Empantanado, el proyecto del Instituto Nacional Electoral

miércoles, 27 de noviembre de 2013
Aun cuando los presidentes del PRI, PAN y PRD firmaron el Pacto por México, sus legisladores no se ponen de acuerdo en torno al compromiso 90, relativo a la creación del Instituto Nacional Electoral. Las bancadas de los tres partidos se muestran dubitativas sobre todo en la forma en que funcionaría el nuevo ente; tampoco saben qué va a pasar con los institutos electorales estatales, controlados en su mayoría por los gobernadores. El del Estado de México, Eruviel Ávila, ya se adelantó al asegurar que los consejeros de esa entidad no se moverán antes de abril de 2014. MÉXICO, D.F. (Proceso).- Ante la oposición de los gobernadores, encabezados por el mexiquense Eruviel Ávila, las resistencias en el PRI, las diferencias en el PRD y la fractura interna del PAN, la propuesta de crear un Instituto Nacional Electoral (INE) que concentre todas las funciones de organización y preparación de las contiendas estatales, municipales y federales naufraga en las negociaciones de última hora en el Senado; todo hace prever que se buscará una “opción mixta”. Por ahora, aseguran los legisladores cercanos a la negociación, no hay consenso para desaparecer los 32 institutos estatales electorales; de hacerlo, el Ejecutivo tendría que erogar más de 20 mil millones de pesos, suma muy superior al supuesto “ahorro” que implicaría la concentración en una sola autoridad nacional. La propuesta de creación del INE fue el compromiso número 90, firmado por los dirigentes de los partidos políticos y el gobierno federal en el Pacto por México. Además, de la creación de este organismo, los firmantes se comprometieron a una reforma electoral que disminuya el monto de los topes de campaña, sancione el rebase de esos gastos e incluya la creación de nuevos mecanismos de participación y consulta ciudadanas. Sin embargo, desde el inicio de las negociaciones en el Senado, la mayoría de los legisladores del PRD y del PAN –contrarios a la línea de su dirigente nacional, Gustavo Madero– consideraron inviable la creación del INE y afirmaron que se trataba de una imposición del Pacto por México. En el foro organizado el 20 de junio último, los tres participantes de la mesa que analizaron la propuesta de crear el INE –el magistrado electoral Flavio Galván y los especialistas Jorge Alcocer y Javier Aparicio– expresaron su oposición y argumentaron que se trataba de un modelo “centralista”, “aberrante”; en síntesis, una “mala idea”... Fragmento del reportaje que se publica en la edición 1934 de la revista Proceso, actualmente en circulación.

Comentarios