Exhiben a políticos guerrerenses al servicio de La Familia

miércoles, 11 de diciembre de 2013
CHILPANCINGO, Gro. (apro).- Desde el año pasado, alcaldes perredistas y priistas de la región de Tierra Caliente, así como el gobernador Ángel Aguirre y el grupo político del exmandatario Rubén Figueroa Alcocer han sido exhibidos como parte de una red de políticos sometidos o que brindan protección a Felipe Viveros García, El F, un cabecilla de La Familia capturado el pasado martes 10 en el estado de Jalisco por su presunta participación en la comisión de más de 200 asesinatos y secuestros en Guerrero. El anuncio de la detención de El F, así como de dos de sus pistoleros –difundido por la Comisión Nacional de Seguridad (CNS)– ocurrió cuatro días después de que fueron masacrados cuatro funcionarios del ayuntamiento de Arcelia, entre ellos el director de Tránsito municipal, Mario Urióstegui Pérez, La Mona quienes perdieron la vida en un presunto enfrentamiento entre militares y civiles armados en las inmediaciones del poblado de Palos Altos. El Ejército ubicaba a Urióstegui Pérez como suegro de Johnny Hurtado Olascoaga, El Mojarro, lugarteniente de Leobigildo Arellano Pérez, El Pony, principal líder de La Familia que tiene el control de la parte sur del Estado de México y la zona norte y Tierra Caliente guerrerenses. Reportes de la CNS refieren que El Mojarro sustituyó a Bartolo Viveros García, El 5-5, quien fue detenido en Galerías Metepec y asesinado el 17 de junio de 2012 en el penal federal El Altiplano, en el municipio mexiquense de Almoloya de Juárez. Los mismos informes indican que Felipe Viveros, El F, era hermano de El 5-5 y operaba en los municipios guerrerenses de Teloloapan, Apaxtla de Castrejón, Cuetzala del Progreso, Tepecoacuilco, Iguala de la Independencia y Arcelia. Estos municipios, ubicados en la zona norte y región de Tierra Caliente y gobernados por PRD y PRI, forman parte de un corredor para el tráfico de drogas que se disputan La Familia y Guerreros Unidos, grupo que dirige el narcotraficante identificado como Mario Casarrubias. Durante este año, en esta zona emblemática del narco en la entidad, se han reportado más de 2 mil personas desplazadas por la violencia. El hartazgo social y la indolencia oficial han provocado la conformación de grupos de autodefensa avalados por autoridades municipales, principalmente en Apaxtla de Castrejón, donde la población armada expulsó a una célula de La Familia. Pese a las denuncias públicas y evidencias sobre la red de complicidades que involucra a autoridades de Guerrero, el gobierno federal demoró más de un año para detener a Felipe Viveros García, y su captura se registra en el contexto de las protestas sociales y reclamos del alcalde priista de Arcelia, Taurino Vázquez, en contra del Ejército, crispados tras el asesinato de su director de Tránsito, Mario Urióstegui, La Mona. En el reportaje Guerrero: contagio narco de autoridades, publicado en Proceso en octubre de 2012, se dio a conocer que para el gobernador Aguirre la trama que involucra a delincuentes y a las nuevas autoridades locales no es una historia desconocida. Aguirre Rivero empezó su campaña por la gubernatura en Teloloapan, en noviembre de 2010; por esa fecha, fue invitado a una comida en el rancho “San Andrés”, propiedad de Bernardo Lagunas Contreras, ágape auspiciado por Santana Ríos Bahena –el primero empresario del ramo hotelero y aficionado a los caballos, y el segundo conocido productor de melón. Sin embargo, ambos son señalados por sus presuntos nexos con el narco, de acuerdo con informes oficiales consultados por el semanario. El encuentro pactado por el actual senador perredista Sofío Ramírez fue promovido por un grupo de políticos perredistas que triangularon posiciones en la zona norte para mantener sus cotos de poder. El grupo aglutinado en las corrientes Nueva Mayoría y Grupo Guerrero lo encabeza el exalcalde de Teloloapan y actual diputado federal Marino Miranda, quien dejó como sucesor a su amigo, el exdiputado local Ignacio Valladares; éste a su vez designó como su suplente a Rogelio Lagunas Contreras, hermano de Bernardo. De igual manera, el exalcalde de General Canuto A. Neri y actual diputado local, Roger Arellano Sotelo, prácticamente dejó como sucesor en el ayuntamiento a Eleuterio Aranda Salgado, su jefe de la policía e intérprete de narcocorridos donde exalta a La Familia. Consultado por Proceso, el gobernador Aguirre reconoció que este grupo de políticos perredistas lo invitó a comer con los presuntos narcotraficantes Bernardo Lagunas y Santana Ríos, pero sostiene que al final no acudió al encuentro. “Recibí algunas invitaciones (de los políticos) pero no acudí a ese lugar (rancho “San Andrés”) y, más allá de eso, en una campaña muchas veces recibes el saludo de gente que no sabes de quién se trata ni tienes por qué saberlo, pues no tienes función investigadora en ese momento; aunque por supuesto que yo me deslindo absoluta y totalmente de cualquier vínculo con esas personas.” El edil que canta narcocorridos Proceso dio a conocer que Aranda Salgado, conocido como El Solitario del Sur, interpreta corridos que incluso se difundieron por YouTube, donde el edil exaltaba a los principales líderes de este grupo delictivo. “El 5-5 y El F, de las plazas encargados/ Teloloapan y Apaxtla las tienen bajo su mando/ y también en otros pueblos todo está bien controlado”, refiere un fragmento del narcocorrido interpretado por el alcalde perredista, donde revelaba lo que hasta ahora confirmó la CNS. La imagen que plasma el edil perredista en las portadas de sus discos se basa en la ‘narcocultura’: con ceño fruncido el personaje porta fusiles AR-15 y lleva fajadas pistolas tipo escuadra en un cinturón piteado, así como enormes cadenas de oro sobre el pecho, objetos que contrastan con su diminuta complexión. Botas de avestruz y sombrero tejano sobre su rapada cabeza complementan el singular atuendo. El 18 de febrero pasado, el alcalde priista de Huitzuco, Norberto Figueroa Almazo, junto con su chofer y su tesorero, fueron “levantados” por un grupo armado en las inmediaciones de la ciudad de Iguala cuando regresaban de celebrar con otros ediles en la feria del pueblo. Previamente, el edil priista junto al diputado local Rubén Figueroa Smutny y el delegado de la Sedatu, Héctor Vicario Castrejón –todos miembros del grupo político del exgobernador Rubén Figueroa Alcocer–, fueron acusados en ‘narcomantas’ colocadas en Huitzuco de proteger a los grupos delictivos La Familia y Los Rojos, señalados como los responsables del trasiego de droga y la ola de secuestros y extorsión en la zona norte del estado. En las mantas se advertía: “Sr. Gobernador: Ya estamos cansados de tanta violencia hacia nosotros, es hora de que pongan un alto a la delincuencia organizada, en la que dominan las bandas de Los Rojos y la Fam. Michoacana que encabezan Leonor Nava Romero alias el ‘Tigre’ y Johnny Hurtado El Pescaso comandado por el ‘Pony’ quienes son amigos y protegidos de nuestros paisanos Héctor Vicario Castrejón, José Rubén Figueroa Smutny, Héctor Ocampo Arcos, José Luis Ávila López y por nuestro presidente municipal Norberto Figueroa Almazo, quien se ve beneficiado por el crimen organizado comprándose 1 Casa de un millón y medio de pesos, teniendo como cómplice al director de Seguridad Gerardo Montelongo de la 02, no queremos secuestros ni extorsiones, si no tenemos una respuesta favorable armaremos nuestra propia guerra en contra de los delincuentes como se hace en otros municipios, queremos paz y tranquilidad para nuestras familias y no para sus beneficios políticos” (sic). Pacto con La Familia  El caso más evidente del sometimiento de las autoridades locales ante la delincuencia se registró el 29 de septiembre de 2012, cuando el alcalde perredista de Teloloapan, Jesús Valladares Salgado, fue exhibido en un video, difundido en YouTube, pactando acuerdos en materia de seguridad con personeros de La Familia. El hecho ocurrió justo un día antes de que Valladares Salgado tomara posesión del cargo. En el video se observa cómo personeros de La Familia exigieron a Jesús Valladares mantener a la policía municipal al margen de la disputa por la plaza pues, de lo contrario, “Teloloapan iba a arder”. Mientras el alcalde de Teloloapan rechazó cualquier nexo con La Familia argumentando que fue presionado, en los ‘narcocorridos’ que interpreta su homólogo de Acapetlahuaya, El Solitario del Sur, no caben dudas de la relación entre delincuentes y autoridades en esta zona controlada por el narcotráfico. Luego de la difusión del video, donde se exhibe al alcalde de Teloloapan pactando con personeros de La Familia, el Ejército anunció públicamente una campaña para detener a El Mojarro y El F, e incluso se ofrecieron recompensas millonarias. No obstante, fue hasta ayer cuando se dio a conocer sobre la captura de El F en estado de Jalisco por parte de agentes federales. El comunicado de la CNS sobre la detención de Felipe Viveros García refiere que el lugarteniente de La Familia está ligado con numerosos ilícitos de delincuencia organizada, entre ellos una decena de secuestros, extorsión de autoridades, tráfico y acopio de armas, así como el haber ordenado y participado en más de 200 asesinatos de víctimas de secuestro e integrantes de grupos antagónicos. El F, añade el boletín, mantenía a los secuestrados en campamentos habilitados como casas de seguridad localizadas en los municipios de Arcelia y Teloloapan. Hasta ahora, el gobierno de Ángel Aguirre no ha emitido alguna postura sobre la detención de este cabecilla de La Familia.  

Comentarios