Todo Nezahualcóyotl... en iPad

viernes, 2 de agosto de 2013
Lo que no existe en ninguna biblioteca real en torno a la vida y obra del rey de Texcoco, el poeta más célebre del mundo náhuatl, está hoy en “Nezahualcóyotl”, aplicación para iPad, del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. Su curador, el nahuatlato francés Patrick Johansson, del Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM, hizo nuevas traducciones que acompañan las clásicas de Ángel María Garibay y Miguel León-Portilla. En un par de meses más este desarrollo estará disponible en internet. MÉXICO, D.F. (Proceso).- Como desde el fondo de un espejo humeante van apareciendo las figuras de los códices, la música de las chirimías, los teponaxtles, los silbatos y los huéhuetles, el canto de las aves y los sonidos del bosque, las huellas del poeta y su canto de lo efímero donde el dolor, la muerte y el paso del tiempo se juntan en este mundo con el goce y el culto al Dador de la Vida. Ahí, en la tablilla mágica de la electrónica surge, en aplicación (App) gratuita de iPad, como en ninguna biblioteca real, todo lo que se puede saber hasta hoy del rey-poeta Nezahualcóyotl. Lo dice así el historiador francés de la UNAM que domina ampliamente el náhuatl, Patrick Johansson, discípulo de Miguel León-Portilla, en la sala de su casa: “Estos aparatos son instrumentos juveniles. Los jóvenes no leen libros, pero sí abren el instrumento electrónico. La idea general era poner al alcance de ellos todo lo que hemos investigado hasta ahora de Nezahualcóyotl.” “La investigación fue exhaustiva gracias a la curaduría del doctor Johansson”, enfatizan Martha Canseco –quien con Luis Jáuregui desarrolló el proyecto para el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes desde mediados de 2012–, y Juan Carlos Velasco –quien desarrolló la aplicación con Ana Pulido de la empresa ilibris–. Participaron también el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, Radio Educación, y los institutos de investigaciones Históricas y Bibliográficas (Biblioteca Nacional) de la UNAM. El objetivo central era reunir toda la poesía conocida del tlatoani de Texcoco. Johansson, también miembro de número de la Academia Mexicana de la Lengua (en la cual tomó la silla de José Luis Martínez, quien a su vez escribió una biografía de Nezahualcóyotl), explica que se consultaron las fuentes originales: Cantares mexicanos (en el Fondo Reservado de la Biblioteca Nacional de la UNAM) y Romances de los Señores de la Nueva España (Biblioteca de Austin, Texas). Una vez que se identificaron todos los poemas, Johansson revisó las traducciones al español de estos textos escritos por los frailes (las de Ángel María Garibay y Miguel León-Portilla se tomaron de los Cantares…), e hizo unas nuevas. Dado que Conaculta ya había desarrollado aplicaciones con poemas de sor Juana Inés de la Cruz, José Gorostiza y Octavio Paz, se pensó en un poeta prehispánico. Y qué mejor para ello que la asesoría de Johansson y León Portilla. El primero se integró de tiempo completo, el segundo se mantuvo siempre al pendiente.   Cinco apartados   La aplicación está dividida en cinco secciones (todas ellas cuentan con textos de Johansson sobre la vida y la obra de Nezahualcóyotl, algunos preparados especialmente para la app): Los poemas: Se incluyen 38 poemas, que además son leídos en español por Juan Villoro, Julio Bracho, Susana Harp y Ximena Ayala, y en náhuatl por Mardonio Carballo, Delia Carmona y Santos de la Cruz. Destaca un facsímil de algunas páginas de Cantares mexicanos, que recoge las primeras transcripciones que se conservan de diferentes cantos prehispánicos, algunos de los cuales pertenecen a Nezahualcóyotl. Próximamente se integrará el facsimilar de los Romances de los señores de la Nueva España. Cómic biográfico: Historieta animada en 150 viñetas que narra algunos de los pasajes más relevantes del rey texcocano. Multimedia: En esta sección se pueden ver y escuchar entrevistas realizadas ex profeso a León-Portilla y al propio Johansson. Además, hay un archivo fotográfico con algunas de las representaciones gráficas y escultóricas que se han hecho del rey-poeta y cuatro poemas animados gráficamente. También se incluye un árbol genealógico de los tlatoanis y príncipes de la época y sus familias, así como un mapa en 3D del Lago de Texcoco que, como es sabido, el Nezahualcóyotl ingeniero dividió con un bordo las aguas dulces de las saladas. Y se informa del Premio Nezahualcóyotl de Literatura en Lenguas Mexicanas que año con año desde 1993 entrega el Conaculta. Línea del tiempo: Inspirada en el concepto cíclico de la vida de los mexicas, presenta en cada giro digital algunos de los hechos más relevantes de la vida de Nezahualcóyotl (1402, 1 Conejo-1472, 6 Pedernal) y lo que ocurría simultáneamente en el mundo. Información adicional: Integrada por varios escritos de Johansson como las Profecías de Nezahualcóyotl, el significado de su nombre, textos inciertos atribuidos a éste (véase recuadro), su “tonalli” o presagios de su infortunio (hay que recordar que de niño desde un árbol vio morir a sus padres asesinados por Tezozómoc, rey de Azcapotzalco), la Rueda de Bobán (calendario donde aparece parte de la historia de Texcoco), y las “Liras de Nezahualcóyotl”, de Fernando de Alva Ixtlixóchitl sobre el poeta, su ancestro. La música es de Luis Pérez Ixoneztli, Óscar Hernández y Samuel Máynez.   Gesto, baile, música, palabras   León-Portilla, en la entrevista de la App, explica quién fue el rey-poeta: “Nezahualcóyotl, nacido en Texcoco en 1402 y muerto en el mismo lugar 70 años después, fue un gobernante aliado de los mexicas que logró la liberación de su pueblo que había estado dominado por los de Azcapotzalco, era hombre consultado por los diversos señores gobernantes de otros lugares, tiene fama de poeta, conocemos alguna de sus obras, se dice que fue un filósofo, ha habido muchas fantasías en torno a él, pero sí podemos afirmar que fue un hombre extraordinario.” A su vez, Johansson profundiza la diferencia entre la poesía prehispánica y la actual: “Yo diría que la diferencia es que hoy para nosotros la poesía es algo superestructural (…). Muchos de los que vivimos hoy en este mundo no necesitamos, deberíamos necesitar pero no es el caso de la poesía, y en tiempos de Nezahualcóyotl la poesía era mucho más funcional. Primero había todo este contexto dancístico; la poesía de hoy está en un libro, la leemos, hay recitales orales de elocución de los textos escritos, pero dentro de un contexto aislado. La poesía antes era no sólo lo que decía el texto verbal, sino la poesía gestual, que era la sublimación dancística del gesto que acompañaba al poema enunciado, y la música. (…) La palabra era solamente una parte del todo.” Desde siempre atento a los cambios tecnológicos que afectan la lengua, la comunicación, la literatura, el poeta José Emilio Pacheco tituló un texto suyo “Ovidio en el iPod”: “La paradoja final de la poesía, que acaso explique su aislamiento, es ser mala conductora de la dicha y del placer, y en cambio receptáculo privilegiado de la negatividad del mundo. Sus topoi, o lugares comunes o temas privilegiados, son los mismos siempre en todas las lenguas, en todas las épocas, en todas las culturas: el dolor, la muerte, el paso del tiempo, lo efímero de nuestra experiencia de la vida. Y sin embargo, por obra y gracia del arte, el sufrimiento se transforma en un goce que sólo puede dar la poesía y gracias al verso se logra decir lo que nada más es posible expresar en un poema.” Podría haberlo escrito frente a la aplicación de Nezahualcóyotl, donde los jóvenes, pero también cualaquiera, puede leer: Aunque sea de jade se quiebra, Aunque sea metal precioso se hace pedazos, La pluma preciosa se rasga, No para siempre en la Tierra, Sólo un poco aquí. Pues sí: Nezahualcóyotl en iPad, y en un par de meses más también en la web.

Comentarios