México en Ginebra: el juego de la simulación

martes, 29 de octubre de 2013
Durante el Examen Periódico Universal –la semana pasada en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU– la comunidad internacional criticó unánimemente a México y le hizo apremiantes recomendaciones. Los abusos de las fuerzas militares, la inoperancia del sistema de procuración de justicia, las agresiones contra migrantes, defensores de derechos humanos y periodistas, entre otras prácticas, fueron censuradas una y otra vez por representantes de naciones de todo el mundo. Un dato indica cómo ha retrocedido México en esta materia: le hicieron 176 recomendaciones, casi el doble que en el primer examen, en 2009, cuando fueron 93.   GINEBRA.- Kirstine Vangkilde Berner, representante de Dinamarca, fue la novena oradora luego del mensaje inicial del secretario mexicano de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade. Sus palabras de reconocimiento a México se transformaron en severas críticas: “Dinamarca agradece sinceramente a la delegación de México por su exhaustiva presentación. Elogiamos a México por sus reformas constitucionales en materia de justicia penal, aprobadas en 2008. Sin embargo, nos preocupa que la demora en la aplicación de esas reformas incremente el riesgo de violaciones de los derechos humanos. En el sistema tradicional de justicia penal de México persisten graves problemas, como la impunidad y el acceso efectivo a la justicia en forma de juicios libres y justos”, dijo. “Por lo tanto –continuó–, Dinamarca recomienda que la reforma del sistema de justicia penal sea aplicada plenamente en todos los estados mexicanos tan pronto sea posible”. La Sala XX de los Derechos Humanos del Palacio de las Naciones de la ONU, en Ginebra, estaba repleta. Acudieron representantes de los 193 integrantes del organismo, quienes seguían con atención la evaluación al Estado mexicano. Se trató de la segunda ronda para México del Examen Periódico Universal (EPU), mecanismo creado en 2008 para evaluar el compromiso de sus miembros en la materia. Meade –al frente de la delegación mexicana, una de las más grandes, con 40 integrantes– no perdía de vista las hojas de su informe. A su derecha estaba el subsecretario para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos, Juan Manuel Gómez Robledo; a su izquierda, la subsecretaria de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Lía Limón. La representante danesa siguió: “México ha aceptado encomiablemente una serie de recomendaciones del EPU para combatir la violencia de género. No obstante, ha habido un progreso muy limitado cuando se trata de la impunidad de los transgresores y tampoco ha habido una reducción en los elevados niveles de violencia. Algunas leyes de delitos sexuales son supeditadas al estilo de vida de la víctima, lo que no es conforme a las leyes internacionales.   (Fragmento del reportaje que se publica en Proceso 1930, ya en circulación)

Comentarios