Caso Vicentillo: Washington juega a dos cartas

sábado, 10 de diciembre de 2011
Cada nuevo documento que sale a la luz en el proceso que se sigue al hijo de El Mayo Zambada en Chicago complica la intriga entre las autoridades de Estados Unidos y el cártel de Sinaloa. ¿Quién dice la verdad? ¿Los abogados de El Vicentillo, que aseguran que hubo un pacto de inmunidad? ¿O los agentes de la DEA, que lo niegan? El más reciente documento dado a conocer, por ejemplo,  podría destruir la defensa del presunto narcotraficante…  Pero cualquiera que sea la respuesta, el caso es una muestra más de cómo la agencia antinarcóticos estadunidense se mueve descaradamente entre dos aguas. WASHINGTON.- Ismael El Mayo Zambada, con autorización de Joaquín El Chapo Guzmán, ordenó a su hijo Jesús Vicente Zambada Niebla, El Vicentillo, convertirse en informante de la DEAa fin de obtener beneficios para el cártel de Sinaloa, revelan documentos recientemente presentados ante la Corte Federal del Distrito Norte deIllinois, con sede en Chicago. El viernes 2 el Departamento de Justicia de Estados Unidos entregó al juez federal Rubén Castillo –a cargo del caso de El Vicentillo– la declaración que firmó bajo juramento el agente de la DEA Manuel Manny Castanon. En ésta el agente aclara que “no existe” y “nunca hubo” un acuerdo con El Vicentillo para darleinmunidad a cambio de información sobre las operaciones de organizaciones criminales enemigas del cártel de Sinaloa. Es más, la declaración de Castanon ante la Corte también “desmiente” el argumento de la defensa legal de El Vicentillo de que Humberto Loya Castro, identificado como abogado y confidente de los líderes del cártel de Sinaloa, firmó un acuerdo para hacerse informante de la DEA a cambio de la eliminación de los cargos por narcotráfico que se le imputan. “A Loya Castro le había dicho Guzmán Loera que Ismael Zambada estaba interesado en que su hijo Zambada Niebla cooperara con la DEA con el propósito de que se hiciera un arreglo de los cargos que tenía pendientes en Estados Unidos”, sostiene Castanon en declaración que se entregó a la corte en Chicago y de la que Proceso tiene copia. (Extracto del reportaje que se publica esta semana en la edición 1832 de la revista Proceso, que ya está en circulación)