Los saldos de Jova: municipios en el abandono

lunes, 31 de octubre de 2011
GUADALAJARA, Jal. (Proceso Jalisco).- En vista de la gravedad de los daños ocasionados por el huracán Jova en la costa jalisciense, el gobernador Emilio González se dio una vuelta de tres horas por Cihuatlán, presionó desde ahí al Congreso local para que le autorizara un préstamo de emergencia a fin de paliar los destrozos y se regresó a lo suyo: el escaparate de los Juegos Panamericanos. De fiesta por los XVI Juegos Panamericanos, el gobernador Emilio González Márquez se olvidó de los damnificados por el huracán Jova en la costa jalisciense. Fue después de seis días cuando tuvo tiempo de visitar, por apenas unas horas, una parte de la zona devastada y calculó las pérdidas en 950 millones de pesos, aunque los alcaldes de la región aseguran que ascienden a más de mil 300 millones de pesos. A su paso por la entidad, Jova afectó severamente 13 municipios enclavados en la Costa Sur, incluido Autlán de Navarro. Lluvias con fuertes vientos se abatieron ahí del 11 al 13 de octubre y afectaron poblaciones, sembradíos, carreteras, caminos vecinales y cableado de alta tensión, por lo que dejaron la zona sin electricidad por más de 24 horas. Varias comunidades se quedaron más de una semana sin agua potable. En suma, el huracán de categoría II ocasionó la muerte a siete personas en Jalisco y a tres en Colima. Dejó también 50 mil damnificados, principalmente en Cihuatlán (en los límites con Colima y por donde entró la tarde del martes 11), Cuautitlán de García Barragán, Tolimán, Autlán de Navarro, Talpa de Allende, San Gabriel, Puerto Vallarta, Mascota, Cabo Corrientes, La Huerta, Casimiro Castillo, Tomatlán y Villa de Purificación. En poblados como El Chante, municipio de Autlán, tardaron casi 15 días en restablecer el servicio de agua potable. Aparte de la inundación de varias poblaciones por el desbordamiento de ríos y arroyos, quedaron inutilizadas grandes extensiones sembradas de maíz, caña de azúcar, plátano, papaya y limón, entre otros productos, lo que de inmediato provocó un alza de precios de más de 300%, sobre todo en Cihuatlán. El martes 25 se realizó en el Palacio de Gobierno una reunión del Comité de Reconstrucción, a la que asistieron el secretario general, Fernando Guzmán Pérez Peláez, y seis presidentes municipales de la costa. Ahí el secretario de Desarrollo Rural, Álvaro García, informó que en 6 mil 800 huertas se perdió toda la producción y no cuentan con seguro, por lo que se requieren 31 millones de pesos para cubrir las pérdidas y 5 millones para pagar las labores de limpieza del área agrícola arrasada. También sufrió daños 70% de la infraestructura turística de la zona. Según datos de la Asociación de Hoteles y Moteles de Jalisco, las instalaciones más afectadas se concentran en San Patricio Melaque y Barra de Navidad, en Cihuatlán, donde varios hoteles que están sobre la playa quedaron inhabitables por el momento. Según la solicitud que hizo llegar el Ejecutivo a los diputados locales, el gobierno de Jalisco busca la anuencia para contratar un préstamo de 950 millones de pesos; además, gestiona 150 o 200 millones de pesos del Fondo de Desastres Naturales (Fonden) para reparar carreteras e infraestructura urbana, así como compensar daños en plantaciones de plátano. Jova destruyó 2 mil 600 viviendas; 413 de ellas las dejó inhabitables y otras mil 300 con daños en el techado. También ocasionó cierres en 70 puntos carreteros y de caminos vecinales. En uno de estos incidentes, colapsaron dos puentes vehiculares en Cuautitlán y la destrucción de un puente-alcantarilla impidió totalmente la comunicación por la carretera 80, en la cuesta de La Calera, cerca de El Zapotillo, entre Autlán y Casimiro Castillo. La comunicación de estas localidades con Cihuatlán se reanudó parcialmente hasta 10 días después, mediante carruseles encabezados por la Policía Federal, a la que usuarios de la vía acusaron de cobrar 50 pesos por cada auto que pasa en la noche. En el área devastada hay 14 escuelas que necesitan reparaciones urgentes para funcionar. En el poblado Casimiro Castillo un plantel fue declarado en pérdida total porque un río lo destruyó y se llevó el mobiliario. El párroco de Cihuatlán, Rosendo González, señaló que el momento más crítico fue la madrugada del miércoles 12, a eso de las tres de la madrugada, cuando el río Marabasco creció y fue necesario rescatar con sogas a muchas personas que vivían al borde del cauce. Desconoce si llegó ayuda oficial, y relata que la gente se organizó por su cuenta para hacer acopio de víveres y dar techo a los damnificados. A su vez, el presidente municipal, Roberto Gallardo, advierte que la reconstrucción será lenta y costosa, pues a muchas personas únicamente les quedó la ropa que llevaban puesta. Además, enfatizó, aún se avecina una crisis por el desempleo y el colapso de las fuentes laborales. Crédito empantanado   Mientras la población padece los estragos de Jova, la autorización de endeudamiento extraordinario planteada por el Ejecutivo panista sirve de pretexto para la confrontación política, ya que hasta el cierre de la presente edición los diputados locales de la oposición, priistas y perredistas, no habían dado luz verde al préstamo. Apenas se conoció la petición del gobernador, el presidente de la mesa directiva del Congreso jalisciense, el priista Salvador Barajas del Toro, su compañera de partido Patricia Retamoza y el perredista Raúl Vargas (los dos últimos del Grupo UdeG) le exigieron a Emilio González que explicara por qué no se hacía efectivo el pago de 3 millones de dólares del seguro contratado para casos de desastre por 130 millones de dólares (mil 729 millones de pesos al cambio de 13.30 por dólar). Aunque el mandatario aclaró que el solicitado era sólo un “crédito puente” en tanto llegan los recursos del Fonden, el martes 25 Retamoza se manifestó contra la iniciativa de endeudamiento por 950 millones, en vista de las contradicciones y lagunas informativas que le atribuyó a la iniciativa del Ejecutivo, en la cual no se habla de un crédito “urgente”. Al principio el gobierno del estado explicó que el préstamo se destinaría a la atención de 52 municipios; sin embargo, el diputado Abraham González Uyeda corrigió la cifra y el secretario general de Gobierno, Fernando Guzmán, bajó el número de municipios afectados a 38 y pidió que no se politizara el tema. Entre los saldos negativos del fenómeno meteorológico se cuenta el desmesurado aumento en los precios de productos básicos, que fueron de 100% hasta 400%, particularmente en víveres y combustible. Aunque dijo estar en cama por enfermedad, un cibernauta de origen jalisciense que radica en Los Ángeles, California, pidió apoyo para Cihuatlán en el canal de videos YouTube y solicitó que los interesados se pusieran en contacto con el párroco para organizar la recolección de víveres y ropa. Aclara: “Esta donación no es para mí… hay que ayudar a los hermanos que están allá, no se les olvide que necesitan cobijas”. En internet circularon decenas de videos grabados por los vecinos con cámaras y teléfonos celulares. En Cuautitlán de García Barragán un grupo de personas en cuatrimotos transportaron gratis a damnificados que fueron rescatados de las rancherías. Y mientras la población improvisaba sus cuerpos de rescatistas y de reporteros –cuyas imágenes ya daban la vuelta al mundo–, el gobernador Emilio González estaba completamente concentrado en los últimos detalles para la fiesta inaugural de los XVI Juegos Panamericanos, donde estuvo presente el presidente Felipe Calderón. Fue hasta el lunes 17 cuando González Márquez se apersonó en la Costa Alegre y escuchó los reportes de alcaldes de la zona. El de Cuautitlán, Jesús Delgado, le pidió apoyo para reconstruir seis puentes derribados y reparar otros siete; mientras que el de Tomatlán, Juventino Sahagún, solicitó maquinaria pesada para restaurar caminos. El mandatario aprovechó esta gira para demandar al Congreso de Jalisco que autorice el mencionado endeudamiento por 950 millones, y dijo que 400 de ellos se destinarían a reparación de carreteras, 190 a construir y remozar viviendas, y una suma importante al apoyo de pequeños empresarios con créditos de hasta 100 mil pesos. El recorrido del gobernador se limitó a Cihuatlán y sólo duró tres horas; no obstante, admitió que los daños eran peores que los previstos. En entrevista con Proceso Jalisco, Fernando Morán, alcalde de Autlán, dice que no fue invitado al corto recorrido del mandatario estatal, pero aclara que de cualquier manera hubiera sido difícil acudir porque la carretera estaba cerrada a la altura de La Calera. A juicio de Morán, tan sólo en su municipio 200 casas sufrieron graves daños y cuatro de ellas colapsaron totalmente al desbordarse el arroyo El Cuajinque. Asegura que 60% de las calles y los caminos vecinales de Autlán requieren de reparación urgente, por lo que pidió a los diputados que autoricen ya el endeudamiento solicitado por el gobernador. A su vez, el director del DIF Jalisco, Felipe Valdez de Anda, reportó que al paso de Jova algunas viviendas de Tomatlán y La Huerta fueron azolvadas hasta con dos metros de arena. En San Gabriel, el ayuntamiento informó que se logró rescatar a varias familias que estaban a punto de ser arrastradas por el río Jiquilpan, y que enormes rocas se derrumbaron en el kilómetro 37 de la carretera San Gabriel-Sayula y en la que va de Ciudad Guzmán a El Grullo, concretamente en el tramo de la localidad de El Floripondio a Los García. En esta zona las carreteras están en pésimas condiciones desde mucho antes del impacto de Jova, pero ahora la cantidad de baches la hace peligrosa para los automovilistas. Antes de que Jova azotara la costa, Protección Civil alistó a sus rescatistas porque se sabía que vientos sostenidos de 160 kilómetros por hora y rachas de hasta 195 se abatirían sobre pueblos y rancherías. Según esa dependencia, al filo de la una de la mañana del miércoles 12, cuando miles de familias de Guadalajara se preparaban para acudir a la romería de la Virgen de Zapopan, los habitantes de la costa conocían la furia del huracán. El investigador de la Universidad de Guadalajara y geógrafo Irineo Martínez indica que en menos de tres días el fenómeno arrojó en la zona más de 450 mililitros cúbicos de agua, medida que supera el registro de lluvias en la zona metropolitana de Guadalajara durante un año. Explica que ese tipo de meteoros está ligado a los ciclos de la Tierra y a la fuerte actividad solar, y que la Costa Sur es muy vulnerable a huracanes y terremotos. En la reunión del Comité de Reconstrucción del martes 25, el alcalde Roberto Gallardo argumentó que tan sólo Cihuatlán necesita una inversión de 122 millones de pesos, al menos 70 de ellos en forma urgente, ya que 95% de la actividad económica se suspendió. Aquí la mayor parte de la población depende del cultivo del plátano y de los servicios turísticos.

Comentarios