Crímenes del corazón con De Tavira, Azuela y Salas

MÉXICO, D.F. (Proceso).- El montaje de Crímenes del corazón de la estadunidense Beth Henley y bajo la dirección de Enrique Singer surge, según la primera actriz Marina de Tavira, tras una conversación sobre la imperiosa necesidad de trabajar con sus colegas Irene Azuela e Ilse Salas: “Y me siento muy privilegiada compartiendo escena con ellas, así como en general con todos porque están trabajando muy bien y eso me tranquiliza, puesto que son mis faros guía en mi producción de Crímenes del corazón.” Presentándose en el Teatro Helénico del Centro Cultural Helénico hasta el 5 de mayo, Crímenes del corazón se centra en tres hermanas del sur de Estados Unidos, quienes crecieron huérfanas al cuidado de su abuelo durante los primeros años de la década de los 70 en el siglo pasado. A decir de Azuela, quien protagonizara con éxito Salomé, de Óscar Wilde en este mismo teatro, Crímenes del corazón “resalta los valores de la familia que de pronto se vuelven inevitables para poder seguir adelante”, y al final, “este relato también es una celebración de la vida porque estas mujeres, a pesar de que pasan por situaciones difíciles, absurdas y tristes, tienen cierta candidez que las hace salir adelante”. –¿Qué tan difícil es abordar el tema de la familia cuando en México se aparenta que la familia funciona y las estadísticas dicen que cada vez se desintegra? –Es uno de los puntos más interesantes de la obra, porque de pronto los mexicanos le damos un valor exacerbado a la familia; ponemos a la familia muchas de nuestras expectativas de vida y de nuestros dolores. Pero si no es ahí, ¿entonces en dónde? Me parece increíble que el teatro nos brinda justamente la oportunidad de decir: hay familias rotas, pero en ese rompimiento se encuentran también momentos muy luminosos.   De Tavira, actriz y productora   Marina de Tavira, quien en 2006 obtuvo el papel protagónico en la película Efectos secundarios, de Kelly Makin, y actuara dos clásicos del Nobel inglés Harold Pinter hace dos años en el Helénico, Traición con Juan Manuel Bernal y Bruno Bichir, y con Antonio Rojas El amante, dirigida por Singer (youtube.com/watch?v=keagoosa1qY), destaca el texto de Beth Henley (nacida Elizabeth Becker en Jackson, Mississippi, hacia 1962): “Los personajes están bien presentados desde la dramaturgia, sólo hay que darles vida.” Sobrina del célebre director Luis de Tavira, Marina también es productora de la obra. Exalta el apoyo de Efiteatro para levantar la pieza: “Celebro que exista este estímulo fiscal, porque me parece que ha ayudado mucho al teatro.” Las dos jóvenes actrices concuerdan que existe “un boom” del teatro en México. Y Azuela lo acentúa: “Estoy muy sorprendida de la diversidad de obras que hay. Sobre todo en la Ciudad de México vivimos un momento muy luminoso para la escena, de pronto se puso de moda el teatro y se puso de moda producir teatro. Además, el público considera acudir al teatro y después cenar o beber una copa. También se arriesgan más los productores, gente que quizá proviene de hacer comerciales o estudiantes que súbitamente dicen: ‘¡Ah, oye, encontré este texto!, y me voy a juntar con equis para montarlo…!’ Existe un entusiasmo increíble y también apoyos para que se puedan llevar a cabo. Es un momento para celebrarse.”

Comentarios