Bomba de tiempo: Peña manda a esposa de exdiplomático defenestrado a la embajada de EU

jueves, 2 de mayo de 2013
Una designación que pasó casi inadvertida en México ha causado inquietud y estupor entre los diplomáticos mexicanos de carrera: la de Gabriela Rojas Jiménez como agregada de la Secretaría de Gobernación en la embajada de Estados Unidos. La funcionaria es hija de Francisco Rojas, director de la Comisión Federal de Electricidad, y es también esposa de Carlos Pascual, el exembajador estadunidense que ahora se encarga curiosamente de los asuntos energéticos de la cancillería de su país. WASHINGTON (Proceso).- En una decisión que podría desembocar en un conflicto binacional de intereses, el gobierno de Enrique Peña Nieto nombró agregada de la Secretaría de Gobernación en la embajada en Estados Unidos a Gabriela Rojas Jiménez, esposa del exembajador estadunidense en México Carlos Pascual. Rojas Jiménez es hija de Francisco Rojas, excoordinador de la bancada priista en la Cámara de Diputados y actual director de la Comisión Federal de Electricidad, y asumió su puesto en la sede diplomática la semana pasada, cuando Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación, realizaba una visita oficial en Washington. El nombramiento de Rojas Jiménez preocupó a algunos diplomáticos mexicanos de carrera, pues el esposo de la recién designada diplomática, el exembajador estadunidense en México, es un funcionario activo del Departamento de Estado. Desde el 18 mayo de 2011 Pascual es el enviado especial y coordinador internacional de Asuntos Energéticos del Departamento de Estado, puesto que le asignó Hillary Clinton –exsecretaria de Estado– un par de meses después de que dejara la embajada en México. “Puede ser una bomba de tiempo si se toma en cuenta el puesto que ocupa el embajador Pascual en el Departamento de Estado, ya que hay una determinación en el gobierno de México de sacar adelante la reforma energética este año... Se puede filtrar información confidencial al gobierno estadunidense”, comenta a Proceso un diplomático mexicano desde la Ciudad de México vía telefónica y hablando bajo la condición del anonimato por temor a represalias del gobierno de Peña Nieto.   La ira de Calderón   El 19 de marzo de 2011 en un comunicado de prensa Clinton anunció que Pascual, tras un año y medio como embajador de Estados Unidos en México, renunciaba al puesto. La entonces secretaria de Estado anotó que la decisión de Pascual se sustentó en la intención de preservar una estrecha relación entre los dos países y para “evitar desviar la atención de asuntos importantes” por conflictos con el presidente Felipe Calderón. La disputa entre Calderón y Pascual comenzó por la publicación del contenido de los cables diplomáticos “clasificados” obtenidos y difundidos por el sitio en internet WikiLeaks, según los cuales el embajador tenía al tanto a sus jefes en Washington del fracaso de la lucha de Calderón contra el narcotráfico y el crimen organizado. En los despachos diplomáticos clasificados difundidos por el diario La Jornada, Pascual notificaba al Departamento de Estado acerca de la descoordinación que había en el gobierno de Calderón y del papel que jugaban el Ejército y la Marina en el combate al crimen organizado. El 22 de febrero de 2011, poco después de conocer el contenido de los cables despachados a Washington por Pascual, Calderón –en entrevista con el periódico El Universal– tildó de “ignorante” al entonces embajador estadunidense. Poco después, el 3 de marzo del mismo año, The Washington Post publicó en su página de internet una entrevista con Calderón en la cual el entonces mandatario mexicano declaró que le había perdido la confianza a Pascual. Según esa nota del Washington Post, Calderón personalmente había notificado a Obama su molestia con Pascual durante la reunión que habían tenido ese mismo día en la Casa Blanca. Oficialmente, por lo menos en México, la salida de Pascual fue achacada a la inconformidad de Calderón por el contenido de los cables diplomáticos sobre su guerra contra el narco. Sin embargo en la capital mexicana varios columnistas propagaban que la renuncia diplomática ocurrió por otros motivos. Las versiones periodísticas y los rumores dentro del círculo político en el que se encontraba Calderón, sostenían que la rabia de éste con Pascual se sustentaba en que el embajador estadunidense tenía un romance con Rojas Jiménez. Los rumores en torno a esta relación especificaban que la molestia de Calderón se debía a que Rojas Jiménez, además de ser hija de un priista “de hueso colorado”, había sido esposa de Antonio Vivanco Casamadrid, su amigo personal y exasesor, a quien incluso nombró director de la Comisión Federal de Electricidad en reemplazo de Alfredo Elías Ayub. Varios diplomáticos mexicanos de carrera aseguran que por los términos de la complejidad de la relación con Estados Unidos y sobre todo por el nuevo enfoque que quiere darle a ésta el gobierno de Peña Nieto, es inconcebible que Rojas Jiménez fuera nombrada agregada de Gobernación en la embajada de México. “No puede ser, es la esposa de un embajador y alto funcionario del Departamento de Estado en activo”, declara a Proceso otro diplomático mexicano que pide la reserva de su nombre. El jueves 18, durante la presentación de Osorio Chong en el Centro Académico Woodrow Wilson para hablar del resultado de su visita oficial de dos días a Washington, aunque con un perfil bajo Rojas Jiménez hacía su primera aparición pública como representante de Gobernación en la capital de Estados Unidos. La esposa de Carlos Pascual se encargará de la relación con las agencias de seguridad de Estados Unidos –FBI, CIA y DEA–, del proceso y manejo de asuntos altamente sensibles en materia de seguridad y también de otras funciones políticas.

Comentarios