Los Calderón: vuelta al "feudalismo" en Michoacán

En flagrante violación a los preceptos fundamentales de la democracia, Felipe Calderón interviene directamente y utiliza la fuerza y recursos de la Presidencia para impulsar la campaña de su hermana Luisa María, que aspira a la gubernatura de Michoacán. Para posicionarla no vacila en atacar al gobierno de Leonel Godoy con una campaña “de mentiras y difamaciones”, ni en recortar las partidas del presupuesto federal a fin de desestabilizar al gobierno perredista MORELIA, MICH.- Luis Calderón Vega, padre de Luisa María y Felipe Calderón Hinojosa, dejó por escrito su repudio al “feudalismo en Michoacán” que hace seis décadas consumó Lázaro Cárdenas del Río al hacer gobernador a su hermano Dámaso. El historiador recoge, en el segundo tomo de Memorias del PAN, la indignación del abogado revolucionario Victoriano Anguiano por el objetivo de Cárdenas de hacer gobernador a su hermano en 1952: “Si el general Dámaso Cárdenas llega al poder se consumará en la forma más inocente y pacífica el feudalismo en Michoacán”. Calderón Vega, quien describió a Anguiano como “uno de los últimos auténticos revolucionarios valientes y de honradez intelectual de Michoacán”, hizo suyo el reclamo por el “feudalismo” instaurado por Cárdenas, pese a que éste había dejado la Presidencia de la República 12 años atrás. A 59 años de distancia el “feudalismo en Michoacán” que condenó Calderón Vega se reproduce con su hija Luisa María, quien se ufana de que será la próxima gobernadora del enclave histórico de la izquierda, cuando su hermano Felipe encabeza el gobierno federal desde el que, por lo menos desde 2008, según varias fuentes, se aplica una estrategia para favorecerla. (Extracto del reportaje que se publica esta semana en la edición 1826 de la revista Proceso, ya en circulación)

Comentarios