Uso de "narcoavión" tiene bajo sospecha a la presidenta de Costa Rica

jueves, 16 de mayo de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- Una “cadena de fallos” entre el despacho de la presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, y la Dirección de Inteligencia y Seguridad (DIS), ocasionó el escándalo que ahora tiene a su gobierno bajo sospecha de presuntos vínculos con el narcotráfico. El viaje de Chinchilla a Lima, Perú, el fin de semana pasado para asistir a una boda a bordo de un avión propiedad de la empresa canadiense THX Energy, ya ocasionó el miércoles por la noche la renuncia del Ministro de Comunicación y asesor de máxima confianza de la mandataria, Francisco Chacón González. La razón es que el avión en el que viajó la mandataria, en al menos dos ocasiones de manera gratuita, fue facilitado por Gabriel Ricardo Morales Fallón, supuesto directivo de THX Energy, y quien presuntamente tiene vínculos con el capo del narcotráfico Juan Carlos Ramírez, Chupeta. En un comunicado, la presidenta señaló que su gobierno, y en particular su ministro de Comunicación, fueron “engañados” por el empresario colombiano que se presentó con sus colaboradores como Gabriel O’Falan. Chinchilla resaltó su “profunda preocupación” por la “cadena de fallos” que se produjeron por no desplegarse “los filtros y controles” que pudieron dar la alerta sobre el ‘narcoavión’. La noche del miércoles, con la voz entrecortada, el rostro pálido y desencajado, Chacón González dijo ante los medios de su país que fue engañado por Morales Fallón, el ejecutivo de 46 años que hace cinco fue cuestionado en su país por su relación con Chupeta. “Yo soy el que he dado la cara ante ustedes defendiendo la validez del viaje, defendiendo de que la empresa era correcta y que sus actividades eran incuestionables. Ante la realidad de hoy siento que lo correcto es presentar mi renuncia irrevocable”, dijo al anunciar su separación del gobierno de Chinchilla. De acuerdo con el diario La Nación de Costa Rica, desde 2007 Morales Fallón ha presidido de forma intermitente la empresa Thorneloe Energy, domiciliada en Panamá. La firma tiene una sucursal en Colombia que se dedica a la explotación de gas y petróleo. Hace cuatro meses, cambió su nombre a THX Energy, según anunció la firma en su página web. Según Chacón, el contacto con el empresario colombiano surgió “por referencia de terceros”, luego de fracasar un intento por conseguir con otras empresas un avión para que la presidenta viajara a Lima, para asistir a una boda y reunirse con el presidente peruano Ollanta Humala. Antes la mandataria costarricense utilizó la misma aeronave para viajar al funeral del presidente venezolano Hugo Chávez, en marzo pasado. La reunión con Morales Fallón, aseguró el exministro de Comunicación, fue concretada por el director de protocolo de Casa Presidencial, Ludwig Sibaja. El 8 de mayo, tres días antes del viaje a Lima, Chacón y la asistente de la presidenta, Irene Pacheco, se reunieron con el empresario colombiano y el futbolista Rolando Fonseca, quien dijo ser consultor de THX Energy. “Yo quise ir para que me contaran las actividades que tenían en el país y verificar que no existía ningún conflicto de intereses de la empresa”, explicó ayer el exministro y mostró una tarjeta que le entregó Morales ese día, en la que se presentó con el nombre de Gabriel O’Falan, directivo de una empresa llamada Gas Oil and Mining. “Él se presentó a esa reunión con una tarjeta de presentación falsa, con el objeto expreso y claro de engañarme”, aseguró Chacón. Luego de conocer la identidad real de Morales, Chacón y el comisionado nacional Antidrogas, Mauricio Boraschi, interpusieron una denuncia en su contra ante el fiscal general Jorge Chavarría, por el supuesto delito de uso de identidad falsa. Al ser cuestionados sobre cómo pudo Morales engañarlos a ellos y al cuerpo de inteligencia de la presidencia costarricense, Boraschi y Chacón reconocieron que “los controles fallaron”. “Es una persona que no tiene una orden de captura pendiente en la Interpol, no tiene antecedentes ni acá ni en Colombia (...). No es buscado en este momento ni por la policía colombiana ni por la policía costarricense”, justificó Boraschi. El comisionado antidroga reconoció que faltó comunicación entre el despacho general y la Dirección de Inteligencia y Seguridad del Estado (DIS) para la coordinación de los vuelos de la presidenta a Venezuela y Perú. Además, insistió en que Chinchilla no estuvo enterada de lo que sucedía hasta el lunes en la tarde. Boraschi afirmó que, “aunque parezca increíble”, en ninguna de las dos ocasiones en las que la mandataria utilizó el jet privado se realizó la consulta respectiva a Seguridad y la DIS, por lo que no hubo aval para que la mandataria utilizara el avión. “Ahí operó lo que acontece en situaciones de premura, el exceso de confianza”, alegó. Los vuelos privados Un informe de la Casa Presidencial dado a conocer por el semanario El Financiero de Costa Rica señala que en lo que va de su administración Laura Chinchilla ha realizado 10 viajes en vuelos privados desde el inicio de su administración, entre septiembre de 2010 y mayo de 2013. Los viajes han sido a México, Guatemala, El Salvador, Panamá, Colombia, Venezuela y Perú. Entre ellos destacan los que realizó Chinchilla a bordo del jet facilitado por la empresa THX Energy: el primero para viajar al funeral de Hugo Chávez y el segundo para asistir a la boda del hijo del vicepresidente costarricense Luis Liberman y a una reunión con el presidente peruano Ollanta Humala. El primero de los viajes a bordo de un avión privado lo hizo a México para participar en la celebración del bicentenario de la Independencia de México. Chinchilla también viajó a una reunión en Guatemala con Ban Ki-Moon, secretario general de las Naciones Unidas; a dos cumbres de Centroamérica en El Salvador, y a una reunión con el presidente panameño Ricardo Martinelli. Además acudió a una cumbre de negocios en México, a recibir una condecoración en Colombia, así como a Guatemala, a la celebración del cambio de era en el calendario maya. Se deslinda THX Energy Por si fuera poco, la empresa petrolera THX Energy descartó cualquier relación con Gabriel Ricardo Morales, quien según el gobierno se ostentó como directivo de esa firma. “Se informa que el único accionista de THX Energy es la sociedad canadiense Birch Island capital y que en su junta de accionistas, junta directiva, representación legal, nómina de empleados, representante comercial o delegado no figura Gabriel Ricardo Morales Fallón”, señalo la empresa en un comunicado. Sin embargo, admitió que sí recibió la solicitud para transportar a la mandataria y que la petición la hizo Ludwig Sibaja, director de protocolo de Casa Presidencial, con el fin de que Chinchilla fuera transportada por cortesía al funeral de Hugo Chávez y luego a unos compromisos en Perú. “Ludwig Sibaja, funcionario del gobierno costarricense y que está adscrito a Casa Presidencial, fue la persona que contactó a los pilotos funcionarios de THX Energy, formalizó la solicitud a través de correo electrónico al piloto del avión de THX Energy, Francisco Ugalde, enviado el día 7 de mayo a las 10:32 a.m. A través de este correo consultó la posibilidad de préstamo del avión. “Como gesto de cortesía, nuestra compañía accedió a facilitarle la aeronave a la Presidencia de Costa Rica”, confirmó la compañía. La empresa lamentó que el hecho de no tener un avión presidencial ponga en aprietos al gobierno de Costa Rica y descartó tener alguna sucursal en ese país.

Comentarios