'Halcones' de la Universidad Veracruzana: barril sin fondo

miércoles, 30 de octubre de 2013
XALAPA, Ver. (apro).- El equipo profesional de basquetbol Halcones de la Universidad Veracruzana (UV) es un barril sin fondo: consume recursos de esa casa de estudios sin reportarle ningún beneficio. En 2003 llegó al estado el primero de tres equipos de basquetbol. Desde entonces la UV y dependencias de los gobiernos priistas han gastado 700 millones de pesos para financiarlos en los municipios de Xalapa, Córdoba y en el puerto de Veracruz. Tan sólo la quinteta de Xalapa consume anualmente un promedio de 60 millones de pesos del presupuesto de la UV. La respuesta a la solicitud de información 243/2011, entregada por la UV a este reportero mediante la plataforma Infomex-Veracruz, indica que en las últimas tres temporadas Halcones UV Promotora Deportiva A.C erogó 169.2 millones de pesos. Durante las 10 campañas que la universidad financió a los Halcones UV –a las que se suman dos temporadas (2007 y 2008) en que subsidió junto con el municipio a los Halcones Córdoba  y dos más (2005 y 2006) en que se hizo cargo de los Halcones Rojos en el puerto de Veracruz–, esta casa de estudios gastó 700 millones de pesos en tres equipos profesionales de baloncesto. Al frente de esos tres conjuntos ha estado Juan Manuel González Flores, quien controla el basquetbol en la entidad. Desde su esfera de poder ha hecho de este deporte un negocio rentable que incluso le sirvió como trampolín para llegar a la presidencia de la Liga Nacional de Baloncesto Profesional (LNBP). De acuerdo con documentos oficiales de la UV y de la Promotora, González, quien es dueño de la franquicia Halcones UV percibe un salario de 45 mil pesos mensuales. En la nómina también figuran el gerente del equipo, Ricardo Cousillas, con 47 mil pesos, y Ángel González, con 50 mil. El esquema con que González trabaja es el mismo que en México utilizan algunos dueños de equipos profesionales de futbol y beisbol. Estos empresarios buscan que sus clubes sean financiados por gobiernos estatales o municipales, e incluso juegan sus partidos en instalaciones públicas para no pagar el mantenimiento ni la operación del inmueble. Hace 11 años, González llegó a Veracruz para vender a los Indios de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ). En 2003 transfirió esta franquicia a Rosa Borunda y a su esposo Fidel Herrera, quienes la adquirieron con recursos públicos. Sin beneficio Mediante una filtración a la prensa local pudo conocerse el contrato del jugador Lorenzo Mata, quien la temporada pasada cobró cuatro millones 157 mil pesos libres de impuestos, según consta en el documento firmado por el jugador, Halcones UV Promotora Deportiva A.C. y Pro Sports Uruguay Basket Management. En el convenio se estipula que los impuestos de este salario debería pagarlos la UV. Durante las 10 temporadas en que la quinteta tetracampeona de la LNBP fue financiada por la UV, gastaba mensualmente 2 millones 238 mil pesos en salarios de los jugadores integrantes del roster. En la respuesta a la solicitud de información 406/2012, la casa de estudios detalló que la partida para sueldos sólo se cubría durante nueve meses, “en promedio”, contando la pretemporada, la temporada y los playoffs. Documentos cuyas copias tiene este semanario revelan las elevadas sumas que la UV y la promotora de Juan Manuel González han pagado a los jugadores. Estas cifras no incluyen bonos ni otras prestaciones. Por si fuera poco, la promotora reconoce que “todos los ingresos propios” generados por los Halcones se destinan a la operación del club; es decir, a la Universidad Veracruzana no le llega un solo centavo. El salario de los entrenadores, aunque es variable, suele rondar los 110 mil pesos mensuales. Por citar un ejemplo, el estadunidense Andrew Stoglin, campeón con los Halcones en 2009, ganaba 112 mil 500 pesos mensuales. Mientras el dinero se gasta a manos llenas en altísimos salarios, bonos y prestaciones diversas, los ingresos generados por el equipo son paupérrimos. La respuesta a la solicitud 406/2012 detalla que, por publicidad en los jerseys y publicidad estática en el gimnasio universitario, en la campaña pasada se recaudaron 700 mil pesos. En lo referente al boletaje durante la temporada 2012-2013, la promotora reportó ingresos de 86 mil pesos por partido. Por esquilmos y publicidad menor la directiva tuvo entradas por 917 mil 700 pesos, aunque aclara que ese cierre contable sólo abarca la mitad de la temporada. Mediante una solicitud de información del 4 de octubre de 2011, Halcones UV Promotora Deportiva A.C. dio a conocer que además de los pagos de nómina de jugadores, cuerpo técnico y directivos se tienen egresos por giras, “gastos de jugadores distintos a nóminas” –que no fueron desglosados en el documento que obra en poder de la agencia Apro–, así como gastos operativos que incluyen el arrendamiento de un piso de hotel, donde durante nueve meses residen los jugadores con alimentación incluida. La suma de los egresos del equipo difícilmente llega a los 56 millones de pesos que, en promedio, cada año entregaba la UV. Por nómina de jugadores se erogan 23 millones al año, más otros 2.5 millones para salarios de directivos y cuerpo técnico. Aunque los gastos por giras, hoteles, labores altruistas y la nómina del personal administrativo ascendieran a 20 millones de pesos, aun quedarían en el aire 10 millones de pesos, sin añadir los ingresos generados por el club. Luego de tomar posesión como rectora de la Universidad Veracruzana el pasado 2 de septiembre, Sandra Ladrón de Guevara anunció que el equipo Halcones saldría de esa casa de estudios, toda vez que la carga presupuestal que representa es insostenible. En esta decisión la rectora contó con el respaldo del Consejo Universitario. Horas después, el gobernador Javier Duarte informó a través de su cuenta de Twitter que el estado se haría cargo del equipo para que continúe en la liga de baloncesto. El anuncio del gobernador ya causó problemas, pues las contrataciones aún no están cerradas. El gobierno de Veracruz no encuentra patrocinadores y además enfrenta problemas jurídicos y administrativos por la transferencia. La Dirección de Finanzas de la UV y la Tesorería estatal todavía no se han puesto de acuerdo en algunos detalles económicos. El pasado 25 de septiembre la LNBP emitió un comunicado urgente para advertir que en virtud de “las circunstancias especiales” que se presentan con Halcones de la UV y del “rescate” de esa franquicia por parte del gobierno del estado, el equipo se encuentra en el proceso administrativo que consolidará su transferencia. “Por tal motivo se hará una reprogramación de la primera y segunda jornadas lo cual permitirá resolver su situación, previo a los partidos programados para visitar a Toros de Nuevo Laredo y recibir a Fuerza Regia”, planteó el comunicado. Hasta el cierre de esta edición, el equipo –sin todos sus titulares– sólo había jugado tres partidos como visitante y tenían ya seis juegos pendientes. El gobierno del estado destituyó a Juan Manuel González. Pendientes En respuesta a la solicitud de información número 088/2012, la UV dio a conocer que se requieren 500 mil pesos para concluir la Universidad Intercultural (UVI) de Las Selvas en los Tuxtlas. Otros tres millones de pesos para la UVI sede Las Grandes Montañas y cinco millones 400 mil pesos más para concluir el plantel del Totonacapan. La rectora admitió estos pendientes en obras y lamentó que el año pasado se diera “un subejercicio”, aunque no aclaró si estatal o federal. Dijo que no sabe cuándo podrán concluirse estos planteles. La Dirección de Proyectos, Construcciones y Mantenimiento de la UV debe realizar el traspaso de la Facultad de Pedagogía, así como obras en el Instituto de Investigaciones Educativas y el Sistema de Enseñanza Abierta (SEA) por 18 millones de pesos. También construirá un edificio en Facultad de Matemáticas y Física con costo de 37 millones 600 mil pesos y un módulo de aulas en Ixtaczoquitlan con inversión de 3 millones 300 mil pesos. Mientras el basquetbol profesional consume presupuestos millonarios, el deporte amateur de la UV se encuentra por los suelos. Entre 2011 y 2012 la casa de estudios sólo le destinó seis millones de pesos por cada año. De esta suma, la mitad se canalizó a cuestiones administrativas. El resto fue para gastos de operación, incluyendo mantenimiento, material y equipos deportivos. Los jugadores de Halcones UV devengan salarios que rebasan por mucho los sueldos de investigadores y docentes de esa casa de estudios, donde un académico de tiempo completo categoría “C” percibe mensualmente, con prestaciones incluidas, 27 mil 477 pesos. Un jefe de carrera 30 mil 328 pesos y un director académico 36 mil 807 pesos. Estas percepciones corresponden  al tabulador de prestaciones marzo 2011-febrero 2012. En el caso de los Halcones Córdoba –franquicia traspasada en 2007 de Veracruz a esa ciudad, por intervención de Juan Manuel González con el apoyo de Fidel Herrera y de Raúl Arias Lovillo– será imposible conocer detalles de los desórdenes financieros que esta operación causó, pues la franquicia ya está extinta. En 2005 la UV y el gobierno de Fidel Herrera adquirieron la franquicia de las Garzas de Plata de Hidalgo. Dos años después ese equipo se mudó a Córdoba. Para el puerto de Veracruz se compró otra franquicia –la de los Halcones Rojos– tutelada por el DIF estatal y del Instituto Veracruzano del Deporte (IVD) amalgamados en una promotora bajo el mando de José Díaz Vegas, quien falleció en 2009. Su lugar lo ocupó el actual presidente del club, Leónidas Rodríguez Zorrilla. Esta agencia buscó a la directora del DIF estatal, Astrid Elías Mansur y a Leónidas Rodríguez para que detallaran cómo se canalizaron recursos del erario a ese equipo. A través del enlace de prensa del organismo asistencial, Michelle Rullan, Elías Mansur se deslindó de la inversión millonaria. Señaló que el DIF sólo responde por la “escuelita de los Halconcitos”. Por su parte, la vocera de Halcones Rojos, Rocío Gotoo, ni siquiera contestó las llamadas del reportero. En la página oficial del equipo aparecen como principales patrocinadores el DIF estatal y el gobierno de Veracruz, sin ningún cliente comercial. Una exempleada del club asegura que el presupuesto de la escuadra ronda los 52 millones de pesos al año. Expone que la etapa de crisis financiera se dio durante 2005 y 2006) porque no había ingresos y la UV tardaba en entregar los recursos para mantener al equipo.

Comentarios