Peña nos quiere tener como perros acosados: Gil Zuarth

sábado, 15 de marzo de 2014
Admirador y defensor a ultranza del expresidente Felipe Calderón, el senador Roberto Gil Zuarth sostiene que el embate del gobierno de Enrique Peña Nieto contra el PAN por el caso Oceanografía es una estrategia de amedrentamiento que busca doblegar a este partido para que ceda en sus posturas en materia energética. En entrevista con Proceso, conviene en que a los panistas les convendría hacer un corte de caja con el pasado en relación con actos indebidos, excesos y ambiciones, pues advierte: “Si no exorcizamos a nuestros fantasmas nos van a perseguir el resto de nuestra vida…” MÉXICO, D.F. (Proceso).-  “¡Los panistas no podemos ser ni sentirnos como perros acosados!”, clama Roberto Gil Zuarth en medio del escándalo de Oceanografía, la empresa favorecida por los sexenios de Vicente Fox y Felipe Calderón, que él atribuye a un “embate” del gobierno de Enrique Peña Nieto para inmiscuirse en la vida interna del Partido Acción Nacional (PAN). Artífice del retiro de los senadores panistas de las negociaciones de las leyes secundarias de la reforma energética como respuesta a la acometida del gobierno –“no podíamos poner la otra mejilla” –, el legislador asegura que se pretende también someter al PAN aprovechando su división interna. “Esa división está siendo aprovechada por el gobierno y por el PRI para la interlocución política –lo que no logra con uno lo logra con los otros, mantener dos mesas en paralelo siempre es más útil que hablar con un partido unificado–, pero también para hacer un ajuste de cuentas con el pasado y debilitar al PAN hacia el futuro”. Y es que el caso Oceanografía se intensificó en el marco de la propuesta que hizo el Partido Revolucionario Institucional (PRI) en la mesa de negociaciones para que Peña Nieto nombre directamente a los consejeros independientes de los órganos reguladores previstos en la reforma constitucional en materia energética. “Este caso no tiene nada que ver con contratos, pero nosotros estamos siendo doblegados, amainados o presionados para ceder ante una de las banderas que el PAN tiene en las leyes secundarias de la reforma energética”, expresa. Y es que este embate del que se queja Gil Zuarth se produce cuando ha iniciado la contienda por la presidencia del PAN entre Ernesto Cordero, cuya carrera política patrocinó Felipe Calderón, y Gustavo Madero, quien presuntamente cuenta con la simpatía de Peña Nieto. En entrevista con Proceso, el senador no tiene duda: “El PRI y el gobierno tienen la tentación y aprovechan la ocasión para intervenir en la vida interna del partido. Es el modelo del PRI del Estado de México: Intervenir en los otros partidos”. (Fragmento de la entrevista que se publica en Proceso 1950, ya en circulación)

Comentarios