De la Barrera Vite: El narcoinformante que infiltró al poder judicial

martes, 21 de agosto de 2012
El nombre de Juan Carlos de la Barrera Vite –el empleado de la Suprema Corte detenido a finales de julio por su presunta colaboración con el Cártel de Sinaloa– sobresale en una guerra de narcos escenificada en el estado de Durango. Su papel, según testimonios, era asimismo el de informante de uno de los grupos en pugna, pero entonces desde su cargo de fiscal adscrito a la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada. A comienzos de 2011 por órdenes de El Chapo Guzmán, líder del Cártel de Sinaloa, los hermanos Cabrera Sarabia, encabezados por Felipe, el mayor de ellos, abandonaron sus dominios en la sierra duranguense y se trasladaron a la capital del estado. La orden que tenían era desplazar a Los Emes, sus compañeros de organización, quienes “calentaron la plaza” al asesinar a unas 300 personas y arrojarlas en fosas clandestinas. Aunque Los Emes tenían cooptados a elementos de la policía estatal, Felipe Cabrera intentó penetrar la estructura de los hermanos Núñez –jefes de la plaza– dentro de la fiscalía estatal. Para ello sumó a sus filas a elementos de la Policía Federal (PF); a un agente de inteligencia militar –el “capitán Ríos”–, y a informantes de la Procuraduría General de la República (PGR), como Juan Carlos de la Barrera Vite, quien presuntamente le vendió declaraciones ministeriales que en contra de su grupo realizaron testigos protegidos. (De la Barrera es el empleado gubernamental que, ahora adscrito a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, fue detenido el 29 de julio en Acapulco, Guerrero, acusado de vender información al Cártel de Sinaloa.) Los nexos de ambos grupos con las corporaciones de seguridad fueron evidenciados por las mismas células mediante narcomantas colgadas en diversos puntos de la localidad, así como por información proporcionada por Los Emes a la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO). Felipe Cabrera, también conocido como El 01, comandó la célula junto con sus hermanos Alejandro El 02, Humberto El 03 y Luis Alberto El 04. En Durango son conocidos como Los Bascogil por ser originarios de una comunidad serrana del mismo nombre, perteneciente al municipio de Canelas. De este lugar también son oriundos Ignacio Nacho Coronel, abatido en un enfrentamiento con el Ejército el 29 de julio de 2010, y su sobrina Emma Coronel Aispuro, la actual esposa de Guzmán Loera. Cuando los Cabrera llegaron a la capital de Durango fueron acogidos por los jefes de la plaza, los hermanos Núñez Meza: Mario, El M10; José Fidel, El M11, y Amado, El M12 (Proceso 1800). Una vez instalado en la ciudad, en enero de 2011, Felipe Cabrera estableció alianzas. Mediante Víctor Omar Martínez Ferrara, integrante de su organización criminal, presuntamente contactó a Juan Carlos de la Barrera Vite, quien entonces –de junio de 2010 a marzo de 2011– trabajó en la Unidad Especializada para la Atención de Delitos Contra la Salud de la SIEDO, para después regresar a su empleo en la Corte. De acuerdo con Jorge Camargo, vocero de la SCJN, la investigación de la PGR en contra de De la Barrera “se basa en expedientes a los que tuvo acceso a su paso como Fiscal de la SIEDO, como en el caso de las declaraciones ministeriales provenientes de personas que testificaban en contra de Felipe Cabrera”. Añadió Camargo: “Incluso, en noviembre de ese año, Cabrera y De la Barrera tuvieron un primer encuentro; ahí, este último, por la cantidad de 60 mil dólares, le vendió la declaración de Sergio Villarreal El Grande, detenido el 13 de septiembre de 2010”.   La batida   Para marzo de 2011 a Los Emes les quedó claro que Felipe Cabrera y su gente pretendían desalojarlos de la plaza. Y comenzó la guerra… Afuera de la taquilla de la plaza de toros Alejandra fueron encontrados los cuerpos de Sergio Montes Olivas y Jesús Alberto García Calderón, agentes de la Fiscalía General, torturados y asfixiados. Sus rostros estaban desfigurados. Al lado de los cadáveres había una lona con el siguiente mensaje: “Capitán Ríos, miembro del grupo de Inteligencia de la X Zona Militar aproveche el dinero que le dio Felipe Cabrera para que nos chingue, a ver cuanta (sic) tarda en gastarlo. Aquí les dejamos a sus halcones… Este es el comienzo. La traición se paga con la muerte primos. Atte: GN (Gente Nueva). Ms.”. El 10 de ese mismo mes apareció otro mensaje que responsabiliza a los Cabrera de la violencia sin control registrada en la capital: “… Estos al ver que hemos limpiado la plaza y la hemos estado protegiendo de otros carteles se les dio cabida como amigos y estando instalados nos la quisieron quitar. A ellos se les hace responsables por los eventos que puedan pasar, tales como secuestros, levantones, asesinatos de civiles en calles, antros u otros lugares públicos. Ya que si no tienen su objetivo de quedarse con la plaza (ni en sueños), los Ms y G.N. estamos para cuidar nuestra plaza de lacras y traidores esto ha sido una prueba de lo que les espera a todos los que apoyan a Los Cabrera. Atte. Ms y G.N.” Tres días después, la PGR inició una embestida contra Los Emes. Detuvo a Rafael Sánchez Reyes, dedicado a la venta de droga, robo de vehículos y a seguir a las posibles víctimas de secuestro o extorsión, según declaró ante la SIEDO. También cayó Abel Rodríguez Guzmán, El Canelo, de 73 años, originario de Canelas, Durango, dueño del rancho Los Laureles y abuelo de Humberto Rodríguez Coronel, sobrino de Nacho Coronel. La tarea de El Canelo era financiar la compra de drogas. También fue aprehendido Félix Nando Mendoza Rodríguez, yerno de El Canelo, quien ayudaba a Rodríguez Coronel a secuestrar y extorsionar en la ciudad de Durango. Se encargaba de “poner” a las víctimas. El 24 de marzo de 2011 hubo más detenciones de integrantes del brazo armado de Los Emes al mando de El M 10. En la SIEDO declararon que se dedicaban a la venta de droga, al robo, al secuestro y la extorsión. Entre los capturados estaba Jesús Andrés Arreola García, encargado de codificar los radiotransmisores para El M-10. También se detuvo a Alonso Coronado Portillo, El Piraña, cuya función era levantar gente junto con otro sujeto al que identificó como El Changuito. El Piraña declaró que fue escolta de El M 18 y del M 19. Entre los detenidos se encontraba Daniel Cárdenas Marín, El Pelón, jefe de Coronado Portillo, quien dijo que trabajaba para El Flaco y El M-11. Y mientras las autoridades arrasaban a Los Emes, Los Cabrera se fortalecían. Así, el 30 de marzo hubo otra captura de sicarios al servicio de Los Emes. Se trató del operador de Los Canelos: Bernabé Monje Silva El M-14, El Monje o Copetín, expolicía ministerial de Chihuahua y exintegrante de La Línea, grupo de sicarios del Cártel de Juárez. Era el cuarto hombre al mando dentro de Los Emes. Con él se capturó a Ricardo Domínguez Nogal El Gordo y a Jorge Eduardo Pascual Bada El Gordo 2, escoltas y sicarios del M-14 y dedicados al robo de vehículos. Los Emes intentaban resistir el embate de la Policía Federal y de Los Cabrera: la madrugada del 21 de abril un comando incendió tres casas: una en el fraccionamiento Santa Teresa, otra en Colinas del Saltito y otra en la colonia Jalisco. La primera pertenecía a Humberto Cabrera, El 03. Horas después el crimen organizado empezó a emitir mensajes. En una pinta se deslindaron de los incendios: “Los Ms no nos hacemos responsables de las quemas de gasolineras y residencias de Felipe Cabrera El 01… Pelen (sic) como los hombres, ya estilo patrón (en referencia a Guzmán Loera), tratan de chingar a la gente por la espalda y con la ley como Los Azules, Fuerzas Federales… Atte Cartel Ms”. El día en que ocurrieron los incendios una barda mostraba el letrero: “Querían que se calentara la plaza bola de culos, corrientes y traicioneros, pues están ardiendo sus propiedades. Att (sic). Ms”. El 20 de abril fueron liberadas dos mujeres secuestradas dos días antes: “Nos respetaron por ser mujeres. Solo por única vez”, escribieron sobre la espalda de una de ellas. “Esto nos pasa por conseguir casas de renta para que se metan sicarios enemigos de los Ms”, tenía escrito la otra. Dos días después llegó a la Dirección de Seguridad Pública Municipal un joven golpeado. Era el velador de la casa ubicada en Santa Teresa y en su espalda tenía una leyenda: “Esto me pasó por ser gente de Felipe Cabrera y Beto, El 24”. Para entonces ya era claro que Felipe Cabrera había ganado la plaza.   La sucesión   Los embates de las autoridades en contra de los Cabrera comenzaron en mayo de 2011, cuando Felipe fue arrestado en Culiacán, Sinaloa. La PGR y la Sedena lo presentaron como lugarteniente de Guzmán Loera y como el principal responsable de las actividades de narcotráfico y violencia por parte del cártel del Pacífico, en Durango y el sur de Chihuahua. Por órdenes del Chapo, Luis Alberto Cabrera, El Arqui, ocupó el lugar de su hermano como jefe de la célula criminal; sin embargo, pocos días después murió en un enfrentamiento con militares mientras trataba de evitar su detención. El mando de la organización lo asumió Alejandro, El 02, otro de los Cabrera. Él y su hermano Humberto dieron con los responsables de la detención de Felipe y la muerte de Luis Alberto. En el medio policiaco se dijo que el nuevo líder confirmó que Juan Manuel Luévanos Gamero, expolicía estatal, El Cáncer, brazo fuerte de Los Eme junto con su padre, Juan Manuel Luévanos Becerra, comandante de la Dirección Estatal de Investigación (DEI) en Cuencamé, fue quien informó al Ejército del paradero de los hermanos. De acuerdo con registros de Plataforma México, el Sistema Único de Información Criminal del país, El Cáncer estaba identificado como policía ministerial al servicio de Los Emes y adscrito al municipio de Pueblo Nuevo, Durango, donde realizaba funciones operativas y de investigación. Sin embargo, a pesar de tenérsele ubicado, nunca fue detenido. La venganza de Los Cabrera alcanzó a padre e hijo. El 12 de febrero de 2012 aparecieron muertos. Ambos operaban bajo el mando directo de Amado Núñez Meza, el más joven de Los Emes. Los integrantes de este grupo se replegaron y se refugiaron con Vicente Carrillo Fuentes, líder del Cártel de Juárez, con quien se relacionaron desde noviembre de 2005, cuando esta organización tenía incidencia en zonas duranguenses estratégicas para el cultivo de enervantes, como Santiago Papasquiaro, Canelas, Pueblo Nuevo y Tamazula, posteriormente en manos de El Chapo. En Plataforma México también aparece Amado Núñez. El sistema indica que fue detectado desde 2002, cuando era policía municipal en Ciudad Juárez, corporación al servicio de la organización juarense. Nunca se le detuvo. También fue ubicado su hermano José Fidel. De acuerdo con los datos primarios de la orden de investigación registrada en el Sistema Único de Información Criminal, se le comenzó a investigar en marzo de 2009. Ese mismo mes, su ficha ya estaba completa. Se sabía que desde 1998 laboraba en el Servicio Panamericano de Protección, en Ciudad Juárez. Atrincherados en dicha ciudad fronteriza, desde ahí Los Emes han intentado recuperar Durango. La última ocasión fue el miércoles 1, cuando elementos estatales desmantelaron una casa de seguridad en la colonia Arturo Gámiz. En el operativo murieron dos personas, cuatro agentes fueron lesionados y dos personas detenidas. A pesar de los golpes recibidos desde diciembre de 2011 –la detención de Felipe, la muerte de Luis Alberto y ahora la desarticulación de su red de informantes al interior de la PGR–, Alejandro y Humberto Cabrera mantienen el dominio de Durango, con excepción de los municipios serranos de Santiago Papasquiaro y Tepehuanes, por los cuales libran una lucha interminable con Los Zetas.

Comentarios