En Puebla, despilfarro monumental con pretexto histórico

sábado, 28 de abril de 2012
Historiadores, académicos y amplios sectores de la sociedad poblana están irritados con el gobierno de Rafael Moreno Valle por la frivolidad con la que prepara los festejos del sesquicentenario de la Batalla de Puebla. No sólo gasta millonadas en obras públicas banales, sino que desfigura la historia y anula a los pueblos originarios cuyos ancestros, unidos al sexto batallón “Cazadores de las Montañas de Tetela”, derrotaron al invasor francés aquel 5 de mayo de 1862.  PUEBLA, PUE.– Como en una secuela de los fallidos festejos del Bicentenario de la Independencia y del Centenario de la Revolución, el gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, se apresta a celebrar los 150 años de la Batalla del 5 de Mayo con una fiesta hollywoodesca, con obras “arbitrarias y destructivas” –que alteraron el escenario histórico y amenazan con privatizarlo– y con un gasto faraónico de más de 3 mil millones de pesos. Sólo por diseñar y organizar la ceremonia conmemorativa de la gesta heroica de 1862 –que encabezará el presidente Felipe Calderón–, el gobierno poblano pagó a la empresa estadunidense Five Currents, que estuvo a cargo de los actos de inauguración y clausura de los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011, 162.4 millones de pesos. “De igual manera que sucedió con los festejos del Centenario y del Bicentenario, nuestras fiestas nacionales (quedan) en manos de las corporaciones transnacionales”, se quejaron los trabajadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en una carta abierta publicada en el periódico Excélsior el martes 24. El gobierno encontró en la exmiss Universo jalisciense Ximena Navarrete a la “mejor embajadora” para esta festividad, porque, según el gobernador Moreno Valle, “representa el triunfo de México”, tal como ocurrió en la célebre batalla de Puebla, cuando las tropas mexicanas vencieron momentáneamente al invasor francés. También se nombró a un Comité Organizador de las festividades, cuyo presidente ejecutivo es el exmandatario Guillermo Jiménez Morales, quien el año pasado organizó los festejos del Bicentenario y del Centenario en esta ciudad. El tradicional desfile cívico-militar, que en otros años se prestaba para que las escuelas públicas compitieran en la confección de carros alegóricos y en la preparación de los contingentes, esta vez correrá a cargo de organizadores profesionales, informó el secretario de Educación del Estado, Luis Maldonado Venegas. Se desconoce cuánto se erogará por ese servicio. (Extracto del reportaje que se publica esta semana en la revista Proceso 1852, ya en circulación)

Comentarios