Asesinato de Regina: rechaza Proceso investigación de Duarte y pide a la PGR atraiga el caso

lunes, 12 de noviembre de 2012
MÉXICO, D.F. (proceso).- El personal de Proceso publica en la edición 1880, actualmente en circulación, una carta en la que rechaza las conclusiones de la investigación del gobierno de Veracruz sobre el asesinato de la corresponsal Regina Martínez. Califica de infamia el relacionar a la periodista de este semanario con supuestos "malvivientes" y reclama que se investigue la linea relacionada con su trabajo periodístico. Y ante el negligente trabajo de la procuraduría estatal solicita nuevamente a la PGR atraiga el caso y realice una investigación íntegra y puntual que lleve ante la justicia a los verdaderos culpables de la muerte de Regina. A continuación el texto íntegro del escrito firmado por el personal de Proceso. Tras el asesinato de nustra compañera Regina Martínez, corresponsal de Proceso en Veracruz, fijamos una postura ante las autoridades del estado: Exigimos una investigación seria para esclarecer el crimen y hacer justicia. Lamentamos que el gobierno de Javier Duarte de Ochoa haya recurrido a una burda salida para difundir el supuesto esclarecimento del homicidio de Regina, método que nos deja ver nítidamente su estilo de gobernar, el recurso de la mentira fácil y el acomodo a sus motivaciones políticas. Creemos que Duarte y su procurador, Felipe Amadeo Flores Espinosa, están muy lejos de la verdad del caso. Pero el mandatario veracruzano -es nuestra convicción- se pinta solo en su intento por desacreditar la figura de Regina. El comunicado de su procuraduría recurre a la infamia al relacionarla con supuestos "malvivientes" en hechos que no se sostienen y que no corresponden a su forma de vida, como han acreditado sus amigos, sus alumnos, sus compañeros de profesión y sus fuentes. Tanto el contenido del expediente como las filtraciones que desde el gobierno de Veracruz se hicieron sobre el móvil de este crimen y sobre la vida personal de Regina han resultado inverosímiles ante una verdad que sí es incuestionable: nuestra compañera era una periodista comprometida, profesional e intachable, que fue incómoda por su perfil profesional en un estado con instituciones podridas y permeadas por la delincuencia organizada. Por el contrario, el manejo del caso es negligente porque no se han seguido todas las líneas de investigación. A nuestor juicio, una fundamental es la relacionada con su trabajo periodístico. La coadyuvancia de Proceso y de la Procuraduría General de la República tampoco ha sido cumplida, como prometió hacerlo el gobierno de Duarte. Todos los trabajadores de Proceso hacemos nuestras las palabras del presidente del Consejo de Administración, Julio Scherer García, dirigidas al gobernador Duarte: no les creemos. Como lo hicimos saber horas después del asesinato de Regina, queremos la verdad y, sobre todo, la debida justicia. No el olvido ni la impunidad. Seis meses después del crimen, pedimos nuevamente a la Procuraduría General de la Repúbica la atracción del caso y le exigimos lo mismo: una investigación íntegra y puntual que lleve ante la justicia a los verdaderos culpables de la muerte de Regina.

Comentarios