"0.56%", filme del voto que dividió a México

Transcurrieron cinco años desde las votaciones presidenciales del 2006 y finalmente llega a las salas cinematográficas el documental de Lorenzo Hagerman 0.56%, fruto de su desencuentro con el director Luis Mandoki (¿Quién es el señor López?), quien lo había invitado a filmar “cámara en mano” la campaña del candidato perredista Andrés Manuel López Obrador. MÉXICO, D.F. (Proceso).- Premio honorífico del jurado en mayo pasado durante el Festival Documental Madrid, España, 0.56% es un filme documental que “impulsa a reflexionar sobre lo que se vendrá dentro de un año en las elecciones presidenciales del país”, asegura su realizador Lorenzo Hagerman. E informa que el estreno de dicho filme será el próximo 1 de julio, con 20 copias en salas de cine de la Ciudad de México y de Mérida, Yucatán (donde Hagerman radica), para luego recorrer el resto de la República. 0.56% muestra el proceso electoral de 2006. Cámara en mano, Hagerman siguió durante 20 meses a Andrés Manuel López Obrador, quien por cuatro años lideró las encuestas y aunque obtuvo más de 14 millones de votos en las urnas, tras la contienda del 2 de julio, “fue derrotado por medio punto porcentual: 0.56%”. El cineasta (casado con la hija de la escritora Elena Poniatowska, Julia Haro) documentó asimismo la polarización extrema de México en ese 2006: “La sociedad estaba totalmente dividida. Hermanos y amigos, por su postura política, se pelearon. 0.56% no es una cinta de denuncia, pero refleja cómo quedó la nación: con mucho individualismo, sin un punto de encuentro entre dos sectores y con diferencias económicas muy abismales.” Además, “muestra el comportamiento de los políticos y de la sociedad frente a una coyuntura, como fue el proceso electoral”. Y resalta que siempre tuvo ese punto de vista “de ver la historia de las elecciones de 2006 desde un lado antropológico, de cómo reacciona el ser humano frente a una circunstancia de lucha por el poder”. Hagerman inició como corresponsal en 1991 en la guerra de la exrepública de Yugoslavia. Por cerca de 20 años ha trabajado como fotógrafo para varias televisoras y compañías productoras en Europa, Latinoamérica y Estados Unidos. Trabajó también en Which Way Home, de Rebecca Cammisa, nominado en 2010 al Oscar por mejor largometraje documental. Fue el fotógrafo del polémico filme Presunto culpable, de Roberto Hernández. 0.56% es el primer documental largometraje que dirige y edita. La ruptura En abril de 2005, cuando la sección instructora de la Cámara de Diputados todavía no daba a conocer si el desafuero contra López Obrador procedía o no, Lynn Fainchtein, supervisora musical en varias películas mexicanas, le presentó el proyecto al ahora presidente legítimo, de que una cámara fílmica lo siguiera desde ese momento hasta que concluyeran las elecciones, “pasara lo que pasara”. Entonces, Luis Mandoki, director de ¿Quién es el señor López? (2006) y Fraude: México 2006 (2007) fue invitado por Fainchtein para acompañar al candidato perredista y documentar las elecciones presidenciales. Mandoki aceptó y convocó al documentalista Hagerman para que trabajara con él. Pero a los pocos meses, el director de Voces inocentes y Cuando un hombre ama a una mujer, comenzó a mostrarse partidista. Hagerman se apartó y continuó por su cuenta, con el apoyo de Fainchtein como productora. Fueron cinco años de trabajo. El cineasta recuerda que la idea la aceptó López Obrador, pero “con una regla”: que el material no saliera antes de las elecciones: “Eso nos garantizaba independencia, por un lado. Y por otro, nos apartábamos de su agenda propagandística, lo cual nos iba a permitir meter la cámara en situaciones más cotidianas.” El objetivo de Hagerman era “que la cámara se acercara a la política mexicana, (captar) cómo son los políticos mexicanos, cómo la lucha por el poder transforma a la gente, y vimos que algo muy grande sucedía alrededor: la polarización de la sociedad”. Notó que la polarización “vuelve a una sociedad muy vulnerable, sobre todo frente a la información de las campañas que son propagandísticas”. Apostó a ver todo eso a través del lente de la cámara y cree que, independientemente de los tiempos políticos, 0.56% “va a ser útil para los procesos de la sociedad, ver cuáles son nuestras capacidades y limitaciones frente al sistema político, y frente a los políticos”. No habla de la ruptura con Mandoki,sólo menciona que “la ventana con López Obrador se terminó en diciembre de 2006”, cuando “empieza a estar tentado a que participáramos de alguna forma en la propaganda, y le dijimos que no”. Agrega: “Lo que hicimos en ese momento fue abrir el abanico a la sociedad, cómo iba afectando esta historia política a diferentes personajes de la sociedad. Uno de ellos es Elena Poniatowska. A través de ella, pudimos regresar al final con nuestro personaje, de esta forma se pudo cerrar la historia y contenerla en una narrativa.” Aclara que el documental “no va a demostrar si hubo fraude o si hubo mano negra”, porque “no tengo los elementos para demostrar lo uno o lo otro”. A decir suyo, buscó a los demás candidatos Felipe Calderón Hinojosa y Roberto Madrazo. No hubo respuesta. La experiencia final 0.56% ya se proyectó en tres festivales cinematográficos más: el Planet Doc Film Festival, de Polonia; el IDFA, de Holanda y el FICG, de Guadalajara, Jalisco. –¿Por qué tardó tanto tiempo para terminarlo? –Sabía que este documental iba a llevar cuatro años o más, es lo que tardan los documentales en hacerse. De entrada no teníamos financiamiento; quizá si lo hubiéramos tenido, a la mejor hubiéramos terminado en menos tiempo. –¿Cómo ha sido la respuesta de la gente que ha visto el largometraje? –Hasta ahora hemos tenido más reacciones en el extranjero. Les preguntaba a los españoles del jurado, y a la gente de otros festivales que acudió a ese encuentro de documentales en Madrid qué era lo que les llamaba la atención de una historia muy concreta de México. “Y decían que veían todo un sistema político (con) sus vicios, virtudes y defectos, que se repite en otros países. Uno de los miembros del jurado del Festival Documental Madrid, que provenía de Mozambique, me expresó que le gustaría invitar a la película a África, porque allí también hay rasgos de lo que sucedió aquí en 2006. Eso me dio satisfacción porque quiere decir que una parte del documental es universal.” A un año de las próximas elecciones presidenciales, culmina: “El pasado siempre es lo que construye al presente y al futuro… “El poder que tiene todo documental es un punto donde diferentes formas de pensar de distintos sectores de la sociedad se encuentran. Éste pone ciertos temas sobre la mesa, por ejemplo, el vacío de las campañas, son grandes costos con cero comunicación e información. También no se habló de la posibilidad de una segunda vuelta, de aceptar el margen de error del sistema electoral o de que urge legislar para prevenir futuras crisis.”

Comentarios