"El Canelo", un bulto, peón de un ajedrez multimillonario

sábado, 28 de septiembre de 2013
La pelea entre Saúl Canelo Álvarez y Floyd Mayweather sólo sirvió para llenarle los bolsillos al estadunidense y a su promotora. A juicio de expertos en boxeo, el fracaso de Álvarez se debió a que era un globo inflado y con rivales a modo. Con esta derrota se cierra un ciclo en el cual el duopolio televisivo se empeñó en crear ídolos –Televisa con Álvarez y TV Azteca con Julio César Chávez Jr.– que al final no respondieron a las esperanzas cifradas en ellos. Al Canelo, apunta un promotor internacional, le hicieron creer que era un gran peleador… El despertar de ese sueño fue muy doloroso. MÉXICO, D.F. (Proceso).- Con la derrota de Saúl Canelo Álvarez frente a Floyd May- weather Jr., el negocio de las televisoras en el boxeo está en caída libre. Los esfuerzos de Televisa y TV Azteca por imponer a aquél y a Julio César Chávez Jr. como nuevos ídolos de este deporte quedaron sepultados en cuestión de un año, lapso en el cual los dos pugilistas perdieron sus títulos mundiales. Tres años después de firmar contrato con Golden Boy Promotions, de Óscar de la Hoya, finalmente Álvarez se convirtió en estelar. Cuando se anunció que pelearía con Mayweather, El Canelo vio cristalizar dos de sus sueños: dejar de ser un simple respaldo en las carteleras que encabeza el pugilista estadunidense y cobrar la primera bolsa multimillonaria de su carrera, con todo y su porcentaje de pago por evento (PPE). Pero no supuso que perdería. La noche del sábado 14 simplemente no supo qué hacer. Quedó en evidencia ante millones de espectadores. El globo que Televisa infló a fuerza de presentarlo como el máximo ídolo del boxeo mexicano, reventó en confeti. “No tenía oportunidad de ganar”, suelta el experimentado entrenador Ignacio Beristáin. “En todos los medios insistieron mucho en que tenía posibilidades. Y podía ganarle, pero solamente subiendo al ring con un bat a ver si así podía encontrarlo y darle. Siempre tira las mismas combinaciones de golpes: la izquierda y con la derecha gancho al hígado”. –Álvarez dijo que los golpes de May- weather no son de poder y que solamente lo punteó en los 12 asaltos… –¿Lo punteó o lo puteó? En el boxeo no a fuerza tienes que dar golpes de poder. La verdad es que no ganó ni un round. Es un peleador común que tiene facultades, pero es un tanquecito. Mide lo mismo de alto que de ancho y eso lo limita, porque siempre tiene dificultades con el peso, aunque lo quieran ocultar. Me gusta cómo boxea, pero ha ido avanzando muy poco. Sus combinaciones son descifrables. Aunque diga que no lo lastimaba, el negro le metía hasta tres derechas seguidas y no tenía la menor idea de cómo quitárselo. “Es un resbalón muy serio porque la gente que conoce de boxeo, no los villamelones, ya vio la encuerada que le dieron. Fue un ridículo. Un peleador, aunque vaya a perder, se la rifa, busca un resquicio para tener chance de ganar un round, como José Luis Castillo –lo enfrentó dos veces en 2002–. Aparte de la burla de Mayweather: Cuando El Canelo le tiró un golpe y le dio a la cuerda, Mayweather regresó a ver si no le había pasado nada a la cuerda. Eso fue chusco y una manera de burlarse de todos los mexicanos que pagaron su boleto para enriquecer más al negro.” El agente internacional de boxeo y exrepresentante de Saúl, Rafael Mendoza, sostiene que El Canelo fue el peón de un ajedrez pugilístico en el que todos ganaron mucho dinero, incluido el peleador jalisciense, aunque éste cobró una bicoca en relación con el dinero que produjo el pleito. Según Mendoza, al que le urgía combatir con El Canelo era a Mayweather, quien, después de haber hecho 23 peleas con la cadena HBO, firmó un contrato por seis encuentros y 250 millones de dólares con la empresa Showtime.   “El Canelo”, taquillero   El pasado 4 de mayo Mayweather cumplió el primero de sus nuevos compromisos con Showtime al enfrentarse con Robert Guerrero, a quien venció por decisión unánime. Aunque a la arena del MGM de Las Vegas acudieron 19 mil personas, el PPE fue un “fracaso”, pues sólo se vendieron 876 mil paquetes, cifra que palidece ante el millón y medio que se comercializaron para el pleito con el boricua Miguel Cotto en mayo de 2012, cuando Álvarez enfrentó a Shane Mosley en la pelea de respaldo. “Para la pelea contra El Canelo Floyd tenía una garantía mínima de 41.5 millones de dólares. Con esa cantidad satisfizo su ego porque cuando De la Hoya peleó con Bernard Hopkins (en 2004) tuvo una garantía de 40 millones de dólares. Entre la bolsa, el PPE, los circuitos cerrados y patrocinios, Mayweather va a ganar 80 millones de dólares. El Canelo recibirá 10 o 12 millones; le están pagando 5%, nada si consideramos que esta pelea va a generar entre 200 y 220 millones de dólares. ¿Sabe usted quién generó ese dinero? ¡Pues El Canelo! Lógico. “La pelea fue obligada porque May- weather fracasó en su encuentro con Guerrero pues no tuvo al Canelo como respaldo. Showtime se alarmó. Perdió dinero porque Álvarez se negó a pelear el 4 de mayo; le convenía no aceptar el combate y enfrentar a Mayweather el próximo año, cuando hubiera ganado unos 30 o 40 millones de dólares”, refiere Mendoza. –Antes de la pelea Álvarez presumía de haber accedido a bajar a 152 libras para que se diera la pelea y que Mayweather aceptó todas sus condiciones. ¿Usted asegura que lo engañaron? –Totalmente. A él y a su equipo. Leonard Ellerbe (director ejecutivo de Mayweather Promotions) declaró que Chepo Reynoso (mánager del mexicano) era un idiota y que El Canelo estaba rodeado de ineptos para vanagloriarse de haber hecho un gran negocio, pues si no aceptaba la pelea para septiembre, Floyd –quien compite en 147 libras– hubiera tenido que pelear con otro e iba a fracasar otra vez en PPE y en taquilla. “Por eso aceptaron que sólo bajara a 152 libras. Lo único que Saúl quería era una bolsa grande y soñaba con ganarle a Mayweather, pero De la Hoya y Chepo Reynoso sólo estaban buscando el dinero que nunca habían ganado. Mandaron al sacrificio a un muchacho que no tenía posibilidades. El Canelo, pobrecito inocente, pensó que podía ganar. Esta pelea fue hecha por motivos financieros. Y el único que no se dio cuenta fue El Canelo.” La pelea en la que Álvarez fue despojado del título unificado de campeón superwelter del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) y de la Asociación Mundial de Boxeo ha vendido hasta el momento la cifra histórica de 2.2 millones de paquetes PPE a razón de casi 70 dólares cada uno. Hasta el jueves 19 Showtime y CBS Corporation habían contabilizado las ganancias por este concepto en 150 millones de dólares. Golden Boy y Mayweather Promotions no descartaron llegar a la cifra esperada de 2.4 millones de suscripciones. La función denominada The One (El único) superó lo recaudado en 2007 en la pelea entre Mayweather y De la Hoya cuando hubo ganancias por 136 millones de dólares y se vendieron 2.5 millones de paquetes. A Las Vegas asistieron 16 mil 746 personas, lo que produjo ganancias en taquilla de más de 20 millones de dólares. “Cuando Mayweather impuso el récord de PPE vendidos fue por De la Hoya, no por él. Cuando peleó con Cotto vendieron buena taquilla (19 mil boletos), porque el puertorriqueño era el taquillero y también estaba El Canelo en la pelea de respaldo. Los latinos meten la gente, a los afroamericanos no les interesa el box”, asegura Mendoza. Televisa, en un predicamento   Golden Boy Promotions informó que el combate se convirtió en el más visto en la historia de la televisión mexicana al marcar 41.1 puntos de rating, con lo que superó en 10 puntos la pelea de Juan Manuel Márquez y Manny Pacquiao. “Televisa está en un predicamento muy grande. Ya perdió credibilidad porque su máximo atractivo era visto por muchos como un globo inflado y ya se comprobó. ¿Ahora quién es el atractivo de Televisa? Nadie lo ve. “¿Quién es el atractivo de TV Azteca? Chávez Jr. quien perdió ignominiosamente en 11 rounds –ante Sergio Maravilla Martínez–, pero al menos en el round 12 se partió el alma y casi acaba con el argentino. Pero si vuelve a perder en 15 días –el sábado 28 enfrentará a Brian Vera después de más de un año sin pelear–, el boxeo mexicano, peor que el futbol, quedará cremado muchos años, porque las dos figuras que crearon Televisa y TV Azteca resultaron fracasos”, sentencia Mendoza. Las estadísticas no mienten. CompuBox, el sistema que contabiliza el número de golpes lanzados y conectados durante una pelea, reportó que Mayweather, de 36 años, conectó 232 de los 505 golpes que tiró (46%), mientras Álvarez, de 23 años, apenas conectó 117 de 526 (22%). Pese a la paliza, los jueces vieron ganar por decisión mayoritaria al estadunidense. Las tarjetas de Dave Moretti y Craig Metcalfe fueron 116-112 y 117-111, mientras que la juez Cynthia J. Ross anotó un vergonzoso 114-114. Tres días después la mujer de 64 años solicitó su baja de la Comisión Atlética de Nevada. “Es muy simple: no lo pude agarrar. Era muy difícil de alcanzar. Es un gran peleador. No sabía cómo llegar a él. Es muy inteligente, rápido y elusivo. Sinceramente no pude encontrarlo. En los últimos rounds me sentía frustrado. Reconozco que me golpeó. Intenté conectarlo pero no pude”, declaró Álvarez. “Hizo declaraciones tontas: que May- weather es rápido y elusivo. ¡Ah, qué descubrimiento! Quedó peor de exhibido. La colonia mundial del boxeo se está mofando de él. Otra declaración tonta: ‘Tengo 23 años, me queda mucho por delante’. Puede tener 22 o 19, no importa. Pipino Cuevas a los 23 años ya era excampeón con 10 defensas. Bernard Hopkins tiene casi 50 años y sigue siendo campeón o Daniel Zaragoza, a los 40 era campeón mundial como lo es ahora Juan Manuel Márquez, con 39. “El tema es que tiene ocho años de profesional y más de 50 peleas, aunque su récord diga 44. Si en ese tiempo no has aprendido, ¿cuántos pinches años necesitas para aprender? O los que te enseñan no saben o ya llenaste tu capacidad de aprendizaje y aunque te pongan a los mejores maestros no vas a aprender”, sentencia Mendoza. Beristáin comenta que muchos han de estar festejando que Saúl perdiera. Y esta alegría se debe a que sus entrenadores Chepo Reynoso y su hijo Edison maltrataron a muchas personas y asumieron una actitud prepotente, cuando lo que debieron hacer es actualizarse y empeñarse en que El Canelo aprendiera cada día. “Ya los pusieron con los pies en el piso y es una lección que les puede servir si son inteligentes. Me gustaría que conocieras a Mayweather, que hasta se para a saludarte. Es grande como boxeador, pero más grande como persona. “En cambio ellos pasan como si el aire les tuviera que pedir permiso. El rojo no es un fuera de serie como lo quisieron hacer parecer su padrino del CMB (José Sulaimán) o Televisa. Por mucho que digan, no es. A esta gente le cayó un garbanzo de a libra y se echaron a la hamaca en lugar de buscar cómo mejorar. El papá, el tío y el preparador físico de Mayweather son de primer nivel, mientras que los Reynoso todo lo hacen ellos con tal de ahorrarse un billete.” Para Mendoza no hay duda de que los padres de la derrota de Álvarez se llaman Chepo y Edison Reynoso, a quienes desde hace tiempo les queda grande un peleador como El Canelo. Al primero porque ni entrenador es y al segundo porque “lo poco que sabe” lo aprendió viendo al mánager yucateco Jesús Cholain Rivero y al argentino Amilcar Brusa, quien hizo campeón a Carlos Monzón. Añade: “Le aplaudo al Chepo que haya logrado su objetivo, el cual era salir de la miseria. No tiene nada de malo, a menos que lo haga ilegalmente. Él lo hizo inmoralmente prestándose a esto. Los últimos tres años se dedicaron a inflar este globo junto con Televisa, no se dedicaron a madurar a un peleador. El Canelo quizá sea peor ahora que cuando tenía 19 años porque dejó de aprender al creer que es un vencedor, sin entender que ha tenido rivales de calidad pésima o casi en la edad del retiro. “Pese a ser muy codo, Chepo siempre tuvo algo para darle al Canelito, tuvo fe en él y lo protegió. Se hizo ‘entrenador’ limpiando cubetas en el gimnasio Julián Magdaleno, viendo y gritando ‘10’ cuando se iba a acabar el round. Y Edison aprendió algunas cosas. Es buen entrenador, digamos de primaria, pero en la secundaria ya no sirve. Dicen que no hay que hacer leña del árbol caído, pero ¿qué otra cosa se puede hacer que no sea leña, abono o cajas de muerto? Hay que tener mucha habilidad para resucitar a este muerto.” Mendoza también fustiga a De la Hoya, quien un par de días antes de la pelea envió un comunicado para avisar que se ausentaría pues estaba por internarse en una clínica para rehabilitarse de su conocida adicción al alcohol y a las drogas. El agente internacional asegura que se trató sólo de un pretexto para no dar la cara después de que con sus declaraciones se dedicó a calentar la pelea diciendo que Álvarez derrotaría por nocaut a Mayweather, a sabiendas de que no tenía ninguna oportunidad de lograrlo, como él mismo no pudo vencerlo en 2007 cuando aún estaba activo. Puntualiza: “Se alejó de la escena porque sabía lo que iba a pasar. Se hizo la víctima. Nadie va a protestar contra eso. Lo conozco desde que tenía 14 años. Es un experto manipulador como lo declaró él mismo a Los Angeles Times –el pasado 26 de agosto–; no quería estar en Las Vegas porque lo iban a vituperar. “Y si es verdad, está peor que en la pelea más importante de su cliente lo haya dejado porque tuvo una crisis por drogas. De la Hoya no ayuda a nadie, sólo quiere dinero para su empresa, la cual en esta pelea no fue más que una maquiladora que se llenó de dinero, porque el verdadero promotor fue Mayweather Promotions y no Golden Boy.”

Comentarios