Regresa el flamenco único de Pilar Rioja a la UNAM

jueves, 8 de noviembre de 2012
MÉXICO, D.F. (Proceso).- Ochenta años no son nada para la bailaora Pilar Rioja, quien regresa a la Sala Covarrubias del Centro Cultural Universitario este 9, 10 y 11 de noviembre para saldar la cuenta pendiente con el público que se quedó con ganas de verla a inicios de año, tras una sola presentación en ese recinto. La última vez que la legendaria bailaora se presentó en la máxima casa de estudios fue en el cierre del Festival de Flamenco, en febrero pasado (Proceso, 1842) y lo hace ahora en el mismo recinto con tres presentaciones –una de ellas con entrada libre–, para después ir a Chihuahua y cerrar el año. Vía telefónica, comenta durante un descanso de ensayo: “Va a ser casi el mismo programa que el de febrero cuando se llenó en la universidad, porque tengo entendido que se quedó mucha gente sin verlo, me aplaudieron mucho y me dio un gusto enorme bailar en la universidad para los jóvenes y los grandes, esa comunicación con el público fue muy bonita. De lo nuevo, es el primer número con el que inicio.” La acompañaran en el escenario dos guitarristas, José Luis Negrete y Marco Antonio Núñez; dos cantaores, José Miguel Moreno y Pepe Becerra; y Rodrigo León en el cajón. La iluminación y vestuario corre a cargo de Guillermo Billy Barclay; y la coreografía fue de la propia Pilar Rioja. Originaria de Torreón, Coahuila, la legendaria bailaora explica el programa a interpretar: “Primero será La oriental, de Enrique Granados, una danza muy sutil, lenta y de braceo; le sigue Farruca, que esa la bailo con pantalón porque decía mi papá que la bailara así, por fuerte y flamenca, me encanta, la he cambiado muchas veces. Después La Oración del Torero, de Joaquín Turina, con un vestido muy largo, esa es la única que hice a partir del vestido hecho, la coreografía es muy escultórica, con cola grande, un tanto dramática. “Luego La amorosa, una más dulce que es como de esta relación entre el toro y el torero; después Taranto, que viene del canto de los mineros, dramática porque finalmente es como de sufrimiento por el trabajo y las condiciones tan difíciles; y la última que son unos Tangos y tientos, un baile más sensual y alegre para terminar.” Y aunque a sus ochenta años no deja de bailar, dice: “La edad es dura, pero no puedo dejar de bailar, sólo que ahora lo hago más estilizado, más para teatro, y me he hecho mi estilo. Por supuesto que eso ayuda mucho con los años, un estilo que ronda entre la dulzura del mexicano y la garra del español, pero siempre con las mismas ganas; y ahora para prepararme aplico el tai chi para la concentración. Billy Barclay me diseña unos vestidos más modernos, y eso me da pie para estar al día aunque sean los mismos números, siempre renovados. Mi repertorio es grande. “Me da gusto bailar para el público de la Ciudad de México, y la universidad me encanta, me siento feliz, es un teatro precioso y muy a propósito para la danza, la tramolla se ha portado bien conmigo, y contenta de presentarme para los estudiantes, a lo largo de mi carrera he bailado mucho en CU, casi en todas las salas de las facultades.” El viernes 9 de noviembre será actuación gratuita para el público a las 19 horas, mientras que el sábado 10 y el domingo 11 a las 18 horas tendrá costo, aunque con sus respectivos descuentos para estudiantes, maestros e Inapam en la Sala Covarrubias del Centro Cultural Universitario. Después, el 25 va a Chihuahua donde actuará en el Teatro de los Héroes para cerrar el año, descansar y prepararse para su temporada en Nueva York en 2013.

Comentarios