Las Reinas Chulas recrean el México de pesadilla en Alemania

jueves, 10 de abril de 2014
BERLIN (apro).- “No hay forma comprensible de entender lo que van a ver. Eso que los mexicanos soñamos es una pesadilla", advierten al público unas regordetas ovejas oníricas que rondan los sueños del príncipe Ricardo de México. Éste, moreno, bajito y bonachón, con cabello pintado de rubio, se revuelca en su cama buscando inútilmente conciliar el sueño. En realidad el príncipe Ricardo sueña que tiene insomnio. La vigilia permanente que padece lo desespera, lo angustia y lo enfrenta a la más terrible de sus pesadillas: México y su realidad. De una espiral que parece engullirlo surge el rostro de un hombre de cabello y bigote negros. Es Leonardo Valdés Zurita, expresidente del desaparecido IFE, que repite una y otra vez: "México tuvo una jornada electoral ejemplar".

Nightmare in Tenochtitlan Street LAS REINAS CHULAS from Red Teatros Alternativos on Vimeo.

La alucinante pesadilla de este mexicano con aires de realeza lo lleva a encontrarse con más de una decena de personajes surrealistas que, cruda y directamente, le hacen ver su realidad: eres un mexicano jodido, condenado a vivir en un mundo de pobreza, corrupción y desesperanza. Y en ese mundo llamado México, gobierna la peor de las pesadillas, personificada por Quique Krueger. Se trata del show-kabarett Pesadilla en la calle Tenochtitlán, una adaptación del original Pesadilla en la Peña del Infierno, con el que Las Reinas Chulas debutaron este jueves 10 en la capital alemana en el teatro Ballhaus Ost, como parte de una gira por España y Alemania que realizan con el auspicio del proyecto Rutas Escénicas 2014 del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes. Ante un público expectante, conformado por alemanes pero también por latinoamericanos y mexicanos residentes en este país --y que al final y más allá de la barrera del idioma reconoció el trabajo de las artistas mexicanas junto con el de su invitado Antonio Cerezo con una fuerte ovación-- Las Reinas Chulas presentaron en la capital del kabarett su propio estilo de cabaret. "Somos herederas de la carpa, que es la gran herencia que México dio al mundo. Lo que traemos a Berlín es esa combinación entre nuestra herencia y el cabaret (alemán) de posguerra, en el que los espectáculos se van a teatros underground para hablar de política, de los grandes dictadores y del horror a través de la risa y el humor. Y lo que hacemos es combinar el cabaret con la música: contamos una historia y la aderezamos con música", explica en entrevista previa con Apro, Marisol Gasé. Para esta primera gira europea, el cuarteto de artistas seleccionó el show Pesadilla en la Peña del Infierno, el cual tuvieron prácticamente que rehacer para adaptarlo a un público no mexicano. ”Este show se estrenó hace año y medio en México cuando Enrique Peña Nieto ganó las elecciones. Él es nuestro personaje de Quique Krueger, el que rompe con tus sueños y se convierte en la pesadilla. Para esta gira lo adaptamos y ya no es tanto el tema de los mexicanos que se autocritican. Esta vez lo que buscamos mostrar al público alemán es que México no es sólo un país bonito con mariachi y tequila, sino que es un lugar con muchos problemas que vive una verdadera pesadilla: con narcotráfico, violencia, inmigración, desapariciones, pobreza y una política de pesadilla". "El espectáculo que traemos da un paso más porque nuestro humor es más negro. No intentamos esconder escondemos los mensajes, lo decimos directo. Le decimos al mexicano: estás jodido. Porque así es el cabaret: es provocación, subversión, disidencia, y creo que si antes en la época de las cabareteras eso se hacía enseñando el cuerpo desnudo, ahora lo hacemos nosotras con la provocación del pensamiento", señala. --¿Y eso no les ha generado censura del algún tipo? -Es que la censura de ahora no es como la de antes que te metían a la cárcel o te llamaban para amenazarte. Ahora más bien es velada: no te invitan a los festivales o si te invitan, lo hacen una única vez y no más; no te dan entrevistas o de manera repentina nos cancelan una semana antes de la presentación. Y eso lo hemos padecido bastante. -¿En este nuevo gobierno del PRI? --Sí. Con el PAN no lo sentimos tan claro como ahora. Pero es algo muy curioso porque la impresión que tenemos es que no es una censura directa del gobierno sino que más bien es una autocensura que se imponen algunos medios de comunicación. Por ejemplo, con Pesadilla en la Peña del Infierno varias veces nos advirtieron que no nos podían anunciar o publicar si no cambiábamos el título y sonaba más bien a temor del medio que una línea directa de no ofender al presidente. Eso, evidentemente, es mucho peor.

Comentarios