Calderón presume ruinas...

sábado, 3 de septiembre de 2011
El “sueño” que el presidente Calderón afirma que muchos “mexicanos y mexicanas” han podido hacer realidad, tener su propia casa, resultó pesadilla… Cuarteaduras que van de piso a techo, fallas estructurales, así como falta de servicios básicos, son los problemas a los que se enfrentan los colonos de Paseos de la Pradera, en el estado de Hidalgo, el fraccionamiento que el mandatario eligió para hacer un video propagandístico en el que presume las ruinas habitacionales de interés social ATOTONILCO DE TULA, Hgo.- En el video que realizó para exaltar sus logros en materia de vivienda, el presidente Felipe Calderón comenta satisfecho: “Amigas y amigos, estoy aquí en el nuevo conjunto habitacional Paseos de la Pradera, en Tula, estado de Hidalgo. Les quiero platicar sobre un sueño que antes era imposible para muchas mexicanas y para muchos mexicanos; el comprar su casa propia. En este gobierno, lo he convertido en realidad para prácticamente tres millones de familias, que es verdaderamente una cifra récord”. En el promocional aparecen imágenes de niños felices paseando en bicicleta por las calles del fraccionamiento, estudiando en una escuela, jugando en un parque de diversiones o en el interior de amplias viviendas de relucientes muros blancos. Ante edificios bien pintados vuelve a aparecer Calderón para decir que, gracias a su gobierno, nueve de cada 10 viviendas en México ya cuentan con drenaje y agua, “casi todas las casas tienen electricidad y  hemos puesto pisos firmes de cemento en más de 2 millones de casas”. Además, asegura que se han dado facilidades de crédito “para que las familias más pobres adquieran una vivienda propia”. Sin embargo, este fraccionamiento que el presidente puso como modelo para el resto del país vive en conflicto desde hace tres años. En todo este tiempo los moradores han protestado porque sus casas están resquebrajadas, no hay suficientes escuelas para sus hijos, ni servicios de salud, seguridad y transporte, como presume Calderón. (Extracto del reportaje que se publica esta semana en la edición 1818 de la revista Proceso, ya en circulación)

Comentarios