El Tibio Muñoz, acostumbrado al oro

miércoles, 17 de abril de 2013
En los Juegos Olímpicos de 1968 Felipe Muñoz se convirtió en el héroe nacional al ganar el oro en la competencia de 200 metros en nado de pecho. Pero la imagen gloriosa de aquel joven Tibio se fue desdibujando con el tiempo y él mismo ayudó a enterrarla cuando se convirtió en dirigente deportivo y pensó en seguir acumulando oro. El resultado es que el ahora diputado priista está inhabilitado para ejercer cargos públicos, acusado de quebrantar el erario. MÉXICO, D.F. (Proceso).- Felipe Muñoz Kapamas, presidente de la Comisión de Juventud y Deporte de la Cámara de Diputados, aún no sale del Sistema de Registro de Servidores Públicos Sancionados de la Secretaría de la Función Pública y ya está envuelto en otro escándalo.­ El Tibio Muñoz dispuso de la Confederación Deportiva Mexicana (Codeme) como si fuera su banco personal, repartiendo bonos a los empleados (incluso a él) a costa de las finanzas de esa asociación a la que ahora pretende desaparecer. Por ejemplo en la sesión ordinaria de la Codeme del 5 de diciembre de 2000 cada uno de los integrantes del Comité Ejecutivo acordó premiarse con un cupón navideño, el mayor de los cuales –de 300 mil pesos– le correspondió al actual legislador priista. Para justificarse, Muñoz y los miembros de su consejo directivo dijeron que esa compensación era un reconocimiento a su “extraordinaria labor en pro de la difusión, planeación, desarrollo y fomento del deporte federado”, de acuerdo con un documento obtenido por Proceso. Los cómplices de Muñoz fueron Marco Antonio Pastrana de la Portilla (secretario), Gabriel Goldschmied Rodríguez (tesorero), Javier Ostos Mora (representante jurídico, ya fallecido) y los vocales Francisco Cabezas Gutiérrez, Herón Soberanes Rosas, Jorge Toussaint Beltrán, Lourdes Lozano Rodríguez y Elena Subirats Simón. Cada uno de ellos recibió 36 mil pesos. Los recursos salieron del fideicomiso de la Codeme número F/321615, para lo cual se autorizó a un viejo amigo de Muñoz, Andrés López Traconis –entonces coordinador de Administración y Finanzas de la Codeme–, para que gestionara lo necesario ante la fiduciaria para la expedición de los cheques. El monto del retiro fue de 588 mil pesos. Muñoz fue presidente de la Codeme de 1994 a 2000. Antes grabó su nombre en la historia de los Juegos Olímpicos de México 68 tras conquistar una medalla de oro en natación. Pero al incursionar en los niveles de mando del deporte nacional, en la Codeme y el Comité Olímpico Mexicano (COM), el exnadador cometió una serie de irregularidades que terminaron por manchar su pasado. La Secretaría de la Función Pública le aplicó una sanción económica y lo inhabilitó 10 años para ocupar cargos públicos. En noviembre de 2002, al revisar la cuenta pública de 1999 y 2000, la Auditoría Superior de la Federación –oficio 11/139/A10351/2002– determinó la responsabilidad de Felipe Muñoz al autorizar pagos de bonos trimestrales y cuatrimestrales de productividad a 22 mandos medios y superiores así como a 63 empleados operativos de esa asociación civil, sin tener autorización de la Secretaría de Hacienda, y que cubrió con recursos etiquetados para promover la organización del deporte federado. Lo anterior ocasionó un daño al erario por 4 millones 584 mil pesos, que se registraron en la cuenta Programa del Deporte, lo que contraviene e incumple las políticas para el Catálogo de Puestos y Tabuladores de Sueldos para Personal de Mandos Medios y Superiores contenidas en el Manual de Políticas y Normas de la Confederación Deportiva Mexicana. El pago de estos bonos fue autorizado por el Consejo Directivo de la Codeme en los acuerdos del 2 de febrero de 1999 y 4 de mayo de ese año. No obstante que dichos estímulos sólo son aplicables al personal de las dependencias de la administración pública federal, Muñoz permitió que se siguiera esta práctica durante el ejercicio de 2000, de la que resultó el mayor beneficiado pues en 1999 obtuvo premios por un total de 225 mil 634 pesos, producto de tres bonos de productividad de 54 mil 463 pesos cada uno, así como un monto adicional de 62 mil 244 pesos, correspondientes al cuatro trimestre. El ahora presidente de la Comisión de Juventud y Deporte de la Cámara de Diputados duplicó sus ganancias vertiginosamente en 2000, pues por cada trimestre transcurrido recibió cheques por 91 mil 516 pesos. Además tenía una percepción mensual de 60 mil 762 pesos. En junio de 2007, con el encabezado “Medalla de oro en corrupción”, Proceso (1601) documentó los abusos en los que incurrió Felipe Muñoz al frente del COM. De acuerdo con el exdirector administrativo del Comité, Guillermo Buendía, el actual legislador priista recurrió a los autopréstamos, se benefició con el cobro de comisiones por ingresos publicitarios, falsificó facturas y cometió desfalcos. Aquí un ejemplo expuesto por Buendía: “(Felipe Muñoz) se autorizaba los pagos de comisiones –7% del monto total del apoyo– por la obtención de patrocinios. Aunque hubo algunos casos, como el convenio con Víctor González Torres, en que el apoyo llegó solito. No obstante me ordenó que expidiera un cheque por concepto de pago de comisiones. Le respondí que eso no procedía: ‘Oye Felipe, me consta que el patrocinio del Doctor Simi llegó solo’”. El patrocinio fue por 1.4 millones de pesos. Buendía, director administrativo del COM del 15 de junio de 2005 al 16 de mayo de 2006, dijo también que Muñoz “nunca dejó de cobrar su salario” en el COM, equivalente a 108 mil 912 pesos, al que presuntamente renunció el 14 de febrero de 2005, cuando fue reelecto al frente del organismo.­ En realidad, acusó Buendía, Muñoz nunca renunció a sus percepciones de 1 millón 360 mil 950 pesos al año. Incluso reveló que con dinero del COM, Muñoz costeó la boda de su hija el 5 de mayo de 2006, en la Exhacienda de Tlalpan: “A mí no me había invitado, pero un día antes de la ceremonia religiosa me dijo: ‘Ah, oye, se me había olvidado, te espero en la boda de mi hija. También te pido un favor: Sácame 150 mil pesos’. ‘¿Qué concepto le ponemos?’, le pregunté y me respondió: ‘Préstamo... o lo que sea’”.

Comentarios