Maude Versini: "Dados cargados" en favor de Arturo Montiel

martes, 10 de septiembre de 2013
En visita fugaz para desahogar una diligencia en el Estado de México Maude Versini, exesposa de Arturo Montiel –ante quien lleva un proceso judicial para recuperar a sus hijos–, habla con Proceso. Se dice decepcionada del sistema de justicia de la entidad que gobernó su exesposo y donde, afirma, todos son cómplices de él. Desesperada, solicitó ayuda a la CNDH e insiste en pedir la intervención del presidente Peña Nieto, cuya esposa, Angélica Rivera, ha desoído los clamores de la francesa. MÉXICO, D.F. (Proceso).- “Mi caso ya no es un asunto privado, es público porque tiene que ver con un personaje público como Arturo Montiel” y “el sistema de justicia del Estado de México está claramente bajo su influencia”, sentencia Maude Versini –antigua esposa del exmandatario mexiquense– quien durante dos años ha luchado por que le devuelvan a sus tres hijos. Versini no tiene muchas esperanzas en el sistema jurídico mexicano. Considera haber perdido “22 meses”; “perversamente me hicieron sentir que ganaba” en marzo de 2012, durante la campaña presidencial. Pero desde la llegada de Enrique Peña Nieto a la Presidencia de la República, la demanda por la “retención ilegal” de sus hijos se ha ido perdiendo. En entrevista con Proceso en un hotel cercano al aeropuerto capitalino Versini confiesa temer por su vida, aclara que no conservó ninguna de las varias propiedades inmobiliarias a su nombre “pero las cuales en realidad eran de Arturo Montiel” y relata las llamadas que aún le hace el exgobernador en plan romántico, mientras mantiene retenidos a sus tres hijos. Uno de ellos, Alexis de 8 años, con problemas de autismo. La joven francesa, visiblemente afectada por la presión emocional después de la audiencia del martes 3 en el juzgado de Lerma, advierte que su gestión ante la CNDH es uno de sus últimos esfuerzos para que “respeten mis derechos como madre” y solicita la intervención directa de Enrique Peña Nieto, a quien conoció en la época dorada del montielismo en el Estado de México. Tras la reunión del G-20 en San Petersburgo, Peña Nieto se entrevistó con el presidente francés, Francois Hollande, y supuestamente uno de los temas a tratar en privado fue el de Versini. La francesa apunta: su caso “llegó en un mal momento”, tras la liberación de Florence Cassez: “Francia aprendió de sus errores. Siento que se arrepienten de haberse metido de esa manera en un sistema judicial como el mexicano”. Fragmento de la entrevista que se publica en la edición 1923 de la revista Proceso, actualmente en circulación.

Comentarios