Documentan la vida de Remedios Varo

El universo existencial de Remedios Varo emerge en toda su magia a través de un reciente documental elaborado con animaciones y entrevistas testimoniales por el realizador Tufic Makhlouf Akl y el guionista Enrique R. Mirabal, quienes relatan a Proceso los pormenores de su reciente cinta Remedios Varo. Misterio y revelación. La mancuerna que en 2012 dio vida a La casa de Luis Barragán. Un valor universal regresa así para brindar a las nuevas generaciones un retrato fiel de la notable artista del surrealismo, quien “no ha sido recordada como se debe”. MEXICO, D.F. (Proceso).- El cineasta Tufic Makhlouf Akl generó en casi tres años el documental Remedios Varo. Misterio y revelación, con guión de Enrique R. Mirabal, quienes aseguran que se trata del primer filme sobre la vida y la obra de esta gran pintora surrealista hispano-mexicana. Revelan a Proceso que existe un cortometraje, de 20 minutos, si bien únicamente sobre los cuadros de la artista plástica que hacia 1966 rodó el cineasta Jomi García Ascot. Durante su investigación sobre Remedios Varo, encontraron las latas de esa cinta en la casa de Anna Alexandra Gruen, la última esposa de Walter Gruen, quien estuvo casado con la autora de los cuadros El agente doble, Música solar y Cazadora de astros, hasta la muerte de ella: “Cuando realizábamos la averiguación para el documental nos topamos con este corto de García Ascot. Ya lo digitalizamos y deseamos que la familia del también crítico de arte de origen tunecino, su hijo y sus hijas, lo donen a la Filmoteca de la UNAM. En esta institución no hay copias de dicho filme, ni en la Cineteca Nacional.”   “Una mujer moderna y con humor”   Remedios Varo. Misterio y revelación, de 67 minutos, cuyo estreno sucedió en la 29 Edición del Festival Internacional de Cine de Guadalajara, a finales de marzo pasado, “no sólo retrata a la artista con sus miedos y sus traumas, sino también a una mujer moderna para su tiempo y llena de humor y aprecio por la vida”, destaca Makhlouf Akl, nacido en la Ciudad de México en 1954. En la película aparecen a cuadro Leonora Carrington, Alan Glass, Walter Gruen, Alexandra Varsoviano, Alberto Blanco, Tere Arcq y Juliana González, entre otros especialistas del surrealismo. Lo llamativo es que se escucha una voz de mujer, como si fuera la de Varo narrando todo acerca de la controvertida creadora. En el documental se destaca además la animación sobre varios de sus cuadros, con música original de Carlos Millán, Emiliano Motta y Deborah Silberer. La edición es de Laila Heiblum. El director no sólo filmó en México Remedios Varo. Misterio y revelación, también viajó a España y Francia; Makhlouf Akl recuerda que tras rodar un documental en torno a Alan Glass, Aube Elléouët Breton (hija de André Bretón) lo integró a su colección francesa videodocumental sobre surrealistas llamada Phare. y más tarde ella les solicitó realizar un filme sobre Varo: “Anhela tener a todos los surrealistas, no sólo a los franceses, sino también a los que residieron en México, y por ser mexicanos, Aube nos propuso filmar un documental sobre Remedios. Nos dio mucho gusto porque el guionista y yo admiramos a esta pintora, yo desde pequeño; y encajó además que habíamos filmado otro documental sobre (la pintora parisina surrealista) Bridget Tichenor, quien también vivió en México y falleció en los noventa. Nosotros conocimos a Alan Glass por la cinta de Bridget.” Para su película acerca de la inventora de obras como La creación de las aves, El paraíso de los gatos y Mujer saliendo del psicoanalista, realizaron una larga investigación bibliográfica y entrevistaron al alcalde y cronista de Anglés, Gerona, España, donde nació Varo el 16 de diciembre de 1908; pero aquellas entrevistas, aclara Makhlouf Akl, no las integraron al documental y las dejaron en los agregados del video: “Teníamos más de 25 horas de material y tuvimos, como suele ocurrir, que sacrificar mucho para que quedara la cinta en 67 minutos.” El guionista Mirabal rememora que siempre pensó que Remedios Varo. Misterior y revelación no debía ofrecer sólo información: “Debía también contener un toque cinematográfico porque existen pasajes de la vida de la artífice (que ella misma catalogaba de folletinescos) que le dan savia al documental, como eso de que falsificó cuadros de Giorgio de Chirico para sobrevivir económicamente… “O cuando el pintor judío rumano Víctor Brauner perdió su ojo al mediar en una violenta discusión sobre Varo entre Óscar Domínguez y Esteban Frances, este último el primer esposo de la pintora y quien la introdujo al círculo surrealista de André Bretón. Ese lamentable suceso de Brauner, él mismo lo predijo en un autorretrato que tiñó sin un ojo.” Varo era restauradora de muebles y piezas prehispánicas, pero le daba miedo envejecer.   Animación pictórica   –¿Es conocida Remedios Varo en Europa? Makhlouf Akl responde de inmediato: “No la conocen mucho. Entonces, no podíamos dejar de lado todos los aspectos de ese continente, su cronología, su biografía, sus relaciones… Nos gustó tener la versión de los españoles, quienes sí se la quieren apropiar. Y también era importante el punto de vista de los especialistas mexicanos. “Mostramos a la artista de manera amena y moderna, para que también se interesen los jóvenes. Las nuevas tecnologías nos ayudaron mucho, no sustituimos los cuadros, sino que a través de la animación los exhibimos de otra manera, y es ella quien narra sus cuadros porque le escribió a su hermano Rodrigo de lo que pasa en su obra. Esa fue una manera de integrarla en el documental, con su voz para darle vida a Remedios, y las animaciones nos ayudaron un poco a narrar como un cuento de los cuadros.” Mirabal agrega que “la surrealista plasmó en su arte sus sueños y, bueno, más bien sus pesadillas quedaron en todos sus cuadros, sus traumas por las dos guerras que vivió, la Civil española y la invasión nazi en París”. Continúa el director del largometraje, al señalar que la hispano-mexicana no sólo pintaba, también escribía. “Desde las recetas que hacía con Leonora Carrington de forma lúdica, hasta una obra de teatro que nunca se montó porque era completamente surrealista. Y escribía cartas, por ejemplo, abría el directorio telefónico y escogía un nombre y a esa persona le enviaba un escrito, la invitaba a comer a su casa o a tomar un té, o a celebrar el año nuevo.” Otra vez, el guionista media al exaltar que las diferentes facetas de Varo no se contraponen y, al contrario, se complementan: “Destaca su sentido del humor. Ella evolucionó, se va un poco más allá de los surrealistas, quienes no eran tan simpáticos. Empezó como surrealista y nunca dejó de serlo porque allí está palpable la huella del surrealismo; pero creó su arte: el narrar de aves dentro del surrealismo, no sigue los cánones. “Pero sí tuvo su etapa logicofobista en Barcelona, luego surrealista en Francia, y la siguió aquí, por supuesto… Ella se desplegó a otro estadio, a lo fantástico, a un mundo mágico que ella misma creó; un mundo medieval que se dice renacentista, y con su extraordinaria técnica que aprende en la Academia de Bellas Artes. Antes también se nutrió en la Academia de San Fernando en Madrid, el Museo del Prado, en fin.”   Una bruja   –También la llamaban “bruja” y, según su filme, eso le agradaba, ¿verdad? Makhlouf Akl, realizador de la película La casa de Luis Barragán. Un valor universal, se adelanta y apunta que incluso a Mirabal le hubiera gustado que la cinta se titulara Remedios Varo. La hechicera. Rea­nuda la charla el escritor de aquel texto cinematográfico: “…Porque Rosario Castellanos le escribe un poema cuando fallece la surrealista, se titula Metamorfosis de la hechicera, y hay un fragmento en el documental. A Varo le gustaba que las niñas pensaran que era maga y que hacía brujería; al relatarles algo, movía mucho las manos al propósito. En la película se narra que su abuela materna, quien era vasca, le contaba de niña todo eso de la mitología y de dos brujas durangas que las quemaron, de la famosa Mari de las grutas de Zugarramurdi, que por cierto hizo una película Alex de la Iglesia, Las brujas de Zugarramurdi. Nosotros fuimos a grabar las grutas dos años antes… “En nuestro filme, Xavier Lizárraga afirma que a la artista le gustaba que pensaran que era bruja y se disfrazaba, hacía pócimas, recetas, o sea, tenía todo ese halo de misterio; por eso terminamos poniéndole en el título Misterio y revelación. A ella le gustaban los misterios pero al mismo tiempo sus cuadros revelan muchas cosas filosóficas y de Julio Verne, entre otros autores; situaciones masónicas, esotéricas, el tarot, el psicoanálisis (aunque éste no lo tomó muy en serio pero lo rescató), y le interesaban las ciencias exactas: la física, las matemáticas, la astronomía. Cada vez que veíamos sus cuadros cuando trabajamos con la animación, descubríamos elementos nuevos.” –Se habla en la película de sus parejas Esteban Francés, Benjamín Péret, Jean Nicolle o Walter Gruen, y se observa que incluso en el amor era muy moderna. –¡Sí! –coinciden ambos. Y relata Mirabal: “Los ex esposos vivían cerca y les ayudaba económicamente, se conocían todos... No tenía prejuicios ni culpas, y quienes la conocieron cuentan que era una seductora. Entraba a un lugar y volteaban a verla aunque no fuera espectacular físicamente, pero tenía algo que atrapaba, incluso en su forma de hablar y la modulación de la voz. Decían que era una persona fascinante, como lo expresa la crítica de arte Raquel Tibol, sólo que su entrevista no está en el documental, sino en los agregados del DVD.” Para la mancuerna, el documental rescata a Remedios Varo: “El 8 de octubre pasado cumplió 50 años de fallecida y no se le recordó como se debe. Así que Remedios Varo. Misterio y revelación es para que la reencuentren los críticos, el público en general y los estudiantes de arte, pintura y cine, porque de ayer para atrás no interesa nada… “Sin los surrealistas y los dadaístas no existiría el arte actual. Éste es nuestro pasado y se debe recordar, es decir, gracias a gente que era tan viva y liberal en su vida y en su obra, llegamos al día de hoy.”

Comentarios