La puja por el Atlas

Hartos de pérdidas económicas y derrotas deportivas, los socios del Club Atlas optaron por venderlo junto con todos sus activos para saldar una deuda de más de 200 millones de pesos. El expresidente del equipo Alberto de la Torre discrepa de esta solución, pues considera que los adeudos podrían pagarse mediante la exclusividad de transmisiones por televisión y buenos patrocinios. En cambio, para el actual presidente del conjunto jalisciense, Eugenio Ruiz Orozco, no hay manera de resolver el círculo vicioso que llevó a la ruina al club: no hay inversión porque no existen recursos, y no los hay porque el endeudamiento se los comió todos. MÉXICO, D.F. (Proceso).- El pasado 29 de octubre 112 socios del club Atlas, de un total de 124, aprobaron la venta de los mayores activos del equipo de futbol que incluye las franquicias de Primera División, de la Liga de Ascenso y de Segunda División; la plantilla de jugadores del primer plantel y las fuerzas básicas, la marca, el registro ante la Federación Mexicana de Futbol, así como los derechos del Estadio Jalisco. En asamblea extraordinaria convocada en las instalaciones del Club Atlas Colomos, la mayoría de los socios también fijó el lunes 18 de noviembre como fecha para culminar la venta y conocer las propuestas con total transparencia. En función de esto los asociados decidirán, en otra asamblea extraordinaria, en manos de quién quedará el equipo. Asimismo, se acordó que el comprador deberá pagar por lo menos 800 millones de pesos. Además, la venta está condicionada a mantener la franquicia en su sede original, preservar el nombre del equipo, el escudo y sus colores tradicionales. El interesado tendrá que demostrar solvencia económica, e incluso garantizar éxitos deportivos a la afición rojinegra, que no ha vuelto a celebrar un título desde que en la temporada 1950-51 el equipo se proclamó campeón de liga y campeón de campeones, en un largo peregrinar en la Primera División desde su fundación, en 1916. De acuerdo con la evaluación previa a la venta de este tradicional equipo, el costo de la plantilla se estimó en 300 millones de pesos, la franquicia en 240 millones, los derechos del Estadio Jalisco en 150 millones y la marca Atlas en otros 100 millones. En entrevista con este semanario, el expresidente del club Alberto de la Torre confirma que éste arrastra adeudos por más de 200 millones de pesos. Hay prisa por deshacerse del único equipo de futbol profesional en México dependiente de un grupo de socios. El miércoles 13, la dirigencia del conjunto se comunicó con el empresario y diputado priista michoacano Alfredo Anaya Gudiño para informarle que fue seleccionado como uno de los dos candidatos finales para adquirir la franquicia rojinegra. Junto con cuatro inversionistas de Michoacán, Anaya refrendó su interés por adquirir los derechos del club atlista, luego de un intento fallido en 2011 cuando fue rechazado por los socios. El legislador tiene tras de sí una amplia carrera política y empresarial. De 1984 a 1986 fue alcalde de Sahuayo, su pueblo natal; diputado federal en la lv legislatura (1991-1992); aspirante a la gubernatura de Michoacán en 2007, y diputado local en la lxxi legislatura (2009-2012). Asimismo, es distribuidor de Volkswagen en Sahuayo y propietario del Consorcio Alfa Omega, con sede en Guadalajara. Esta empresa se dedica al ramo de los fertilizantes y la petroquímica. Su trayectoria no está exenta de controversia. El 13 de marzo de 2001, la Procuraduría General de Justicia de Jalisco giró una orden de localización y presentación para llevarlo a declarar ante la fiscalía. El motivo: un presunto fraude por seis millones 389 mil 329 dólares contra el proveedor canadiense Agra of Canada. Los pormenores del caso se encuentran en la averiguación previa 25241/98-A, según lo publicó el periódico Reforma en junio de ese año. Once días después de la denuncia en su contra, el PRI lo designó candidato a la gubernatura de Michoacán. Ello causó descontento y cuatro legisladores locales renunciaron al tricolor lo cual propició que éste perdiera la mayoría en el Congreso. (Fragmento del reportaje que se publica en Proceso 1933, ya en circulación)  

Comentarios