El apagón analógico que 'mató' a los televisores

sábado, 1 de junio de 2013
Desde diciembre de 2011, especialistas en medios de comunicación advirtieron sobre las contingencias que podrían ocurrir en materia de televisión digital.  Las autoridades los desatendieron y hoy las fallas están a la vista en Tijuana, donde la semana pasada se puso en práctica el primer apagón analógico que literalmente mató las televisoras de quienes no tenían decodificador. Hoy, en plena campaña electoral en Baja California, la Cofetel está arrinconada, mientras Televisa y TV Azteca azuzan a los descontentos y obligan al organismo a establecer un nuevo plazo para el apagón en la ciudad fronteriza. MÉXICO, D.F. (Proceso).- Furioso, un señor de Tijuana irrumpió la noche del 28 de mayo en el hotel Camino Real, donde los funcionarios de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) se reunieron para decretar el primer “apagón analógico” de las señales televisivas en México y América Latina: –¡Quiero ver al cabrón que mató a mi televisión! –exclamó. El personal de seguridad lo dejó entrar, mientras algunos reporteros locales y cámaras de televisión lo grabaron. La escalada de furia contra la medida anunciada por Cofetel desde octubre de 2012 comenzó a tomar tintes no sólo de molestia ciudadana, sino de guerra electoral –en plena campaña por la gubernatura de Baja California–, de una nada velada ofensiva de las dos principales televisoras del país, Televisa y TV Azteca, contra el primero de varios “apagones” escalonados en las ciudades de la frontera norte del país, y de una disputa al interior del gobierno federal entre el titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Gerardo Ruiz Esparza, y el subsecretario Ignacio Peralta, este último apoyado por el titular de Hacienda, Luis Videgaray. En medio de esta disputa, el presidente Enrique Peña Nieto giró “instrucciones” a la SCT para resolver el descontento y la Comisión de Radio y Televisión del Instituto Federal Electoral le solicitó a Cofetel posponer el “apagón” analógico hasta después del proceso electoral estatal, que se realizará el 7 de julio próximo. La molestia de las televisoras no es para menos. El “apagón analógico” obligará a las empresas de Emilio Azcárraga y de Ricardo Salinas Pliego a entregar el espectro sobrante de la banda 700 Mhz, la auténtica “mina de oro” de las telecomunicaciones. Tan sólo en Tijuana, el “apagón” liberó 48 Mhz de la banda 700 Mhz (suficientes para seis canales de televisión actuales) que podrían ser usados para servicios de telecomunicaciones, según informó Fernando Borjón, jefe de la Unidad de Sistemas de Radio y Televisión de la Cofetel. (Fragmento del reportaje que se publica en Proceso 1909, ya en circulación)  

Comentarios