejemplo, BMW tuvo un incremento en sus ventas de dos dígitos en China y Brasil durante 2009, mientras que Audi, de VW, registró una aguda alza en sus ventas en el primer país.

En tanto, "casas de subastas, fabricantes de bienes de lujo y proveedores de servicios prestigiosos, que a final de 2009 registraron señales de una renovada demanda, esperan que el gasto sea más robusto en 2010", señala el informe.

Los inversores acaudalados incrementaron su inversión en joyería, gemas y relojes. Este sector fue particularmente atractivo para millonarios de oriente próximo, que dedicaron 35% de su inversión total a su pasión por las joyas.

El texto señala que los fabricantes de yates se vieron arrastrados por la caída del mercado y el 80% tuvo que suspender o cerrar sus operaciones.

Sin embargo, las ventas comenzaron a recuperarse durante el primer trimestre de 2010 y los vendedores de yates en Estados Unidos informaron de un 30% de incremento en las ventas en comparación con un año antes.

Y mientras los mercados financieros siguen cambiando, varios millonarios invierten en arte y otras colecciones, como antigüedades, monedas y vinos, pues suponen que retendrán su valor a largo plazo.

En el mundo del arte, los inversores millonarios evitaron a los artistas contemporáneos y empezaron a adquirir obras de maestros antiguos, así como arte moderno de los años 60 y 70 del siglo pasado.

En tanto, las ventas de otros productos coleccionables comenzaron a recuperarse. Así, el índice de los 100 mejores vinos se elevó 15.7% en 2009, y las ventas de monedas y objetos de recuerdo también crecieron.