Sombras de malicia en el Super Bowl 47

sábado, 2 de febrero de 2013
El Super Bowl 47 que se juega este domingo, reviste un interés singular: por primera ocasión en la historia de la NFL dos hermanos se enfrentarán como estrategas de las escuadras que disputarán el encuentro. Por un lado está John Harbaugh, de Los Cuervos de Baltimore, y por el otro Jim, de Los 49’s de San Francisco. El duelo sacará chispas y los consanguíneos jugarán sus mejores cartas: John apelará a su liniero estrella Ray Lewis, mientras Jim se valdrá de su mariscal de campo Colin Kaepernick. Mientras tanto, las apuestas corren. WASHINGTON (Proceso).- Malicia, estrategia y experiencia caracterizan a los hermanos John y Jim Harbaugh, entrenadores de los equipos de futbol americano Cuervos de Baltimore y 49’s de San Francisco, respectivamente. Estas escuadras disputarán este domingo 3 el Super Bowl 47 de la Liga Nacional de Futbol (NFL). Será la primera vez en la historia de esta liga en que dos hermanos se disputen el Super Bowl. Según la cadena de televisión ESPN “esto le agrega al partido un toque de malicia y de mayor atracción”. John de 50 años y Jim de 49 pertenecen a una estirpe que por ahora domina en la NFL y que desde hace un par de años mostraba su vocación de triunfo. Como en una partida de ajedrez, los hermanos Harbaugh deberán definir una estrategia muy especial para contrarrestar sus tácticas. Los Cuervos de Baltimore cuentan con una línea defensiva efectiva y poderosa apoyada en su jugador estrella, Ray Lewis, quien anunció que al concluir este encuentro se retirará de los emparrillados. En contraste, Los 49’s de San Francisco tienen una línea ofensiva explosiva y muy difícil de parar gracias al talento y rapidez de Colin Kaepernick, su joven y altísimo mariscal de campo. En Las Vegas hasta el cierre de esta edición las apuestas en torno al Super Bowl 47 que se jugará en Nueva Orleáns favorecían a Los 49’s con un margen de tres a uno. No obstante los analistas y expertos insisten en que en el Super Bowl siempre triunfa el equipo con la mejor defensiva. Los estilos y estrategias de los hermanos Harbaugh son como el agua y el aceite pese a que ambos crecieron, aprendieron y se formaron en el diseño de partidos bajo la batuta de su padre, Jack Avon Harbaugh, quien fuera entrenador asistente de las universidades de Michigan y Stanford. Nacido el 22 de septiembre de 1962 en Toledo, Ohio, John jugó como liniero defensivo en la Universidad de Miami, en Ohio. Pese a su esfuerzo, no tuvo cualidades para ser reclutado por un equipo de la NFL y decidió convertirse en estratega, como su padre. En 1984 John fue contratado como entrenador asistente de la Universidad Oeste de Michigan y ahí permaneció tres años. En 1988 lo fichó la Universidad Estatal Morehead y un año después se fue con la Universidad de Cincinnati, donde estuvo hasta 1996. En 1997, en la que fue su última temporada en el futbol colegial, ayudó a dirigir a la Universidad de Indiana. Según los expertos la carrera de John en el futbol colegial fue “regular y nada sobresaliente”. En 1998 su amigo Ray Rhodes, entrenador de las Águilas de Filadelfia, lo apoyó para que ingresara a las filas de entrenadores profesionales de la NFL. Este conjunto contrató a John como entrenador asistente. Fue en 1999, con la llegada de Andy Reid al mando de las Águilas, cuando a John se le asignó el cargo de entrenador de los equipos especiales. John entabló muy buena relación con Reid y durante nueve años intentó convencerlo para que le diera oportunidad de realizar un trabajo que le permitiera, en algún momento, dirigir a un equipo de la NFL. Así, en 2007 fue nombrado coordinador defensivo de Filadelfia; a partir de ese momento su carrera subió como la espuma. Su gran oportunidad llegó el 19 de enero de 2008, cuando por recomendación de Bill Belichick, entrenador de Los Patriotas de Nueva Inglaterra, Steve Bisciotti, dueño de Los Cuervos, lo contrató como estratega del equipo. La noticia sorprendió a muchos especialistas de la NFL, quienes consideraban que no tenía la experiencia suficiente para asumir las riendas de un equipo como Baltimore que en 2000, de la mano de Lewis, gano el Super Bowl 35. John silenció a sus críticos cuando en su debut, el 23 de enero de 2008 y con el jugador novato Joe Flacco como mariscal de campo, Baltimore derrotó a los Bengalíes de Cincinnati. En su primera temporada como estratega en la NFL ganó 11 partidos y perdió cinco, lo cual llevó a los Cuervos a los partidos de la eliminatoria de la Conferencia Americana, en los que derrotó como visitante los Delfines de Miami y a los Titanes de Tennessee. El mayor de los Harbaugh y los Cuervos de Baltimore llegaron a la antesala del Super Bowl, pero en la final de la Conferencia perdieron frente a los Acereros de Pittsburgh, su odiado rival. Con una reputación en ascenso y un grupo de entrenadores asistentes de gran categoría, sobre todo en la coordinación defensiva, la segunda temporada de John como entrenador en la NFL fue menos vistosa, pero efectiva. Ganó nueve partidos y perdió siete. Aun así Baltimore llegó de nuevo a las eliminatorias y a la final de Conferencia. En la semifinal Los Cuervos derrotaron a los Patriotas de Nueva Inglaterra, pero en la disputa por el banderín de la Conferencia Americana fueron vencidos por los Potros de Indianápolis. John y Los Cuervos “están destinados a ganar un anillo de Super Bowl”, proclamó en ese momento el famoso John Madden, exentrenador y experto en los análisis de la NFL. La tercera temporada de John en la liga no fue nada distinta a las dos anteriores. Baltimore llegó a las eliminatorias y a la final de la Conferencia, pero de nuevo cayó ante los Acereros. Su tercer subcampeonato consecutivo de la Conferencia Americana le facilitó su permanencia en Baltimore: el 14 de febrero de 2011 firmó una extensión de contrato de tres años. La temporada pasada fue otra frustración profesional para el estratega y sus Cuervos, pues pese a que llegaron a la final de Conferencia fueron derrotados por Nueva Inglaterra. El refrán dice que no hay quinto malo y John lo comprobó. En esta su quinta temporada como estratega de los Cuervos, el mayor de los hermanos Harbaugh no se quedó en la antesala: Él y su equipo llegaron a la final de la Conferencia y la ganaron. En calidad de visitante, Baltimore derrotó 28 a 13 a los Patriotas de Nueva Inglaterra con lo cual obtuvo su boleto al Super Bowl. De acuerdo con los expertos, John vencerá a su hermano.   La otra cara   El 23 de diciembre de 1963, en Toledo, Ohio, nació James Joseph Harbaugh, quien desde su niñez mostró mejores cualidades atléticas que su hermano John para convertirse en jugador colegial y posteriormente profesional. Bajo la tutela de su padre, a comienzos de los ochenta, Jim comenzó a jugar como mariscal de campo en el equipo de su secundaria. Dueño de un buen brazo y una mirada amplia para ubicarse en el campo, en 1983 fue reclutado por la Universidad de Michigan. Durante cuatro años consecutivos fue el jugador estrella de la Universidad de Michigan, a pesar de que en 1984 se fracturó el brazo derecho y permaneció casi un año inactivo. En 1985 condujo a su equipo a la disputa del Tazón de la Fiesta, el cual se adjudicó tras derrotar a Nebraska. En 1987 Jim y su escuadra le ganaron a la Universidad de Ohio el famoso Tazón de las Rosas, lo cual le garantizaba un lugar en algún equipo de la NFL. Considerado novato sensación, en 1987 los Osos de Chicago lo contrataron como mariscal de campo. Su debut en la NFL llegó el 22 de noviembre de ese año en un partido que los Osos le ganaron a los Leones de Detroit. En este encuentro Jim sólo jugo unos minutos y lanzó 11 pases de los cuales sólo completó ocho. En las dos siguientes temporadas Jim tuvo muy poca actividad como segundo mariscal del equipo y no fue sino hasta 1990 cuando ganó la titularidad. Ese año Chicago llegó a las eliminatorias pero no pudo ganar un solo partido de postemporada. La siguiente temporada se repitió la historia y en 1993 Jim salió de la institución. En 1994 el menor de los Harbaugh fue contratado como mariscal de campo de los Potros de Indianápolis, donde permaneció sin pena ni gloria hasta 1997. Baltimore –el equipo que dirige su hermano mayor– lo contrató como mariscal de campo en 1998. Al concluir la temporada lo despidieron porque no dio los resultados que esperaban. En 1999 los Cargadores de San Diego lo reclutaron como mariscal sustituto, pero lo corrieron al concluir la temporada de 2000. Un año después lo contrató Detroit, pero antes de empezar la temporada regular lo transfirieron a Las Panteras de Carolina del Norte, donde sólo jugó seis partidos. Por este motivo terminó su carrera como jugador de la NFL. A diferencia de su hermano mayor, la carrera de Jim como entrenador comenzó en el futbol profesional y no en el colegial. En 2002 los Raiders de Oakland, lo contrataron, primero como entrenador asistente y en 2003 lo promovieron a entrenador de mariscales de campo. En 2004 fue entrenador de la Universidad de San Diego, institución con la cual permaneció dos años. En diciembre de 2006 fue nombrado entrenador de la Universidad de Stanford, a la que guió para ganar el Tazón del Sol en 2009 y en 2010 el Campeonato Nacional de Futbol Colegial, al derrotar a Virginia Tech en el Tazón de la Naranja. Esta victoria fue el empujón que Jim necesitaba para regresar a la NFL, ahora como entrenador en jefe. El 7 de enero de 2011 Los 49’s de San Francisco anunciaron la contratación de Jim Harbaugh como entrenador en jefe del equipo por cinco años y 25 millones de dólares. Con un plantel de jugadores bastante joven, en su primera incursión como entrenador de la NFL ganó 13 de los 16 juegos de la temporada regular y logró llegar a la final de la Conferencia Nacional, donde la escuadra de San Francisco fue derrotada por los Gigantes de Nueva York, a la postre ganadores del Super Bowl 46. En sólo una temporada Jim se ganó la reputación de ser uno de los mejores estrategas de líneas ofensivas de la NFL. Para su segunda temporada al frente de Los 49’s modificó su planes y volvió a sorprender a los expertos. En el séptimo partido de la temporada regular mandó a la banca a Alex Smith, su mariscal de campo estelar y en su lugar puso a Kaepernick, quien al igual que su jefe cumplía su segunda temporada en la NFL. El cambio fue muy positivo. Los 49’s siguieron obteniendo triunfos y no fue sino hasta el 24 de noviembre del año pasado cuando en un partido de interconferencia Jim enfrentó por primera vez a su hermano John. En ese juego de la temporada regular John le ganó a Jim, con resultado de 16 a 6, en lo que ahora muchos dicen es el preludio de una revancha entre los hermanos. El 20 de enero pasado San Francisco jugó contra los Halcones de Atlanta en la disputa por el Campeonato de la Conferencia Nacional. Con un final dramático el equipo de Jim logró la victoria con un resultado de 28 a 24, con lo cual ganó su boleto al Super Bowl y la posibilidad de vencer a su hermano. A Colin Rand Kaepernick se le ha considerado el arma más poderosa de Los 49’s. Es la punta de lanza de la línea ofensiva de Jim Harbaugh. Con 25 años, 1.93 metros de estatura y 104 kilos, Kaepernick es uno de los mariscales de campo con más movilidad en la NFL. Su agilidad y viveza para eludir tacleadas lo han caracterizado desde que era mariscal en la Universidad de Nevada, donde jugó de 2006 a 2010. En 2011 fue reclutado por San Francisco en la segunda selección de jugadores colegiales. Sin que se considerara uno de los mejores mariscales de campo del futbol colegial, Kaepernick, dicen ahora los expertos, estaba destinado a cosas grandes en la NFL. También beisbolista, en 2009 los Cachorros de Chicago lo invitaron a sus filas. Sin embargo declinó la oferta y se quedó en Nevada.   Luces y sombras   A Ray Lewis la vida lo está premiando en el ocaso de su carrera como jugador de la NFL. El veterano liniero de Baltimore, de 37 años, tiene garantizado un lugar en el Salón de la Fama de la NFL y puede ganar el segundo Super Bowl de su carrera. Catalogado como uno de los mejores jugadores defensivos del futbol colegial, donde defendió los colores de la Universidad de Miami, en 1996 fue reclutado por Baltimore en la primera selección de jugadores. Desde entonces Lewis ha sido la piedra angular de la defensa de Los Cuervos y fue la clave para que en 2000 ganaran el Super Bowl y a él lo nombraran “el jugador más valioso”. Desde el comienzo de su carrera se caracterizó por ser una persona conflictiva fuera del emparrillado. La misma noche que Baltimore se coronó campeón de la NFL, el 31 de enero de 2000, en Atlanta, Lewis y un grupo de amigos tuvieron una pelea callejera durante la cual fueron asesinados a navajazos Jacinth Baker y Joseph Sweeting. Se dijo entonces que este hecho pondría fin a la exitosa carrera de Lewis. Sin embargo durante el juicio la fiscalía no pudo comprobarle la acusación de asesinato y fue sentenciado a 12 años en libertad condicional y a pagar una multa de 250 mil dólares. Se le declaró culpable del delito de obstrucción de la justicia sólo gracias a que aceptó testificar en contra de sus amigos. Los asesinatos en Atlanta fueron una gran lección para Lewis, quien rectificó su vida personal y se convirtió en uno de los jugadores profesionales más dedicados y efectivos de la liga. Considerado el “hombre 100% atleta” y luego de una fuerte lesión sufrida el pasado 14 de octubre en un partido de temporada regular contra los Vaqueros de Dallas, Lewis anunció que se retiraría de los emparrillados una vez que su equipo fuera eliminado de los juegos de postemporada. No creyó que su jubilación se postergaría hasta otro Super Bowl, por lo que sus admiradores y expertos del futbol americano sueñan con una final perfecta: Baltimore ganador del Super Bowl 47 y Lewis nombrado el jugador más valioso del partido. Analistas deportivos sostienen que aunque no es imposible será muy difícil que Lewis vuelva a ganar la designación de jugador más valioso debido a la lesión que sufrió en el brazo derecho en octubre de 2012. También consideran factible que el mayor de los hermanos Harbaugh imponga su jerarquía ante la exitosa y corta carrera de Jim.

Comentarios