Dinero privado, la salvación del deporte en el DF

domingo, 20 de enero de 2013
Bajo presupuesto, burocratismo y una completa desarticulación de los programas deportivos en las delegaciones de la capital son algunos de los problemas a los que se enfrentará el nuevo titular del Instituto del Deporte del Distrito Federal (IDDF), Horacio de la Vega. En entrevista adelanta que buscará resolver la falta de recursos mediante el patrocinio de empresas privadas. También plantea que por ahora no se les quitarán las instalaciones deportivas a las demarcaciones. En cambio, dice, se revisarán los esquemas mediante los cuales aquéllas se concesionaron a particulares que las usufructúan sin invertir en mantenimiento y pago de servicios. MÉXICO, D.F. (Proceso).- El nuevo director del Instituto del Deporte del Distrito Federal (IDDF), Horacio de la Vega, revisará las concesiones que tanto delegados como el extitular de esta dependencia entregaron a empresas privadas para operar y administrar las instalaciones deportivas públicas. Aunque en el corto plazo no contempla dar marcha atrás con la descentralización de las instalaciones deportivas –que a través de un bando realizó Andrés Manuel López Obrador en 2001 cuando era jefe de Gobierno–, De la Vega no descarta que esta acción pueda realizarse durante su gestión. El expentatleta Horacio de la Vega asume la dirección del IDDF a 15 años de que el PRD ganó la Jefatura de Gobierno con Cuauhtémoc Cárdenas como candidato. Durante ese tiempo han desfilado por el instituto ocho directores en periodos que van de tres meses a dos años: el comentarista deportivo Carlos Albert; el exmarchista Bernardo Segura; la exasambleísta Dione Anguiano; el sociólogo Pablo de Antuñano; la exvelocista Ana Guevara; la modelo Ana Laura Bernal; el político pasante de derecho Gerardo Villanueva, y el político Javier López. Ninguno contaba con la formación académica mínima en torno al tema y dieron al traste con el deporte en la capital del país, hoy día relegado al noveno lugar en el medallero de la Olimpiada Nacional. En los últimos cinco años, el Distrito Federal se ha ubicado en los siguientes lugares: en 2008, en el séptimo, con 204 medallas; en 2009, en el sexto, con 246; en 2010, en el sexto, con 278; en 2011, en el séptimo, con 268, y en 2012, en el noveno lugar con 239 preseas. En entrevista con Proceso, De la Vega reconoce que enfrenta una tarea titánica, pues sólo cuenta con un presupuesto anual de 55 millones de pesos que después de pagar la nómina y el gasto corriente se reduce a menos de 10 millones de pesos. “No me alcanza para nada y Miguel Mancera (jefe de Gobierno) lo sabe. Mi tarea principal consiste en conseguir recursos y utilizar de manera eficiente los que tenemos”, afirma. Presume sus credenciales. Dice que como director comercial y de mercadotecnia del Comité Organizador de los Juegos Panamericanos Guadalajara 2011 consiguió el patrocinio de más de 50 empresas, las cuales en conjunto aportaron más de 600 millones de pesos. Además, asegura que por derechos de transmisión de televisión se generaron 180 millones de pesos. En el proyecto que le presentó a Mancera para desarrollar el deporte de alto rendimiento en el Distrito Federal e iniciar un programa de activación física, De la Vega calcula que para tener las mínimas condiciones de operación en este año necesita 100 millones de pesos. Licenciado en comercio internacional por el Tecnológico de Monterrey, maestro en administración de empresas por la Universidad de Texas, en Austin, y maestro en gestión del deporte por la Universidad Claude Bernard, de Lyon, Francia, De la Vega asegura que tiene la capacidad para conseguir ese dinero porque entre los empresarios es conocido como un hombre honesto y transparente, con la credibilidad suficiente para que inviertan su dinero en el deporte capitalino. “En la página de los Juegos Panamericanos puse el nombre de cada uno de los patrocinadores y peso por peso de cuánto aportó cada uno. Es otra de las cosas que quiero y debo hacer aquí: que entres a la página del instituto y sepas de dónde vienen los recursos y cómo se están gastando. Tengo que ser transparente para que se vea y se sepa cómo se está trabajando.” –Los patrocinadores son renuentes a otorgar dinero a las entidades gubernamentales por la corrupción que existe. No hay certeza de que el dinero que aportan llegue a las manos correctas –se le plantea. –Estoy de acuerdo. Me ha tocado enfrentarme a eso. En los Juegos Panamericanos vi eso todos los días. Nadie le quería entrar porque era para el gobierno. Aún así generé más recursos en patrocinios que nadie en la historia de los juegos. “Lo viví, pero ese tipo de apoyos se obtienen con tu credibilidad. Me comprometí con Telmex a hacer algo y cumplí. Ya me gané la confianza de una empresa muy grande. Lo mismo con Comex, Martí y Scotiabank. Desde antes, cuando trabajé en el Tec de Monterrey, generé recursos para fondos de becas y me especialicé en la procuración de fondos. No es extraño para mí llegar con una empresa y que me digan: ‘Oye, sí le entro, pero como es para el gobierno me da temor’. Ya cuento con la confianza de muchos en la iniciativa privada.” –Sin embargo, sobre los máximos responsables de la organización de los Juegos Panamericanos, Ivar Sisniega y Carlos Andrade Garín, pesa el hecho de que aún existe un adeudo de más de mil millones de pesos. También se ha señalado que el manejo del dinero en distintos rubros no fue transparente. ¿Esa estela no lo alcanza a usted? –Una de las cosas que hice en los Panamericanos fue generar dinero, no erogarlo. Hay distintas situaciones que provocaron que se tengan deudas con distintos proveedores. No es un tema que me competa ni creo que me alcance. Lo que yo hice, ahí está. –¿Qué patrocinadores están comprometidos para apoyarlo? –Te debo esa información. Una cosa es la palabra, porque todavía no hay nada firmado. Sólo tengo acuerdos, muchos ya establecidos. Espero que en los próximos dos o tres meses pueda dar a conocer los nombres de los participantes.   Concesiones, a revisión   El funcionario plantea que, independientemente de que en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal pugnará porque se amplíe el presupuesto para el deporte, existen fuentes alternativas para captar recursos además de la iniciativa privada y del dinero que la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) otorga cada año. Se trata de fondos de organismos internacionales y de dependencias federales que tienen partidas destinadas a proyectos específicos para el deporte y la cultura. El director del IDDF considera que también se puede generar dinero al organizar más y mejores eventos deportivos –como el Maratón de la Ciudad de México– y los autogenerados de las instalaciones deportivas. Sin embargo, el IDDF sólo administra dos instalaciones: el deportivo Rafael Pelón Osuna, en la delegación Venustiano Carranza, y el Rosario Iglesias, en la zona de Villa Coapa, en Coyoacán. El resto de las instalaciones deportivas las administran y operan las delegaciones. En muchos casos los jefes delegacionales las concesionaron a empresas privadas a través de esquemas ventajosos: a cambio de pagos simbólicos (de 15 mil a 60 mil pesos mensuales) las dejan en manos de empresarios que las usufructúan sin invertir un peso en construirlas ni en el mantenimiento ni en el pago de servicios, como luz y agua (Proceso 1876). De hecho, unos tres meses antes de dejar el cargo de director del IDDF, Javier López, antecesor de De la Vega, otorgó una concesión similar al doctor Nicolás Zarur, extitular de los servicios médicos de la Federación Mexicana de Futbol (Femexfut), para la explotación de las canchas de futbol del deportivo Rosario Iglesias. Desde entonces, las canchas públicas son para uso privado, están enrejadas y sólo los equipos de Zarur pueden usarlas. “Todo está sujeto a revisión. El 31 de diciembre se efectuó la entrega-recepción y desde ese momento mi equipo de trabajo está haciendo una revisión y análisis de cómo está el deporte en el Distrito Federal. Aún no tenemos claro si hay anomalías en algún contrato. Apenas estamos indagando. Tengo conocimiento de lo que me dices, pero ignoro en qué condiciones se firmó ese contrato ni por cuántos años ni cuánto se pagó. Me han pasado muchos contratos”, añade. –¿Qué pasará con los convenios y contratos que los delegados firmaron con los empresarios que hoy día administran las instalaciones públicas? Entiendo que si no cuentan con el aval del gobierno central no pueden operar. –En este momento no sé si tenemos facultades sobre esos convenios. Después del análisis que haré sobre la situación del deporte, que tomará algún tiempo, mi responsabilidad será informarle al jefe de Gobierno si se trata de un esquema que no es productivo para la ciudad. Junto con él se tomarán las decisiones más pertinentes. –Los autogenerados se han convertido en la caja chica de muchos delegados. Sin un esquema de corrupción de por medio no se entiende cómo el delegado de Tlalpan concesionó a un particular la alberca Ceforma por 60 mil pesos mensuales, cuando esta instalación le dejaba a la delegación 300 mil pesos al mes. ¿Usted está interesado en echar abajo ese tipo de convenios? –No soy ajeno a esas cuestiones, pero te digo que hay mucho que desconozco sobre cómo operan las delegaciones porque no estoy facultado. No sé qué hacen los delegados, pero si tienes una instalación pública conviene, por ejemplo, que en los horarios muertos la explote la IP porque eso ayuda a eficientar. Es una buena mecánica que ya opera con éxito en otros países. No se trata de dar una concesión sólo por darla. “Hay que revisar los acuerdos que ya existen. Estoy en el proceso de comprender qué se hace y cómo se hace. Hay cosas en las que intervendrá el IDDF, pero en otras no me puedo meter a tomar decisiones porque no me compete y está fuera de mis facultades. Lo que sí podemos tratar de hacer es incidir en ciertas dinámicas, negociar con los 16 delegados cómo podemos trabajar en conjunto para comenzar a desarrollar el deporte en la capital.” –¿El jefe de Gobierno y usted buscan recuperar las instalaciones deportivas? ¿No es más fácil que con ese control se operen planes y programas, que tratar de negociar con 16 delegados? –En el corto plazo eso no es una consideración. Lo hemos platicado. Sería muy positivo para el deporte del DF, pero lo que debemos hacer en este momento es generar alianzas y dos o tres objetivos comunes para tener resultados en el corto y mediano plazos en el deporte de alto rendimiento y la activación física que es la base de la pirámide. Habrá iniciativas de las delegaciones y otras del gobierno central. –En concreto, ¿les quitarán las instalaciones deportivas a las delegaciones? –No lo sé. Tenemos que ir viendo cómo encontrar la mejor mecánica. No lo descarto, pero no ahora. No sé si esto ocurrirá en algún momento de mi gestión. “Necesitamos empezar por generar acuerdos con los 16 delegados para regionalizar ciertas estructuras del deporte; es decir, está tan descentralizado que cada quien hace los deportes que quiere y como puede. Hay que ver en qué disciplinas gana el DF y cuáles no se están practicando. “Si logramos que los delegados y directores del deporte tomen bajo su tutela algunos de los deportes con vistas a la Olimpiada Nacional vamos a tener resultados. Conozco la metodología y también sé que faltan muchos servicios complementarios al entrenamiento que no se tienen hoy día. Es de voluntad, de que haya una relación. En uno o dos meses que durará la planeación vamos a lograr encauzar el deporte.” Otro de los problemas que De la Vega deberá atender inmediatamente es el pago a los entrenadores deportivos, a quienes se les adeudan varios meses de sueldo. Los pocos entrenadores que trabajan para el gobierno capitalino pertenecen a otras entidades y en sus ratos libres vienen a la ciudad. No existe una estructura de entrenadores capaces de detectar talentos, menos de pulirlos. En cuanto a su proyecto de activación física, De la Vega señala que en los archivos que le dejaron no hay información acerca de cuánta gente hace ejercicio en la capital, cuántos nadan en las albercas o cuántos participantes ha tenido el Maratón de la Ciudad de México a lo largo de su historia. Por ahora, el titular del IDDF está ocupado en rastrear esa información y sistematizarla para diseñar un plan de trabajo.

Comentarios