Aún en litigio las 39 cintas de Cantinflas

sábado, 29 de diciembre de 2012
Aunque el pasado 23 de noviembre la Primera Sala Familiar del Tribunal Superior de Justicia del DF le reconoció a Eduardo Moreno Laparade la titularidad y/o propiedad de 39 películas de Cantinflas, así como su derecho para cobrar las regalías de éstas que Columbia Pictures deposita en los tribunales de Estados Unidos desde 1993, todavía falta una instancia. MÉXICO, D.F. (Proceso).- El mismo sobrino del cómico Mario Moreno Reyes, Moreno Laparade, explica a Proceso que todavía le falta “un poquito” para vencer en el juicio: “Gané la sentencia, gané la apelación, y ahora estamos esperando que se ampare Moreno Ivanova (hijo del mimo de México), porque insiste en que es el dueño de estos filmes. Yo nunca he dicho que él no sea el heredero único y universal de mi tío, pero mi tío en vida dejó un documento denominado Agreement o ‘acuerdo’ (Proceso 1814), donde me transfirió todos los derechos, títulos e intereses de esas 39 cintas, las cuales ya no eran parte de la masa hereditaria.” Moreno Ivanova exalta a este semanario que no es una sentencia definitiva y “vamos a recurrir a la instancia del amparo, por lo que no es una victoria del señor Moreno Laparade”. No quiso dar más detalles y fijó que lo podría hacer su abogada Carmen Olvera, quien nunca respondió las llamadas. Las cintas en altercado son: No te engañes corazón, de Miguel Contreras Torres; ¡Así es mi tierra! y Águila o sol, de Arcady Boytler; El signo de la muerte, de Chano Urueta; Ahí está el detalle, de Juan Bustillo Oro; Ni sangre ni arena, de Alejandro Galindo. También El gendarme desconocido; Los tres mosqueteros; El circo; Romeo y Julieta; Gran hotel; Un día con el diablo; Soy un prófugo; ¡A volar joven!; El mago; El supersabio; Puerta, joven; El siete machos; El bombero atómico; Si yo fuera diputado; El señor fotógrafo; Caballero a la medida; Abajo el telón; El bolero de Raquel; Sube y baja; El analfabeto; El extra; Entrega inmediata; El padrecito; El señor doctor; Su excelencia; Por mis pistolas; Un quijote sin mancha; El profe; Don quijote cabalga de nuevo; Conserje en condominio; El ministro y yo; El patrullero 777, y El barrendero, de Miguel M. Delgado. Son casi 20 años de disputa. Cantinflas murió el 20 de abril de 1993 y ese mismo año inició el pleito. Moreno Laparade destaca que ha ganado ya cuatro veces (“no sé qué pasa con los jueces aquí en México. Gano la sentencia y luego también la apelación, y después se van al amparo, y en el amparo que falta otra vez esto y lo otro… Hay que empezar de nuevo”). Incluso demandó penalmente a la juez Susana Trujado: “Ella votó la última vez todo a mi favor, y de la noche a la mañana cambió todo a favor de Moreno Ivanova. Aquí han movido mucho dinero, muchas influencias. Todo mundo se ha vendido, empezando por mis abogados, no los que tengo ahora, sino los que he tenido. Luego, la debilidad de los jueces; yo por eso no he querido conocerlos, pero sí sé cómo actúan, con tácticas muy sucias, con procesos por abajo del agua, y eso es lo que a mí me tiene molesto.” Ninguno de los dos pueden vender las 39 películas; pero Moreno Laparade dice que su primo sí lo ha hecho: “Mario ha cometido desacato con los jueces estadunidenses. Él no puede entrar a ese país porque en el momento que lo haga, lo aprehenden.” Se le pregunta si seguirá peleando los largometrajes y seguro, expresa: “Yo con Mario, hasta la muerte pierda o gane.”

Comentarios