A pagar los Panamericanos de Emilio

Hasta el final de su sexenio Emilio González continúa con los malos manejos presupuestales que lo caracterizaron desde el principio. Ahora, gracias al Congreso local, el estado puede contratar un crédito para pagar los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011, que el benefactor de la Iglesia y de Televisa utilizó como escaparate de su precandidatura presidencial. Como en todos sus grandes proyectos, Emilio fracasó, pero gracias a sus “adversarios” priistas y perredistas del Legislativo, ahora pagarán los ciudadanos. GUADALAJARA, Jal. (Proceso Jalisco).- El boquete financiero de al menos 12 mil millones de pesos que dejaron los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011 ya causó la baja en la calificación crediticia de la entidad y pesará en sus finanzas durante los próximos 20 años. Esto es lo que 32 de los 39 diputados locales aprobaron el martes 15 al avalar el empréstito hasta por 2 mil 440 millones de pesos que solicitó el gobierno de Emilio González Márquez. Según la página de transparencia del gobierno estatal, hasta el 30 de noviembre pasado el adeudo total era de 17 mil 619 millones, así que con el nuevo crédito se eleva a más de 20 mil millones, cuando al inicio del sexenio era de 4 mil 99 millones. La solicitud de crédito que González Márquez envió al Poder Legislativo era inicialmente por 3 mil 200 millones, pero la Comisión de Hacienda le rasuró 757 millones 455 mil 494 pesos que presuntamente se emplearon en la construcción de las Villas Panamericanas, así como 9 millones 974 mil 165 destinados al rubro de Estudios y Proyectos. En ambos casos los diputados consideraron que no se acataba la Ley de Deuda Pública del Estado de Jalisco y sus Municipios sobre la inversión pública productiva, toda vez que esos montos no eran para obras, y eventualmente la Villa Panamericana contaría con su propia fuente de pago. De todas formas, salvo los cinco diputados de Movimiento Ciudadano (MC) y dos del PAN, el resto (PRD, PRI y PAN) respaldó la aprobación del crédito. El Ejecutivo quedo autorizado así para recurrir a la institución bancaria que ofrezca las mejores condiciones para saldar el débito “quirografario” por mil 400 millones de pesos que adquirió con el Banco Interacciones, propiedad de Carlos Hank Rhon, hijo mayor del fundador del Grupo Atlacomulco. El monto aprobado comprende mil 317 millones 976 mil 923 pesos para infraestructura deportiva; 279 millones 302 mil 484 para infraestructura aledaña, y 842 millones 551 mil 146 para equipamiento. En el cuarto punto del análisis que contiene el dictamen se menciona que la LX Legislatura encontró justificado el endeudamiento para evitar consecuencias negativas por el incumplimiento del pago: “Un incremento en las tasas de interés para el préstamo de corto plazo y los otros créditos contraídos directamente por el gobierno del estado o en los que se constituye en aval; una reducción permanente en la calificación crediticia; la afectación de remanentes del fideicomiso que administra la deuda pública; la pérdida del premio por pago puntual; restricciones en el acceso a créditos futuros; el vencimiento anticipado de créditos y la restricción de créditos que se encuentran en la etapa de disposición.” Desde el viernes 11, el coordinador parlamentario de MC, Clemente Castañeda, anunció que rechazarían el aval a Emilio González. Poco antes de llevarse a cabo la sesión extraordinaria, su excandidato a gobernador, Enrique Alfaro Ramírez, reprochó: “Hoy, y no el 1 de marzo, aquí en el Congreso inicia el sexenio del PRI, de Jorge Aristóteles. Hoy, con esta decisión del Congreso de Jalisco de endeudar más a nuestro estado, se incumple la primera promesa de campaña de Aristóteles Sandoval”. Alfaro anticipó que, una vez aprobado el crédito, llegará al Congreso la noticia de que ya tienen recursos para pagar su nómina y liquidar a los proveedores. En tribuna, Castañeda aseguró que los diputados se fueron por la solución más fácil (“estirar la mano y solicitar más deuda para Jalisco”), cuando tenían que recortar las partidas que el gobernador electo empleará en telefonía celular, viáticos, congresos y convenciones, difusión por radio e internet, gastos del mandatario y alimentación. También cuestionó que en ese preciso momento Aristóteles Sandoval estuviera de gira por Estados Unidos. Critican, pero avalan Poco antes de que el crédito se sometiera a votación, en rueda de prensa Miguel Castro Reynoso, coordinador de la bancada del PRI, responsabilizó al gobernador del endeudamiento excesivo. Recordó que en enero de 2012 el mandatario hizo pública su intención de ser candidato presidencial del PAN y por esas fechas fue cuando endeudó a la entidad por los mil 400 millones de pesos que debió pagar en julio pasado, pero cuando se retiró de la contienda negoció para liquidar hasta diciembre. “El gobernador decidió gastar este dinero en los proveedores de sus excesos en los Panamericanos y aun así el Consejo Estatal del Deporte y Fomento a la Juventud, encabezado por Carlos Andrade Garín, le debe otros 400 millones a proveedores”, resaltó Castro Reynoso. Pese a ello, el PRI avaló el crédito. De lo contrario, justificó el diputado, “la deuda crecerá más” y sólo por concepto de intereses tendrán que pagarse 8 mil millones de pesos; se reducirán los programas sociales de gobierno; no habrá recursos para construir el tren ligero y tampoco llegarán fondos federales, porque todo se irá en automático al pago de la deuda. Advirtió que esto no significa que encubrirán los malos manejos de los gobiernos panistas, por lo que se nombrará una comisión especial que investigará a fondo el uso del dinero. Por su parte, el coordinador de los perredistas, Enrique Velázquez, destacó que González Márquez ejerció en su sexenio más de 400 mil millones de pesos que no están respaldados en obra pública, desarrollo económico ni bienestar social. En cambio, apuntó, “más de una tercera parte en promedio del presupuesto total se ejerció en la partida 1000 o a gasto corriente, que en 2012 superó las dos terceras partes del presupuesto de Jalisco”, dijo. A excepción de Alberto Esquer Gutiérrez y Ricardo Jiménez Rodríguez, los legisladores panistas defendieron el crédito contraído. Su líder parlamentario, Gildardo Guerrero Torres, dijo: “Acción Nacional cumple con entregar un erario saneado, sí con deuda, pero sano al concluir la administración estatal”. Ricardo Jiménez comentó que hubiera sido mejor “no pagar, irnos a una crisis institucional y buscar cómo resolverla. Lo que estamos haciendo ahorita es darle largas para que en algunos meses o años tengamos que volver a discutir el tema, y a final de cuentas un día tendremos que ponernos de acuerdo en un nuevo modelo de finanzas públicas. Este ya está agotado”. El sábado 12, el secretario de Finanzas del gobierno del estado, Martín Mendoza López, compareció ante la Comisión de Hacienda del Congreso para explicar por qué el gobernador duplicó el monto del crédito solicitado, y para que informara a cuáles proveedores se les adeuda. Mendoza repitió lo que un día antes dijo a los medios de comunicación: que los proveedores de los Panamericanos ya habían sido liquidados, pero faltaban “otros distribuidores”, por lo que el gobernador aumentó el monto de su solicitud de crédito de mil 800 millones a 3 mil 200 millones. El funcionario se negó a mostrar la lista de acreedores y de contratos aún no liquidados, y alegó que el gobierno estatal se vio en dificultades porque la federación lo dejó colgado con recursos que comprometió de forma verbal para los juegos. El diputado priista Héctor Pizano le preguntó por qué el gobierno esperó hasta el último momento para pedir el crédito, y el secretario de Finanzas insistió en que no pensaron que la federación incumpliera su compromiso. De todas formas fue optimista. A pesar de la baja en la calificación crediticia de Jalisco por parte de las calificadoras Fitch Ratings (de A+ a D) y HR Ratings (de A+ a HR D) a fines del año pasado, confió en que el costo del servicio de la deuda pasaría de 2.2% del presupuesto anual a 2.5%, lo que mantendrá a la entidad en márgenes aceptables a nivel internacional. El martes 15, cuando se aprobó el crédito, Martín Mendoza declaró en el programa Atando cabos, que conduce Denise Maerker en Radio Fórmula, que la Comisión Nacional del Deporte (Conade) comprometió en forma verbal al menos mil millones de pesos para los Panamericanos, pero no los entregó. La conductora cuestionó por qué confiaron en un dicho y no calcularon el costo real. Mendoza replicó que ese tipo de competencias “en todo el mundo las han organizado los gobiernos nacionales, con recursos nacionales. De ahí partió todo, aquí no podía ser la excepción”. Admitió que se quedaron pendientes gastos de logística y promoción, entre ellos el pago a diversas empresas extranjeras, pero evitó nombrarlas. Lastre al desarrollo Ignacio Román Morales, doctor en Estructuras Productivas y Sistemas Mundiales por la Universidad de París, observa que a causa del gran endeudamiento del estado se reducirán significativamente los recursos para nuevas inversiones. Pero encuentra un aspecto positivo en este negro panorama: como en su iniciativa de decreto para endeudar al estado González Márquez dejó como garantía las participaciones federales, el gobierno de la república puede aplicar una auditoría profunda y más autónoma que las que podrían realizar la Auditoría Superior de Jalisco y la Contraloría estatal. “Eso implica que el gobierno federal meta mano (e informe) cómo es posible que el petróleo se use para pagar los créditos y no para pagar el desarrollo”, comenta. “Se debe revisar cada contrato para saber cómo se otorgó y a quién se le pagó, porque parte de los cuestionamientos es que existan contratos sin una licitación adecuada, sin criterios adecuados, entregados de manera directa y que hayan encarecido las obras muy por encima del monto planeado”. Morales refiere que la deuda del estado no sólo representaría un problema económico, sino político: “No podemos corregir algo sin saber exactamente qué pasó. Y esto implica pisar callos (…) Debe de venir un proceso, no de quema de brujas, pero sí de claridad para saber qué pasó y evitar que se repita”. Calcula que con la aprobación del empréstito, el gobernador entrante, Jorge Aristóteles Sandoval, “se queda sin margen de maniobra para definir qué hacer con el presupuesto. Queda atado de manos y depende casi estrictamente de la definición de obra que se realice y de los recursos trasmitidos a nivel federal”. Román Morales señala que una solicitud de crédito “con estas características es de lo peor que hay en términos financieros: es una deuda cuyo objetivo es pagar deuda”. Pero subraya que “tampoco debe dejarse impago el desarrollo de la obra pública”. Por su parte, Jorge Enrique Rocha Quintero, coordinador de la maestría en Política y Gestión Pública del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente, lamenta que la enorme deuda que quedó a raíz de la organización de los Panamericanos no tenga responsables y que sólo exista la promesa del diputado Castro Reynoso de crear una comisión investigadora. “Hay señalamientos, pero no se generan sanciones –dice el académico–. El mensaje que se deja a los políticos y a la ciudadanía es que cuando tengamos problemas de este tipo no va a suceder nada. Me queda claro que el PRI probablemente no esté de acuerdo en el monto, pero para ellos era prácticamente imposible no aceptar la deuda, porque esa se iba a pasar dentro de un mes al nuevo gobernador, que es de su partido, y no querían asumir un costo político ya como partido en el gobierno.” Apunta que las fracciones panista y priista en el Congreso local tomaron la decisión más “sencilla” al contratar una deuda a 20 años para pagar otra. “Y la voy a pagar yo como contribuyente y mis hijos como contribuyentes”, comenta. Lo peor, dice, es que el déficit provocará un incremento de impuestos, y todo por un crédito destinado a pagar pasivos y no a “proyectos y al desarrollo del estado”. Rocha Quintero recuerda que a González Márquez se le criticó por malos manejos financieros desde el inicio de su sexenio, ya que despilfarró dinero público en eventos privados “que no contribuyeron al desarrollo de Jalisco y ahora lo que tenemos es un estado sumamente endeudado”. Después de más de un año, la única consecuencia incuestionable de los juegos es una gran deuda y el manejo “poco transparente” del dinero. “Los beneficios que dejaron no están claros, más bien lo que estamos apreciando es que dejaron severos problemas, y aunque cacarearon que iban a detonar el desarrollo, no fue así, se convirtieron en un lastre. Tampoco hay un plan claro de cómo van a utilizarse todas las sedes panamericanas. Si ya se hizo el gasto y se construyeron, no se ve cómo van a retribuir a la ciudadanía”, señala. El especialista en gestión pública considera que MC “tiene razón al decir que el gobierno del estado debió de haber hecho un ejercicio de racionalización de los recursos públicos (…) antes de pedir cualquier tipo de contratación de deuda”. Para él, es fundamental conocer el plan de austeridad de Aristóteles Sandoval y cómo va a fincar responsabilidades. “Si no se tienen estas dos acciones nos estamos condenando a resolver los problemas incrementando simplemente la deuda. Ese camino tiene un límite, porque cada vez le va a costar más trabajo al estado endeudarse y las condiciones de negociación de deuda van a ser menos favorables”. Entrevistada vía telefónica, Ileana Guajardo, directora de Fitch Ratings México –que el 24 de diciembre informó que la calificación de la calidad crediticia del estado bajó de A+ a D– precisó que es la primera vez que Jalisco obtiene una evaluación tan baja, y que tan pronto se le informe oficialmente “en qué condiciones va a quedar el monto de los mil 400 millones de pesos (que no se pagaron a tiempo) y el restante monto autorizado disponible (…) sesionará nuestro comité para modificar la calificación actual”. A su vez, el expresidente del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas, Juan Carlos Sainz del Toro, comentó que la nueva deuda puede darle pie al gobernador entrante de proponer alzas en impuestos: “Pueden venir nuevos impuestos en la parte de actividades empresariales, profesionales para las personas físicas y posiblemente un incremento sobre impuesto nómina. El que veo yo a la vuelta de la esquina es la implementación de un impuesto a la tenencia, que obviamente sería para el ejercicio fiscal de 2014 porque el presupuesto de este año ya fue aprobado”.

Comentarios