Dos cintas sobre la activista zapoteca Eufrosina Cruz

Proceso sostuvo una conversación con la indígena Eufrosina Cruz Mendoza, cuyas batallas en pro de la igualdad de género en su natal Oaxaca inspiraron un par de largometrajes de reciente estreno. Mientras la cineasta mexicana Ana Cruz relata en Las sufragistas la histórica lucha feminista en México, La revolución de los alcatraces, de Luciana Kaplan, retrata a esta mujer zapoteca en pleno activismo. MÉXICO, D.F. (Proceso).- Contada por un sinnúmero de notas periodísticas mundiales y en el libro de la española Martha Gómez-Rodulfo Alas de maguey, la ardua lucha de la indígena zapoteca Eufrosina Cruz Mendoza ahora se expone en dos documentales, de diferente manera: Las sufragistas, de Ana Cruz, y La revolución de los alcatraces, de Luciana Kaplan. Las sufragistas se encuentra en cartelera desde hace cuatro semanas y seguirá en la Cineteca Nacional y las salas de Cinemanía. Después recorrerá Morelos, Puebla, Veracruz y Oaxaca, entre otros estados de la República. Su directora, Ana Cruz, informa que al filme le ha ido mucho mejor de lo que ella esperaba: “Las sufragistas ha levantado muchas reac­ciones positivas. Cerca de 10 mil espectadores lo han visto en tres semanas. El pasado 25 de marzo nació el bebé de Eufrosina en Oaxaca, así que esperaremos un par de semanas para la première en ese estado.” En tanto, Las revolución de los alcatraces se proyecta en festivales.   Lideresa ejemplar   De origen zapoteca, Eufrosina Cruz Mendoza logró llegar a diputada local en 2010. Se sumó a la LXI Legislatura del Congreso de Oaxaca, convirtiéndose en la primera mujer indígena en presidir ese Congreso. Antes, inició una intensa lucha por los derechos de las mujeres en los municipios indígenas de Oaxaca. Estuvo bajo la lupa nacional cuando ganó la elección para presidenta municipal de Santa María Quiegolani en 2007, pero fue anulado su triunfo por la Asamblea Municipal (integrada sólo por hombres) porque, según las leyes municipales de usos y costumbres que determinan el sistema de elección de los ayuntamientos, eran nulos sus votos al no tener derecho a ser candidata, y sólo se reconocía el derecho a votar y ser votado a los varones. Entonces, Cruz Mendoza inició una serie de protestas ante instancias locales y nacionales para que se modificaran las leyes de usos y costumbres y se les reconociera la totalidad de sus derechos políticos a las mujeres. Su voz se escuchó en el extranjero. Hacia 2010 fue postulada como candidata a diputada local por el Partido Acción Nacional (PAN) en el contexto de la coalición Unidos por la Paz y el Progreso que, junto con el PRD, el PT y Convergencia, postulaba a Gabino Cué Monteagudo a la gubernatura del estado. Eufrosina Cruz Mendoza agradece a las cineastas Ana Cruz y Kaplan por difundir su labor: “Les doy las gracias que vieron una oportunidad de difundir este tipo de casos porque se olvidan, y en la montaña, ¿quién nos puede escuchar? Lo que me dejan estos largometrajes es que debemos romper el miedo que a veces nos detiene para hacer lo que nosotras creemos. Le tenemos miedo a los cuestionamientos porque generar cambios no es fácil, te vuelves un problema para tu propia familia y tu propia comunidad; pero ese es el reto y la responsabilidad de nosotros, hombres y mujeres, de esta sociedad.” –A usted la amenazaron los varones en el poder cuando ganó la presidencia municipal de Quiegolani. Le dijeron: “Vamos a callarte con balas, las mujeres fueron hechas para atender a los hombres”. –Cuando regreso a mi entorno, a las comunidades, y miro a muchos niños descalzos, a las mujeres que siguen siendo violentadas, golpeadas, a esos varones alcoholizados, veo que debo seguir y romper el miedo. “Dos veces trataron de sacar de la carretera el carro en el que iba con otras personas, como comento en Las sufragistas. Cuando empiezas a generar cambios en una sociedad por supuesto que te vuelves un problema, porque empiezas a generar la libertad de la conciencia del ser humano y lo que no quieren en este país es que la sociedad avance, y te van a detener; pero entendí que la única persona que me va a quitar lo más sagrado que es la vida va a ser Dios y que yo debía seguir adelante porque si no lo hacía yo nadie lo iba a hacer, por mi comunidad y por mi familia.” –Pero sí ha avanzado como diputada, ¿verdad? –En Oaxaca ya logré una reforma en el artículo 25 de la Constitución local, que eleva a rango constitucional el sufragio efectivo de las mujeres, y quien violente ese derecho va a significar la nulidad de la elección. “Mi otro reto es hacerlo a nivel federal, que se eleve a rango constitucional el derecho al sufragio de las mujeres en las comunidades indígenas.” –No fue visto con buenos ojos que participara con el PAN para la diputación. ¿Por qué laborar con un partido conservador que está contra el aborto? –Lo he dicho con letras claras. A mí no me interesa si dicen que es de derecha, izquierda o centro. A mí me interesa que me ayuden a generar los cambios que necesitan mis comunidades porque ahí la gente no entiende qué es conservador, ni qué es derecha o centro o izquierda. Ellos quieren ser tomados en cuenta, y si el PAN o el PRD te lo da, pues bienvenido. “Hay una Coordinación de Asuntos Indígenas al interior del PAN y me dieron la responsabilidad de presidirla y coordinarla, y no veo si los que están ahí son conservadores o no, lo que busco es dar espacio y visibilidad a mis hermanas y mis hermanos. “Jamás me han dicho cómo tengo que realizar las cosas. El día que lo hagan, me voy. La vida me enseñó a tomar mis propias decisiones asumiendo también las consecuencias.”   Dos retratos de Eufrosina   La historia de Eufrosina Cruz Mendoza hizo que la directora de Las sufragistas también reviviera la lucha de las mujeres en el país por el sufragio a lo largo de un siglo de historia. En la película se ve que, a más de 50 años de conquistar el derecho al voto femenino, las sufragistas contemporáneas continúan la defensa de la participación de las mujeres en la política y en diversos ámbitos públicos. El filme ofrece testimonios de ella y también de Michelle Bachelet y de las exgobernadoras mexicanas Amalia García, Ivonne Ortega, Beatriz Paredes, Rosario Robles y Dulce María Sauri. Se le pregunta a Ana Cruz, autora del libro Bertha Navarro, cineasta sin fronteras, qué significa haber realizado Las sufragistas y ella relata que esta cinta es “muy importante”, porque cuando presentaba su anterior documental Mujeres de la revolución mexicana le decían que “las mujeres ya lograron todo, y les aclaraba que no porque la discriminación seguía muy alta”. Dice: “En la política ha habido una discriminación terrible hacía la mujer porque a los varones les da mucho miedo soltar el poder para las decisiones de una nación. Ahora, el mundo exige que mujeres y varones participemos.” Producen su largometraje el Imcine, el Conaculta, Ac Arte y Cultura en Movimiento, con el IFE, la Filmoteca de la UNAM y ONU Mujeres. La revolución de los alcatraces, de Kaplan, se enfoca totalmente en la vida y despertar social de Eufrosina Cruz Mendoza tras aceptar un puesto en la Cámara de Diputados de su estado. Kaplan dice a este semanario que realizaba un documental de mujeres de Iraq en el exilio (que no se logró), cuando la conoció y quedó fascinada: “Esta mujer quiere cambiar a toda costa las condiciones de su comunidad. Me di cuenta de que ella se asemejaba a lo que iba a hablar de los usos y costumbres en Iraq y dije: vamos a seguirla y a ver qué pasa. Fue una relación que duró dos años. En este proceso largo e intenso se hizo diputada y en el inter tuvo una hija.” Recibió apoyos del Fonca, del Centro de Capacitación Cinematográfica (CCC) y el Imcine, y “de alguna manera la historia se hizo más profesional y más interesante”.­ –¿Cuál es su opinión de Eufrosina Cruz? –Eufrosina pone realmente todo su tiempo y su ser para ayudar a las comunidades indígenas; pero el hecho de que se haya involucrado en la política para mí fue muy fuerte, porque es con el PAN y eso genera muchos interrogantes. Por otro lado me gustó lo que me dijo: “Sé que me están utilizando, pero yo los estoy utilizando a ellos también y quiero mejorar a mis comunidades. Yo sé quien soy. Si a partir de esto puedo generar los cambios y mejorar la salud y la educación de las mujeres, es lo que voy a tomar”. Eufrosina ha roto con todos los parámetros.

Comentarios