Londres 2012: El boleto de la discordia

jueves, 5 de julio de 2012 · 21:01
La designación de Luz Acosta como integrante de la delegación de pesistas que acudirá a los Juegos Olímpicos de Londres 2012 con la representación de México desató fuertes cuestionamientos en contra de la Comisión Tripartita que tomó esa decisión, pues con ello quedó fuera Carolina Valencia. Según el presidente de la FMLP, Rosalío Alvarado, esta deportista era la merecedora del boleto olímpico que le fue arrebatado por una decisión burocrática en la que no pesaron lo merecimientos ni los logros deportivos. MÉXICO, D.F. (Proceso).- El pasado martes 19 la Comisión Tripartita se reunió para determinar quiénes serán los pesistas integrantes de la delegación mexicana de esta especialidad deportiva que asistirá a los Juegos Olímpicos de Londres 2012. En una decisión no exenta de polémica, este organismo decidió avalar la designación de Luz Acosta en lugar de Carolina Valencia, quien contaba con el respaldo de la Federación Mexicana de Levantamiento de Pesas (FMLP). El presidente de este organismo, Rosalío Alvarado, se deslindó de la decisión tomada por la tripartita y anticipó el fracaso de la competidora sonorense en la justa veraniega. “No deseo que le vaya mal (a Luz Acosta) y ojalá represente dignamente a México. Sin embargo, este deporte no es de milagros, sino de levantar pesas y usted no puede levantar en un mes lo que nunca ha levantado en toda su vida. En realidad Acosta no cuenta con la preparación adecuada, y por ello no podemos aspirar a una posición importante en los Juegos Olímpicos. Ella no puede hacer nada. Desde ahora se lo digo sinceramente: no va a lograr nada”, sentencia. Alvarado, quien en todo momento esgrimió argumentos en favor de Valencia, asegura que la Comisión Tripartita –integrada por el Comité Olímpico Mexicano (COM), la Confederación Deportiva Mexicana (Codeme) y la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade– cometió un grave error al optar por Acosta en vez de darle a Valencia el lugar que, según él, le correspondía. “No sé qué intereses tienen, ni qué persigan. Allá ellos. Es su responsabilidad porque les entregué toda la información de las dos atletas y no me pudieron refutar absolutamente nada en lo técnico”, enfatiza. El directivo, quien abandonó abruptamente la reunión con la Comisión Tripartita antes de conocer el fallo “por dedazo”, advierte que existe un “peligro latente” de que Acosta arroje positivo en un control antidopaje, lo que no sólo dejaría al país sin plaza olímpica, sino que la halterofilia nacional sería objeto de una fuerte sanción por parte de la Federación Internacional de Levantamiento de Pesas. “Luz Acosta –expone Alvarado– ha estado entrenando sola, por lo que no hay control sobre ella; eso implica un gran peligro si ahorita le cae un examen antidoping porque no sabemos en qué condiciones se encuentra. Esto también es culpa de la Comisión Tripartita”. En cualquier momento, insiste, la Agencia Mundial Antidopaje (WADA, por sus siglas en inglés) puede ordenar esa prueba obligatoria previa a una competición mundial. “En este medio conocemos a todos y una mujer de esa edad (31 años) difícilmente puede tener una productividad; si no es con apoyos, con ayuda de estimulantes. Sólo que algunos están permitidos y otros no”. Como principal responsable de la disciplina en el país, Rosalío Alvarado vivió de cerca el dopaje de la competidora Cinthya Domínguez el 21 de julio de 2010. Nueve días después fue suspendida por la Organización Deportiva Centroamericana y del Caribe (Odecabe) y obligada a devolver sus medallas –una de plata y dos de bronce– en la categoría de 69 kilos, obtenidas en los Juegos Centroamericanos y del Caribe realizados ese año en Mayagüez. Domínguez dio positivo en la prueba de detección de submutramine metabolites, sustancia prohibida por los códigos de la WADA y del COM. “No digo que Luz Acosta se esté metiendo algo, que esté tomando algo indebido. Simple y sencillamente advierto que mientras no se le aplique un examen antidoping está sujeta a correr el riesgo de que le detecten sustancias prohibidas”, aclara el directivo. También recuerda que los atletas asistentes a los Juegos Olímpicos deberán someterse a un control antidopaje antes de entrar a la villa. Mala suerte Ningún atleta ha sufrido tanto por decisiones burocráticas como Carolina, quien es campeona panamericana y centroamericana en su categoría. Debido a un problema técnico la pesista originaria de Quintana Roo quedó fuera de los Juegos Panamericanos Guadalajara 2011. Por ello, México perdió la posibilidad de obtener una medalla. Ahora, a pesar de que contó con el respaldo de la FMLP, quedó fuera de los Juegos Olímpicos de Londres por una decisión que tomó el martes 19 la Comisión Tripartita. “Luz Acosta no es la mejor opción para representar dignamente al país. Eso lo tengo bien claro porque sé cómo andan tanto ella como Carolina Valencia, la gran perjudicada. La verdad es que Luz Acosta no merece ir en calidad de seleccionada nacional, pero lo hará porque así conviene a los intereses de la tripartita”, sostiene el directivo. En entrevista con Proceso, Alvarado acepta que tras hora y media de discusiones no pudo convencer a los integrantes de la Comisión Tripartita. “Les demostré que técnicamente Acosta no es la atleta indicada. No me pudieron rebatir absolutamente nada. Alegaron que el procedimiento del proceso olímpico estuvo mal redactado. Sí, les dije, pero con ese mismo procedimiento estamos demostrando que Luz no es la mejor”. Y agregó: “Por ley, la federación es la primera instancia que debe elegir al atleta. Nos decidimos por Carolina, pero ellos insistieron que había una controversia con Luz Acosta y que nuestro proceso fue inadecuado. Estuvieron machaque y machaque esa situación. Haga de cuenta que hablé ante un disco rayado que todo el tiempo reproduce lo mismo. Me encontré con una cerrazón total. Los de la tripartita ya venían con la firme intención de imponer a Luz Acosta a como diera lugar. Lamentablemente sólo fui a perder el tiempo”. Alvarado refiere que en plena discusión y ante la sorpresa de los asistentes a la sesión de la tripartita, se levantó y abandonó la sala de juntas. Sostiene que antes de marcharse les dijo: “Ya expuse mi punto de vista; ustedes decidan lo que quieran, pero les advierto que no es la mejor elección”. Aclara: “Al principio nos tironeamos y les advertí que no avalaría la inscripción de Acosta. Sin embargo, ante el riesgo de perder la plaza decidí avalar la decisión por dedazo, no sin antes manifestar mi inconformidad. Hoy reitero mis argumentos, y el tiempo me dará la razón. Esa es mi posición. De inmediato le notifiqué a Carolina, quien ya dejó la concentración del equipo nacional, en tanto que Luz Acosta tendrá que ir al campamento de Bulgaria, previo a los Juegos Olímpicos”. Acudieron a la reunión de la tripartita el titular de la jefatura de la delegación, Jaime Cadaval; el comisionado especial de la delegación, Carlos Padilla; el subdirector de Calidad para el Deporte de la Conade, Alejandro Cárdenas; un representante del jurídico de este organismo, y el entrenador de levantamiento de pesas Lázaro Medina. “Ranking” engañoso El miércoles 20 de junio, la jefatura de misión oficializó la designación de Acosta para representar a México en Londres 2012; incluso Jaime Cadaval celebró la decisión y dijo que Rosalío Alvarado “tenía una interpretación técnico-deportiva que no coincidía con lo que todos sabíamos y era evidente a los ojos de todos. “Luz está confirmada. La federación nos envió un documento firmado con los nombres de los deportistas Luz Acosta y Lino Montes para inscribirlos a los Juegos Olímpicos”, destacó Cadaval. La Comisión Tripartita respaldó su decisión en el oficio del selectivo olímpico para los levantadores de pesas que firmó el propio Alvarado, y en calidad de testigos dos representantes: uno del COM y otro de la Conade. Al mismo tiempo, Felipe Muñoz mostró el ranking mundial de la Federación Internacional de Levantamiento de Pesas publicado en la víspera por ese organismo en su sitio web. En la lista, Luz Acosta aparece en el octavo lugar y Carolina Valencia es novena. No obstante, la FMLP defendió su postura con base en las clasificaciones mundiales de los dos últimos años, así como en el presunto desacato en que incurrió Acosta durante el preolímpico de Guatemala, donde la pesista incumplió el nuevo acuerdo del proceso selectivo olímpico, salvo que éste fue pactado de palabra (Proceso 1859). Mientras esperaba en el hotel, Alvarado, también vicepresidente de la Codeme, recibió la llamada telefónica de Alonso Pérez, titular de este organismo, quien le notificó la postura fijada por la Comisión Tripartita. Durante la mañana del miércoles 13 el directivo se sintió obligado a enviar el formato de inscripción a la federación internacional con los nombres de Lino Montes y Luz Acosta. El presidente de la FMLP revela que Valencia no quiso aceptar la plaza de suplente. “No tenía ningún caso… la cosa está muy grave porque no sé qué tipo de intereses existan entre el COM y la Conade, ya que el teniente coronel se mantuvo de mi lado. No entiendo por qué la decisión si le demostramos que aquí se buscó a la mejor atleta que represente dignamente al país, y no para obedecer a intereses muy particulares. “Sin embargo tengo una responsabilidad; debo acatar esos ordenamientos de la tripartita y cumplir con lo que marca la ley. Pero eso no quiere decir que esté de acuerdo. Tengo derecho a expresar mi opinión y que la atleta que va no tiene calidad para representar a México. Carece de todo: de facultades, de preparación. Ella va por así convenir a los intereses de la tripartita”. Enfatiza que Acosta no tiene calidad competitiva. “Yo soy técnico, mi deporte es técnico, y sé lo que hago. El Comité Olímpico Mexicano no prepara a nadie; lo único que hace es inscribir a los atletas, no tiene ninguna otra función específica. Es una gran tristeza que los que van a representar al país no sean los adecuados, que sean designados por sus propios intereses y no se vale que jueguen con los atletas que verdaderamente se lo merecen. Hay otra atleta que tiene más juventud, sobre todo más posibilidades y un récord más importante que ella. Todo eso lo tiraron por la borda”. Además, denuncia que la designación de Luz Acosta “fue también un logro de los medios de comunicación, porque apenas terminó el Preolímpico de Guatemala se destapó, dijo que ella logró la plaza olímpica. Y todo el mundo le creyó”. Desahogo De acuerdo con indagaciones de este semanario, antes de tomar su decisión la tripartita ponderó el escándalo que podría desencadenarse a raíz de una resolución adversa a Luz Acosta. Además, advirtieron que por las asesorías que la competidora recibe de familiares y algunos reporteros de la fuente deportiva la pesista podría solicitar un amparo, “y entonces sí nadie va a Londres”. Sin embargo, para Rosalío “una designación por dedazo no es lo más saludable. No tomaron en cuenta a la mejor representante del país. Luz Acosta no lo es, y lo seguiré diciendo: ya no es una atleta competitiva. Es una deportista que ya va en declive, su mejor época ya pasó, pero ella no lo quiere admitir, y tampoco la gente que la patrocina. De todos modos no es un atractivo como patrocinio: ni siquiera es campeona centroamericana, y mucho menos panamericana. Allá ellos y su conciencia, si es que la tienen”. Valencia externó su contrariedad a través de Twitter, y se desahogó contra del titular de la Conade: “El año pasado Bernardo me dijo que no podía ayudarme porque decidía la federación. Ahora que la FMLP me apoyaba a mí, vota en mi contra. Por su parte, Luz Acosta respondió a los señalamientos del presidente de su federación el miércoles 20: “No hay ningún problema por eso. Tengo más de 15 años entrenando. Obviamente sé que me caerá WADA en cualquier momento y para todo estoy preparada. Estoy trabajando con el entrenador nacional, él ya me conoce, ya sabe cómo estoy”. Y aseguró que sólo es cuestión de limar asperezas. “Hoy intenté hablar con él, pero creo que viajó a Chile. Sé que irá al campamento de Bulgaria, y ahí pienso platicar más tranquilamente, cuando ya se calmen las aguas. Muchas veces es mejor dejar que pasen unos pocos días. “Finalmente sé que fue una decisión difícil, se mantuvo la Tripartita –en su postura– pero también le tengo que agradecer a él porque finalmente puso la firma, me inscribieron y me siento muy contenta, muy feliz. No se trata de una guerra, de algo personal. Por eso quiero hablar con el presidente de mi federación y limar asperezas”, dice Acosta, octavo lugar en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008. –¿Te sientes preparada para afrontar el compromiso de Juegos Olímpicos? –Me estoy preparando fuerte. Sé que voy mejor preparada tanto física como mentalmente. Y después de pasar todo esto lo que no te mata te hace más fuerte. Es un compromiso muy fuerte porque no nada más es clasificarte. Ahora es mejorar tu marca, tu lugar, y que valga la pena todo este esfuerzo que se hizo. Y remata: “No es nada personal contra Carolina, una excelente atleta que ahora está muy triste, enrabiada y defraudada. No tiene culpa de nada y sé que para el ciclo que entra va a estar con más madurez y entrega”.T

Comentarios