El cólera y el dengue en los tiempos del PRI

viernes, 24 de enero de 2014
MÉXICO, D.F. (Proceso).- Dos de las enfermedades contagiosas más graves en el país han repuntado. La Secretaría de Salud (Ssa) informó del incremento de enfermos por cólera y de al menos 84 muertos por dengue hemorrágico. El virus del dengue provino de Asia; la cepa del cólera es similar a la que afecta a Haití. Durante 2013 hubo un deceso cada cuatro días por alguna de esas enfermedades, según se desprende del Panorama Epidemiológico de Fiebre por Dengue y Fiebre Hemorrágica por Dengue, elaborado por la Subsecretaría de Prevención y Promoción de la Salud de la Dirección General de Epidemiología, con datos hasta el 9 de diciembre de 2013. Paralelamente en el Boletín Epidemiológico de la dependencia –que abarca la semana entre el 15 y el 21 de diciembre de 2013– se reportaron 187 casos de cólera, 150 de los cuales se detectaron en Hidalgo. Sobre el dengue y el dengue hemorrágico se confirmaron 811 casos nuevos en esa semana. De ellos, 552 son de fiebre por dengue y 259 de fiebre hemorrágica. La mayoría de infecciones se registra en Baja California Sur (166), Michoacán (115), Jalisco (60), Yucatán (42), Colima (27), Guerrero (24), Nuevo León (22), Oaxaca (20), Quintana Roo (19) y Chiapas (13). Sumando todo el año se cuentan 43 mil 315 incidencias de fiebre por dengue y 18 mil 556 de fiebre hemorrágica por dengue. Son 986 más que en 2012. En uno de los reportes sobre el dengue se indicó que la letalidad por esas infecciones es de 1%. A las cifras se agrega la presencia atípica de varias subespecies del virus, que se contagia a los seres humanos por un piquete de mosquito. Respecto de la influenza, los estados más afectados son Nuevo León, Yucatán, Distrito Federal, Quintana Roo y Jalisco, que suman 41.5% de los casos. El mayor número de defunciones se registró en Guerrero, Jalisco y el Estado de México, con 10 casos cada uno. En octubre pasado se difundió el fallecimiento de una mujer a causa de esa enfermedad, catalogada como “amenaza mundial” por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Además, el 12 de octubre pasado la Ssa emitió dos alertas sanitarias por el incremento de casos de cólera y dengue, pero no fueron difundidas de manera oficial. Al cierre de esta edición tampoco se había emitido ningún aviso formal en el caso de la influenza que en 2009 atacó México y que en 2013 provocó 112 muertes. Al sur del Usumacinta la situación es diferente. De acuerdo con la edición web del 31 de diciembre de El Periódico de Guatemala, el Ministerio de Salud de ese país activó un cordón sanitario en los municipios fronterizos de San Marcos y Huehuetenango, después de que se confirmaran casos de cólera en México. También instaló un Comité de Vigilancia Epidemiológica que se reúne cada semana con autoridades mexicanas para conocer el desarrollo de la enfermedad. El gobierno de Honduras decretó “estado de emergencia”. En sólo este año cuenta 16 muertos por dengue hemorrágico y 13 mil 828 casos confirmados. Alerta silenciosa   El 12 de octubre pasado el portal de internet saludmagazine publicó en un artículo la alerta sanitaria por dengue difundida por la Ssa. Destacó que esto no sucedía desde 2009, cuando se emitió la alerta epidemiológica por la crisis sanitaria derivada del virus de la influenza A H1N1. “De acuerdo con el Centro Nacional de Vigilancia Epidemiológica (Cenavece) de la Secretaría de Salud, al momento que esto se escribe, en una semana se incrementó geométricamente el número de infectados por dengue clásico, hasta alcanzar los 8 mil 850 a nivel nacional. Mientras en lo que va del año se han registrado mil 750 casos de dengue hemorrágico, 500 más que los reportados en 2009 en las mismas fechas”, se leía en el artículo. Según ese portal médico, Guerrero, Colima, Jalisco, Yucatán, Quintana Roo y Campeche son los estados con mayor número de casos en las últimas semanas, mientras que en Yucatán, Tabasco, Veracruz, Morelos, Chiapas y Oaxaca se detectó la circulación simultánea de varias subespecies o serotipos del dengue, cuando en el resto del país se encuentra el dengue clásico. “La situación epidemiológica valorada como de extrema preocupación, según los parámetros de la Secretaría de Salud, acusa un repunte del dengue hemorrágico, considerado el más letal, luego de haberse detectado que entre 20 y 25% de casos de dengue lo experimentan personas que han sido infectadas en una nueva ocasión por alguno de los varios serotipos que hay en nuestro país, circunstancia que predispone al paciente a formas más graves de la enfermedad.” En la revista Salud, el Cenavece llamó la atención sobre la “sorpresiva presencia del mosco transmisor del dengue en lugares donde no podía sobrevivir, como son las zonas frías y superiores a los mil 500 metros” sobre el nivel del mar”. Además destacó la “circulación inédita de todos los serotipos simultáneamente en el ambiente, la resistencia que han mostrado algunas mutaciones al DDT, así como las favorables condiciones para su reproducción que han significado las intensas lluvias de las últimas semanas”. El dengue también es conocido como “trancazo”, “fiebre rompehuesos o quebrantahuesos” por el intenso dolor que produce en músculos y articulaciones. La OMS lo calificó de “importante problema de seguridad pública”. No hay vacuna, recordó el artículo de la revista especializada en temas de salud. Es una enfermedad de la pobreza (porque en zonas anegadas se reproduce el mosquito), pero también del turismo, que se traslada en avión de ciudades a zonas húmedas. El dengue diarreico presenta distintos síntomas dependiendo de la edad del paciente. El hemorrágico es más letal: se inflama el hígado, se acumula líquido en el abdomen, el dolor de estómago es intenso y continuo. Son comunes el insomnio, la sed exagerada, hemorragias nasales, vómitos con o sin sangrado, puntos rojos o moretones en la piel, evacuaciones con sangre, respiración difícil, estado mental alterado, insuficiencia circulatoria y convulsiones.

Comentarios