Ley energética: farsa y prisa en el Senado

sábado, 14 de junio de 2014
La euforia mundialista, así como la apatía de los grandes medios de comunicación ante las discusiones legislativas en torno a las reformas energética y eléctrica, no han sido los únicos factores que erosionan este debate crucial para el país. El viernes 13, los legisladores del PRD y el PT abandonaron la sede del Senado, molestos por la prisa con la cual las bancadas del PRI, el PAN y el Partido Verde buscan aprobar las modificaciones constitucionales, y por la revelación en el sentido de que el PAN negocia los cambios directamente con el gobierno federal, y no en comisiones. MÉXICO, D.F. (Proceso).- El inicio del debate legislativo más importante de las últimas décadas sobre la legislación secundaria de hidrocarburos y del sistema eléctrico se ha empañado a raíz de una serie de acusaciones de ilegalidad y violaciones al procedimiento legislativo por un acuerdo entre el PAN y el PRI en el Senado. El acuerdo fue exhibido por el propio coordinador panista Jorge Luis Preciado, quien anunció que su partido negociaba directamente con el gobierno federal y no en las comisiones unidas de Energía y Estudios Legislativos, donde las izquierdas reclamaron debatir e ir al fondo de los contenidos, en tanto que los legisladores del PRI, el Partido Verde y los pocos asistentes del PAN les dieron la vuelta. En medio del inicio del Mundial de Futbol en Brasil, con el partido inaugural y el primero entre México y Camerún, el PRI y el PAN no aceptaron, siquiera, la posibilidad de reclamarle al gobierno que negara tiempos de Estado para difundir cápsulas en la televisión sobre este debate. Un oficio enviado por la Secretaría de Gobernación afirmó que no era viable esta petición porque “sería una carga desproporcional para los concesionarios”, es decir, para los dueños de las televisoras... Fragmento del reportaje que se publica en la edición 1963 de la revista Proceso, ya en circulación.

Comentarios