Los bancos, siempre ganones, ahora en la mira

sábado, 11 de mayo de 2013
Aun cuando fueron los invitados especiales a la presentación de las iniciativas de reforma financiera –13 decretos que modifican 34 leyes–, los banqueros escucharon los regaños del Ejecutivo, del titular de la Secretaría de Hacienda, Luis Videgaray, y del presidente nacional del PRD, Jesús Zambrano. Los criticaron por su voracidad y su renuencia a otorgar créditos, e incluso los tildaron de agiotistas. Y ellos aguantaron la andanada, sabedores de que, aun cuando no los consultaron para la elaboración del documento, seguirán con sus ganancias.    MÉXICO, D.F. (Proceso).- Luego de dos semanas de suspenso, el miércoles 8 el gobierno de Enrique Peña Nieto presentó al Congreso la iniciativa de reforma financiera que se había frenado por diferencias entre los firmantes del Pacto por México. Se eligió el histórico y emblemático alcázar del Castillo de Chapultepec para darle realce a la presentación y firma de los 13 decretos –que modifican 34 leyes– que le dan forma a dicha iniciativa. Y si bien se refrendó la supervivencia del pacto, acabó convirtiéndose en un juicio sumario contra los bancos y los banqueros –los invitados especiales a la ceremonia–, quienes sintieron las acerbas críticas y los cuestionamientos del presidente Peña Nieto, el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, y de los líderes de los partidos firmantes del documento. Jesús Zambrano, presidente nacional del PRD, se salió de la crítica velada y diplomática. Preguntó: “¿Por qué si la banca, el sistema financiero en general, tienen los atributos de ser sólidos, saludables y bien capitalizados, no contribuyen a detonar el crecimiento económico del país?” Y él mismo respondió: “Yo diría, primero, porque no existe una verdadera banca en nuestro país… Lo que tenemos es una banca usurera, que no arriesga, que no apuesta al desarrollo; tenemos lamentablemente una suerte de agio bancario, un moderno agiotismo en nuestro país.” Y siguió: “Una gran parte de las ganancias industriales y productivas en general se las llevan los banqueros por las altas tasas de interés y el alto costo de las comisiones que cobran.” Javier Arrigunaga, director del grupo financiero Banamex y, a la postre, presidente de la Asociación de Bancos de México, aguantó vara desde su lugar en el presidium, pero con el rostro endurecido. (Fragmento del reportaje que se publica en Proceso 1906, ya en circulación)  

Comentarios