A Soraya Jiménez, México la abandonó

sábado, 27 de abril de 2013
Los medallistas olímpicos del país pueden correr con diversos  tipos de suerte: la ruina o éxitos ulteriores a base de esfuerzo propio o a partir de favores políticos. La pesista Soraya Jiménez tuvo el primer destino tras una gloria tan grande como efímera al haber sido la primera mexicana que ganó una medalla de oro olímpica. Ahora, después de la muerte de la atleta aún joven, su hermano José Luis da testimonio de la magnitud del desastre que la llevó a la tumba: múltiples problemas de salud, apuros económicos, depresiones, olvido de autoridades y amigos, uso abusivo de su figura… MÉXICO, D.F. (Proceso).- Soraya Jiménez murió triste. La agobiaba el dolor físico de un sinnúmero de lesiones y enfermedades mal tratadas y peor cuidadas. Pero el cuerpo no le dolía tanto como el alma. Las decepciones se le acumularon en forma de un sufrimiento cáustico que los antidepresivos no alcanzaron a calmar. Falleció esperando que sus amigos del deporte o uno de tantos políticos que se le acercaron cumplieran con la promesa de darle trabajo. La primera mexicana que ganó una medalla de oro olímpica vivía al día. “No quería limosna ni que le regalaran dinero. Quería una oportunidad para ganarse la vida y sentirse útil”, dice José Luis Jiménez, hermano de la atleta. –¿Cómo fueron los últimos años de Soraya Jiménez? –Físicamente muy deteriorada por años de cirugías, enfermedades y tratamientos. Anímicamente también mal, incluso llegó a estar con un siquiatra. El deportista de alto rendimiento en México entrena, obtiene una medalla olímpica y luego no sabe qué hacer. Todo el mundo se les acerca, desde políticos hasta gente que quiere que realcen sus eventos. Muchos políticos que la invitaban a apoyarlos nunca se acordaron de que también comía, tenía necesidades y que tenía que ganar dinero. Quedó en el olvido económicamente. “No estudian porque son atletas de alto rendimiento, luego comienzan a estudiar cuando están en una edad en la que ya deberían trabajar. Pero si estudian, ¿de qué viven? Nadie te estira la mano. El último año se dedicó desesperadamente a tocar puertas y no se le abrieron. Todo el mundo le decía: ‘Sí, amiga, Sorayita, Sori…’. La realidad es que lo poco que tenía, ahora nos dimos cuenta, se dedicaba a darlo, pero a ella nunca le dieron. Y así se fue, sin nada, viviendo al día.” –¿A qué políticos les pidió ayuda? –No me sé el nombre, pero, por ejemplo, hace como dos meses una persona del Estado de México la llamó para decirle que la acompañara a un homenaje. La engañó porque le dijo que le iban a pagar y no le pagaron. Tampoco fue homenaje. La llevaron a inaugurar dos gimnasios y hasta le robó su chamarra que dejó en el coche de esta señora. Soraya le dijo: “ni me pagaste y me robaste mi chamarra”. Ya después ni las llamadas le tomaba. A ese grado. Y así fue siempre. Si se podían aprovechar de ella lo hacían. “Mi padre la apoyaba económicamente muchísimo. De ninguna manera somos ricos. Mi papá es un asalariado, igual que yo, que apoyaba a mi hermana.” –Por tratarse de la primera mujer medallista olímpica esperaríamos que tuviera una vida fantástica. –Todo lo contrario. Te puedo hablar de una vida de vicisitudes. Desde tocar puertas y decirle que se las iban a abrir hasta mucha gente que no era su amiga y sólo se acercaba porque era la medallista. Y Soraya se daba muy fácil. La verdad es que recibió muchos machetazos en la espalda. Te puedo decir que eso la deprimía, le bajaba las pilas. Al principio en la familia le decíamos: “Ya ves, te dijimos que esa no era tu amiga”. Después ya ni le decíamos nada porque veíamos que le afectaba mucho. “Te puedo hablar de muchos machetazos. No quiero decir nombres, pero varios políticos con quienes anduvo en campaña del PRI y del PAN, que no sería difícil saber cuáles, le decían: ‘Ven, apóyame y después vamos a hacer tal proyecto, te voy a dar chamba’. En tiempos de Jesús Mena en el Imcufide (Instituto Mexiquense de Cultura Física y Deporte), le dieron una oficinita de nuevos talentos. Ella se encargaba de buscarlos. Dejó ese trabajo porque nunca le pagaron. Estuvo como un año regalando su trabajo. Mi papá le decía: ‘Oye, Soraya, te dijeron que te iban a dar tanto y no te lo dieron. Reclama’. Y ella: ‘No, papá, ya que se lo queden. Cómo voy a andar cobrando’. Era incapaz de pelear, además de que le dolía que le hicieran eso. A pesar de que tenía una imagen de dura, la verdad es que era muy bonachona.” –¿Soraya sí le pidió a Mena que le pagara y jamás llegó el dinero? –Así es. Me tocó escuchar llamadas con él y con Fernando Platas. Le decían: ‘Ay, amiga, es que no me han soltado los recursos. Es que no me los han autorizado, no tengo dinero’. Te puedo decir que Mena y Carlos Padilla pagaron todos los gastos funerarios. Muy bien. Qué triste que sea al final. ¿Por qué no en vida? Como decía Soraya, ¿homenajes, para qué? Como a Noé Hernández, que tres días lo trajeron de un lado a otro. Soraya dijo: ‘No manchen, pobre Noé. Seguro ya se revolcaba en el ataúd. Yo no quiero eso’. Y le doy toda la razón. Porque además no me dirás que no es cierto: todo el mundo va a la foto. Prueba de ello es que a las hijas de Noé y a la esposa no les han dado nada. “Fueron muchos golpes para Soraya. Muchas veces llegó diciendo que le habían ofrecido algo en la Conade. A la mera hora no le daban nada. Eso pasó con Carlos Hermosillo y Bernardo de la Garza. Ella no pedía que le regalaran dinero, quería trabajo.” –Soraya estaba triste y deprimida por todo eso. –Sí. Ella quería ser totalmente independiente de mi papá y no podía. Sólo le tomaban el pelo. A últimas fechas, manifestó que por fin sabía diferenciar a sus cuates de parranda y cotorreo y sus amigos en quienes podía confiar. Le tomó mucho tiempo saber distinguir. Uno o dos años se distanció de la familia porque le cuestionábamos mucho a sus amistades. Se enojaba cuando le decíamos: ‘Esa no es tu amiga’. Ella se aferraba con que sí.” –Incluso el propio Mario Vázquez Raña, que decía que era como su hija, no asistió al funeral –De cierta manera lo entiendo. Yo se que él no se para en ese tipo de cosas. Sé que sí le dolió. Conmigo no habló. No sé si con mis padres. Mi papá hasta ahora no me ha comentado nada. Pero estuvieron grandes amigos que sí la querían, como Carlos Padilla, que siempre le dio apoyo incondicional; Rogelio Hernández, amigo de la familia, muy entrañable; Rosalinda Coronado o Víctor Estrada, que es un amigo de diez. –¿Soraya permanentemente se quejaba de dolor? –Más del 80 por ciento del tiempo sí. Cuando no eran problemas mal atendidos por los médicos, era que ella se mal cuidaba. Hubo médicos que la operaron de lo mismo tres veces, como aquel que la convenció de ponerle meniscos donados, una cirugía con pocas probabilidades de éxito. Mi papá le decía que no lo hiciera, pero Soraya siempre salía con que es mi médico y además mi amigo. Otro doctor del hospital Ángeles la operó como cinco veces de lo mismo. “Hubo de todo: el que se quiso levantar el cuello e hizo mal las cosas, los que no le daban diagnósticos claros. En una ocasión la operaron del cuello, le pusieron una placa con dos tornillos pero fue una cirugía mal practicada porque el doctor puso un aparato que no era el indicado. La tuvieron que volver a operar.” –Cuando Soraya dio positivo en un control antidopaje en 2002 fue por un antidepresivo. ¿Desde entonces ya tenía problemas emocionales? –No los tomaba de manera regular. Por alguna razón andaba muy decaída y trataron de subirla un poquito. Después fue exculpada por eso, porque era un medicamento recetado, pero no, en ese entonces aún no tomaba nada. Los antidepresivos los empezó a tomar porque tenía tanto dolor físico, en las vértebras, espalda, cuello, codos, en todos lados, que era algo que no la dejaba dormir. –En su perfil de Facebook lo último que escribió fue justamente eso. Parecía desesperada por no poder conciliar el sueño. Manifestó que ya había tomado todo lo que se podía tomar y seguía sin dormir. –Sé que sí tomaba pastillas para dormir. Nada fuera de lo normal. Eso de que tomó todo, bueno, no sé si un té, leche con miel o pasiflora. No sé a qué se refería. No dormía por el dolor y la angustia, como todos, de cuando no hemos cobrado, tenemos deudas y no hay dinero. Creo que por ahí va más bien. –¿Era tan grave su situación económica? –Sí. No parecía. Vivía en la Condesa, tenía coche. Pero no, ese departamento se lo compró regresando de Sídney (cuando ganó la medalla) con 1.7 millones de pesos que le dio como premio el Estado de México. No lo había ni terminado de amueblar. Gas Uribe, su patrocinador, le regaló una camioneta Mercedes que costaba 800 mil pesos y dos años después la vendió y se fue comprando siempre coches mucho más baratos. Terminó con un Peugeot. Dinero, mi papá se lo daba. Le afectaba eso de que ya tengo 35 años y mi papá me sigue dando. Quería ayudar a mis papás y no podía. Esa era su batalla constante. “Daba clases de halterofilia en la UEM (Universidad del Estado de México). ¿Cuánto te gusta que ganara? Iba y venía de Toluca diario. En casetas y gasolina se le iba el sueldo. Lo hacía por gusto. Veía a los chavos con posibilidades de triunfar y lo hacía por ellos. Televisa le pagaba una exclusiva por temporadas, no sé de cuánto, era para garantizar que estuviera con ellos en Juegos Olímpicos y eventos importantes. De ahí se ayudaba.” –Justo para los Juegos Olímpicos de Londres, Televisa presentó un sketch donde Soraya salió vestida de novia en una escena muy ridícula. Es terrible que un personaje de la investidura de Soraya haya tenido que hacer eso. –Un atleta olímpico merecía un poco más de respeto, ¿no? Mira. Fueron opiniones encontradas. Mi papá se indignó. A mí me dio risa. A Magaly (hermana gemela de Soraya) también. Mi mamá dijo, pues si ella quiso… Soraya nos explicó que al principio no estaba muy convencida, pero como todos le entraron se convirtió en una broma de todos. “Que Televisa la haya obligado no creo, pero sí sintió la obligación moral de hacerlo. En Sídney, bajando de la tarima después de ganar la medalla, Televisa le ofreció mucho dinero para irse con ellos. Pero Soraya dijo: ‘A mí siempre me ha seguido TV Azteca’. Entonces, aunque esta empresa no le pagó siguió con ellos en las entrevistas.” –¿Soraya rechazó un cañonazo de cuánto dinero por lealtad a TV Azteca? –Un representante de Televisa se le acercó a mi mamá y le dijo: ‘Señora, sé que TV Azteca le está ofreciendo 3 millones de pesos a Soraya por la primera entrevista. Estoy autorizado para ofrecerles el doble y que se vaya con nosotros’. Mi mamá le dijo: ‘Díganle a ella’. Y Soraya dijo que no, que Azteca había sido muy leal siguiéndola. Soraya era muy agradecida. Se llevó muchos trancazos por la lealtad. Ella se cortaba las venas por alguien y ese alguien le terminaba dando una patada. Y TV Azteca tampoco nunca le dio nada. Al menos le hubiera dado trabajo. O como lo que pasa ahora, que hace 18 meses no se ha cobrado el dinero de su salario del Imcufide. –¿Por qué no ha recibido ese dinero? –No lo sé. No hay explicación hasta la fecha. Incluso hace poco habló Fernando (Platas) a la casa para decirle de un homenaje. Nosotros le dijimos: “Ni siquiera te apareciste el día del velorio, y eso que eres el dirigente del deporte en el Estado de México”. Era la primera persona que debió haber estado ahí, porque además era su amigo. Esa es mi opinión. “Víctor Estrada hasta le decía a Fernando: ‘A partir de abril ya no le pagues porque ya no está, pero para atrás ¿qué onda?’. Mi papá me dijo, ya no pelees nada. Y yo le dije que al menos done ese dinero, pero que lo paguen porque se lo ganó ella. En más de una ocasión Soraya le pidió a Platas: ‘Págame’. Y Fernando siempre salió con que ‘no tengo’. Víctor Estrada llegó a presionar y le decía: ‘Oye, Fernando, págale. No seas desgraciado. Pide una partida especial, ¿cómo que no hay dinero?’” –¿Por qué Soraya tuvo que ir con un siquiatra? –Porque los dolores físicos derivaron también en depresiones. Las depresiones si no son problemas de la cabeza pueden derivar en algo físico o una molestia física te puede llevar a una depresión. Soraya terminó casi como si fuera de cristal. Y es que era cosa tras cosa. En un temblor de hace unos meses el edificio más dañado fue donde vivía Soraya. Fue el único que quedó como comprimido. Se la pasó peleando con el constructor, con protección civil. Todo el mundo se hizo a un lado. Le pidió ayuda a sus “cuates” políticos. Y nada. Mi papá terminó pagando la reparación. No se podía vivir ahí. La pared tenía aberturas tan grandes que veías para la calle. “Creo que ser una gloria olímpica no le sirvió de mucho. En una ocasión, antes de que fuera a los Juegos Olímpicos, Canadá, España y Turquía le ofrecieron becas para estudiar, dinero, casa, la nacionalidad, con tal de que se fuera con ellos. Era mucho dinero. Le dijimos considéralo. Es una buena oportunidad, vas a estudiar. Si ganas algo vas a tener tu vida resuelta. Creo que hubiera sido lo mejor para ella. “Soraya dijo que no, simplemente porque no hay otra bandera ni un himno como el de México. Nos quedamos callados. Traía el nacionalismo a flor de piel. Lo hizo por su país, que luego la abandonó. A pesar de tanto dolor físico y del abandono siempre decía que no cambiaba su medalla por nada. Pagó el precio.” –¿Considera que la medalla fue demasiado pesada, que necesitó orientación para lidiar con todo lo que trajo ganarla? –Le faltó un guía. En México un medallista olímpico sólo tiene claro que quiere conseguir un triunfo y cuando lo consigue no sabe qué viene atrás. Nosotros como familia tampoco lo sabíamos. Fue una avalancha. Nunca hubo alguien que le dijera “yo te oriento, me vas a pagar porque vivo de esto, pero te voy a ayudar a aprovecharlo”. –Soraya tuvo varios representantes. –Todos, todos la exprimieron. No hubo uno que la ayudara. Por ejemplo, la hermana de Platas (que tiene una agencia de relaciones públicas) le decía: ‘Oye, Soraya, hay que ir a tal lugar a dar una conferencia, pero no te van a pagar’. Ella cobraba en su nombre. Le decían que había que hacer algo pero sin paga, y se quedaban con el dinero o cobraban 50 pesos y a Soraya le daban 5. A base de golpes aprendió lecciones muy duras… –¿Qué propone para que su muerte no sea en vano? –El atleta mexicano es como el soldado que fue a Vietnam: van y se parten la madre por el país. Regresan y un tiempo son héroes. De repente son los olvidados. ¿Qué sabe hacer un soldado? Disparar. Preséntalo en la sociedad. No tiene cabida. Lo mismo pasa con los atletas. Dieron todo por el país. Soraya lo hizo y con gusto. Empeñó hasta su salud. Ahora, ¿cómo lo cobijas? No le regales. Eso no. Ponlos donde puedan hacer algo productivo. Los políticos los usan, se lavan la cara con ellos, pero no los ayudan a estudiar ni a encajarlos en la sociedad… “Por eso cuando nos dicen vamos a hacerle un homenaje nosotros decimos no. Además es poner más el dedo en la llaga. No es crueldad, ya queremos darle la vuelta a la página. ¿Homenaje? No, gracias. Dales un seguro de gastos médicos, un seguro de vida. Eso sí es útil. ¿Para qué quieres un pasillo que se llame Soraya Jiménez o una plaza comercial como propuso Eruviel (Ávila)?...”. (Fragmento del reportaje que se publica en Proceso 1904, ya en circulación)

Comentarios