Los estragos de un "producto milagro"

jueves, 10 de marzo de 2011

Presionada para mantener el peso y la figura, exigencias de la gimnasia, Rut Castillo, medallista de bronce y plata en los Panamericanos 2007, ingirió AlcachofiVida, uno de los 250 productos milagro vetados recientemente por la Cofepris. Las consecuencias: dio positivo en el examen antidoping y es un hecho su marginación de las próximas competencias internacionales. Ella dice que tomó el “complemento alimenticio” a sugerencia de su entrenadora y ésta lo niega. Rut es la octava deportista mexicana que en siete meses ha fallado en un control antidopaje.

 

MÉXICO, D.F., 10 de marzo (Proceso).- La confesión de la gimnasta Rut Castillo de que no pasó un control antidoping por consumir AlcachofiVida, uno de los llamados “productos milagro”, evidencia que los atletas y entrenadores mexicanos no conocen el Código Mundial Antidopaje ni la lista de sustancias prohibidas.

Castillo dio positivo por el estimulante sibutramina, sustancia que ayuda a perder peso y que consumió durante el Campeonato Panamericano de Gimnasia en diciembre pasado.

En entrevista con Proceso, la gimnasta asegura que ingirió la AlcachofiVida como un suplemento alimenticio para “complementar mi alimentación y balancear mi dieta”. También comenta que su entrenadora, Mónica Guzmán, le recomendó tomarlo para perder peso, aunque ella lo niega.

“Primero quiero aclarar que de ninguna manera la estoy culpando; simplemente dije lo que ocurrió. Me preguntaron por qué había consumido el producto y respondí que por sugerencia de mi entrenadora”, afirma.

–¿Cómo fue que la entrenadora te sugirió que tomaras la alcachofa?

–Estábamos en la Ciudad de México. Yo tenía problemas de salud y ella me dijo, “hay un suplemento que se llama alcachofa y eso te puede ayudar”.

–El año pasado tuviste problemas de anemia y una fractura por estrés. ¿Cuál era la finalidad de ingerir algo que sirve para perder peso? 

–Lo de la anemia fue en marzo y la alcachofa la tomé en diciembre.

–¿Tienes problemas para bajar de peso?

–Sí, me cuesta trabajo

–¿Crees que la entrenadora te sugirió la alcachofa como un complemento dietético? 

–Pues sí, evidentemente así fue.

Deslinde

 

La atleta insiste en que no desea perjudicar a su entrenadora, y que su defensa ante la Federación Internacional de Gimnasia (FIG) no se basa en culparla, sino en que la etiqueta de la AlcachofiVida no indica que contiene sibutramina.

“Mónica no es el tema central. Me estoy defendiendo con el argumento de que el producto estaba contaminado. Si la mencioné fue porque en mi declaración, que fue una narración completísima de todo lo que sucedió, me preguntaron: ‘¿Cómo supiste de la alcachofa?’¿Qué iba a responder? ¿Qué la vi en la tele? Pues no, yo dije la verdad.

“Ya mandé mi declaración a la FIG y ellos van a decidir. Mi ética, mi moral, no me permiten mentir y mucho menos para defender algo. Estoy asumiendo las consecuencias de este error y no necesito echar mentiras para salir de algo que a lo mejor tiene que ser así. La vida siempre te presenta cosas, a veces son para hacerte crecer y darte cuenta de algo. Ya hablé con ella y no puedo hacer que acepte su responsabilidad. No sé en qué plan esté y ya no está en mis manos”, detalla. 

Por su parte, la entrenadora insiste en que ella no le recomendó la alcachofa, que tampoco sabía que la estaba tomando y que si lo hizo fue “por su libre decisión, ella es adulta y sabe lo que hace”. Asevera que ignora quién le dijo que la tomara ni sabe dónde la adquirió. También se dice sorprendida por la acusación que tal vez está haciendo, “porque quiere salvarse”.

Considera que a Rut no le cuesta trabajo perder peso, aunque reconoce que por ser la gimnasia un deporte de apreciación, quienes la practican “deben cuidarse mucho”.

–¿Cómo quedará su relación con Rut, en vista de que ella la señala como la persona que le sugirió tomar la alcachofa y usted dice que eso no es verdad? 

–Ella está entrenando normal. Yo no tengo ningún problema. No le di nada, no sé por qué afirma lo contrario.

–¿Se siente traicionada por su atleta?

–Yo sigo trabajando. Si me quiere acusar eso estará en su conciencia.

Por su parte, la gimnasta comenta: “No puedo meterme a la mente o al corazón de las personas. No puedo esperar más ni menos de ella”. Añade que en los próximos días se reunirá con el director del Consejo Estatal para el Fomento Deportivo y el Apoyo a la Juventud (Code Jalisco), Carlos Andrade Garín, para definir si seguirá entrenando con Guzmán.

Castillo, medallista de bronce en el all around y de plata en la prueba de aro en los Juegos Panamericanos de Río de Janeiro 2007, es la octava deportista mexicana que en un periodo de siete meses ha fallado en un control antidopaje. Es la segunda que da positivo por sibutramina, después de la pesista Cinthya Domínguez, quien reconoció que consumió esa sustancia para bajar de peso.

Su caso es comparable con el de la vallista Zudikey Rodríguez, a quien su entrenador, Cosme Rodríguez, le proporcionó un suplemento llamado Jack3D que contenía el estimulante metilhexanamina y que el instructor ignoraba que estuviera en la lista de sustancias prohibidas de la Agencia Mundial Antidopaje (WADA). 

La AlcachofiVida consumida por Rut es uno de los 250 “productos milagro” que aparecieron en la lista que la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) dio a conocer el pasado 14 de febrero.

El entonces director del organismo, Miguel Ángel Toscano, advirtió que tales productos fueron asegurados por la Cofepris en 2010 porque los fabricantes “les atribuyen propiedades terapéuticas, preventivas y/o rehabilitatorias (sic), mismas que no cuentan con una base científica que los sustente y carecen de autorización para su comercialización por esta autoridad sanitaria, por lo tanto se recomienda a la población no utilizarlos”. 

Sin dolo

 

A pesar de que está prohibida su venta, para la jalisciense Rut Castillo fue muy fácil adquirir en diciembre pasado una caja con ampolletas de Alcachofa GN+Vida solución ingerible, en una tienda Nutrisa. Hoy día, éste y otros nueve productos de alcachofa de varias marcas pueden ser comprados en algunas farmacias, supermercados y tiendas naturistas.

La Alcachofa GN+Vida fabricada por el Grupo Nutrivida+Vida se comercializa en cápsulas o ampolletas. En el empaque se indica que están hechas a base de vinagre de manzana, extracto de fluido de hinojo, L-Carnitina y L-Lisina. De acuerdo con las indicaciones debe tomarse una ampolleta al día.

En la caja que contiene las ampolletas los fabricantes presumen que es la primera marca registrada ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Intelectual; es decir, que “es la original” y se pide al consumidor que “no acepte imitaciones”. En ninguna parte indica que contiene subitramina, aunque advierte que es necesario consultar a un médico antes de tomar “éste o cualquier suplemento alimenticio”. 

Con este argumento, el abogado Víctor Manuel Peña Briceño defenderá a la atleta. Alegará que no hubo dolo al consumir el producto y que la gimnasta no pretendía mejorar su rendimiento deportivo al consumirlo.

En su página de internet, la WADA incluye una sección llamada “Preguntas y respuestas sobre los suplementos dietéticos y nutricionales”, en la que recomienda a los atletas extremar precauciones para el uso de los mismos:

“El uso de suplementos dietéticos por los atletas es una preocupación en muchos países. La fabricación y etiquetado de los complementos no siguen las necesarias normas estrictas y pueden dar lugar a un suplemento que contenga una sustancia prohibida por las regulaciones antidopaje y que no sea declarada en la etiqueta. Un número considerable de controles positivos se han atribuido a la mala utilización de los suplementos. Tomar un suplemento dietético mal etiquetado en su contenido o composición no es una defensa adecuada en una audiencia por dopaje positivo.”

En ese mismo apartado, la agencia informa que los laboratorios acreditados por este organismo para realizar controles antidopaje no podrán participar en el análisis de material comercial o preparaciones (por ejemplo, suplementos dietéticos), a menos que una organización antidopaje lo solicite como parte de una investigación de casos de doping. “El laboratorio no deberá presentar los resultados, documentación o asesoramiento que, en cualquier forma, sugiera la aprobación de los productos”.

En ese sitio web también existe el apartado en español “Entérate, peligros del dopaje”, donde se explica cuáles son los daños a la salud provocados por el uso de métodos y sustancias prohibidas. Las ligas para seguir esa información también están disponibles en la página de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade). 

Por otro lado, ni el abogado ni la deportista quisieron revelar el nombre de la nutrióloga que expidió la mencionada receta ni el nombre del atleta a quien se le prescribió el producto de alcachofa. 

“La receta no es mía, yo la conseguí por medio de alguien para demostrar que los doctores lo recetan sin saber que es algo dañino, que tiene sustancias que no dicen”, apunta Castillo.

La gimnasta cuenta que cuando le informaron que en el control antidopaje que se le practicó durante el Campeonato Panamericano tuvo un resultado adverso por sibutramina, mandó a analizar una ampolleta de la AlcachofiVida para comprobar si contenía esa sustancia:

“Al día siguiente de que me notificaron el resultado, un conocido que es experto en química me hizo el favor de examinar el producto comparándolo con el contenido de unas pastillas de sibutramina y dio positivo. Me pareció ilógico perder casi tres semanas más en solicitar la apertura de la muestra B, pues 99.9% iba a ser positiva, por lo que decidí iniciar mi defensa”, explica.

Atenuantes

 

El Código Mundial Antidopaje (CMA) no exculpa a un deportista por ignorancia, falta de culpa o negligencia. El artículo 2 que se refiere a la infracción de las normas antidopaje indica la responsabilidad objetiva; es decir, el deportista es responsable de su cuerpo y de las sustancias que entren en éste, sin importar si los usó intencionada o inintencionadamente, ya que está obligado a conocer las sustancias y los métodos prohibidos.

“Es un deber personal de cada deportista asegurarse de que ninguna sustancia prohibida se introduzca en su organismo. Los deportistas son responsables de la presencia de cualquier sustancia prohibida, de sus metabolitos o de sus marcadores que se detecten en sus muestras. Por lo tanto, no es necesario que se demuestre el uso intencionado, culpable o negligente o el uso consciente por parte del deportista para poder establecer una infracción antidopaje”, señala el artículo 2.1.1 del código. 

“Yo no estaba enterada al respecto. Parece curioso, pero jamás me había preocupado por ese tipo de cosas porque no tuve la intención de mejorar mi rendimiento. Nunca me hubiera imaginado que un producto aparentemente natural estuviera adulterado. Tampoco había pensado en eso tan delicado. Por otro lado, no tuve una enseñanza en lo que respecta al antidopaje. Ahorita ya descargué la lista de sustancias prohibidas, pero lo haces hasta que te pasa algo. De los errores aprendes”, apunta Rut.

El artículo 10.4 del Código Mundial Antidopaje señala que un deportista tiene la posibilidad de reducir, o incluso evitar las sanciones si demuestra que no existe culpa o culpa significativa o si, en ciertas situaciones, no pretendía mejorar su rendimiento deportivo:

“En caso de que un deportista u otra persona pueda demostrar cómo ha entrado en su organismo o por qué tiene la posesión de una sustancia específica y que dicha sustancia no pretendiera mejorar el rendimiento deportivo ni enmascarar el uso de una sustancia dirigida a mejorar su rendimiento, el periodo de suspensión será el siguiente: Primera infracción, como mínimo, una amonestación y ningún periodo de suspensión para acontecimientos deportivos futuros y, como máximo, dos años de suspensión.

“Para justificar cualquier anulación o reducción, el deportista o la otra persona deberán presentar pruebas confirmatorias que respalden su declaración y que convenzan suficientemente al tribunal de expertos sobre la ausencia de intención de mejorar el rendimiento deportivo o de enmascarar el uso de una sustancia que lo mejore.” 

La gimnasta está en espera de que la FIG defina si será sancionada o no y por cuánto tiempo. De esa resolución dependerá su participación en los Juegos Panamericanos de Guadalajara que se realizarán en octubre próximo y en los que, de acuerdo con las perspectivas, podría obtener una medalla.

 

Comentarios