La debacle de la oposición en Coahuila

martes, 15 de julio de 2014
SALTILLO, Coah. (apro).- Sin digerir aun la contundente derrota electoral en los pasados comicios, el presidente estatal del PAN, Bernardo González Morales, afirma que el domingo 6 de julio únicamente salieron a votar los priistas. “Aceptamos los resultados y los asumimos con toda la responsabilidad de un partido serio y comprometido con el fortalecimiento de la democracia. Reconocemos que nos ha faltado encontrar la forma de motivar a los ciudadanos a participar”, dice. Sin embargo, no se echa para atrás y asegura que continuarán “en la brega” y que se pondrán a trabajar para el próximo proceso electoral federal en el que se renovará la Cámara de Diputados”. En los pasados comicios del pasado domingo 6 el PRI no le dejó nada a la oposición. Se llevó las 16 diputaciones de mayoría en disputa. Además, votó menos de 40% del electorado y un promedio de mil 900 ciudadanos anuló su voto en cada una de las casillas instaladas. Entre estos, llamó la atención la frase “no fue penal”, en alusión al penalti marcado contra México en el partido contra Holanda del Mundial de Brasil. Para el dirigente estatal del PAN eso no es lo mejor en una democracia. Dice que los coahuilenses necesitan un Congreso independiente, no subordinado al gobernador en turno. Sólo así, aclara, se pueden aprobar leyes que privilegien el bienestar y el desarrollo económico, social y político. “Coahuila es un estado endeudado, con crisis económica grave, con déficit importantes en distintos renglones del gobierno y de la administración, y esto es precisamente lo que nos impulsa a seguir luchando desde nuestra trinchera para convertir a nuestro estado en un lugar donde se viva con toda la dignidad que nos merecemos”, subraya. Miguel Ángel Wheelock, excandidato a diputado local por el PAN, tiene otro punto de vista sobre el proceso electoral. En entrevista, cuestiona a las autoridades estatales y al Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Coahuila (IEPC) por permitir “una elección de Estado”. Y también critica a su partido por encontrarse sumido en divisiones y en escándalos de índole nacional. Volantes en forma de boleta. Wheelock, asegura que fue una elección atípica, derivada de las recientes reformas a la Constitución estatal, lo que ha provocado que en los últimos ocho años se hayan celebrado en la entidad siete elecciones, entre estatales y federales. Este hecho, a su juicio, cansa y provoca la apatía del electorado. También dice que el IEPC realizó una mediocre campaña para convocar a los ciudadanos a votar y “permitió que en las campañas de promoción del voto los candidatos priistas utilizarán volantes que simulaba una boleta oficial con el logo del PRI cruzado”. “Los partidos políticos tienen prohibido utilizar colores e imágenes similares a la papelería oficial que utilizan los órganos electorales. Ello está proscrito en el artículo 13 del reglamento electoral que decretó el propio IEPC”, asegura Wheelock. Además, denuncia que durante el proceso electoral los medios de comunicación que recibe grandes subsidios del gobierno de Rubén Moreira realizaron campañas de desprestigio contra Acción Nacional, “como la cadena de Televisión RCG y el periódico El Zócalo”. En Sabinas y Saltillo, acusa, se realizaron campañas del partido en el gobierno con recursos del estado, aparte de que el PRI movilizó gente en vehículos oficiales e incluso la Policía Estatal fue utilizada para amedrentar a los candidatos del PAN. Acción Nacional denunció que durante las campañas electorales el alcalde del PRI en Sabinas llegó al extremo de negar permisos para realizar cinco actos de cierre de campaña del candidato a diputado de Acción Nacional por el distrito 13, Julio Iván Long Hernández. “Para el PAN sólo hubo represión y desprestigio”, lamenta Wheelock. En su caso particular, refiere que fue víctima de la campaña de desprestigio contra el PAN que llevó a cabo la administración de Rubén Moreira, pues durante los comicios efectivos de la Policía Estatal llegaron a su domicilio argumentando que se había denunciado que en ese lugar mantenían a una persona secuestrada. “Esa y otras actividades fueron parte de la guerra sucia que se llevó a cabo desde el gobierno estatal”, cuenta el excandidato panista. Incluso, dice que ya interpusieron las denuncias por las artimañas que utilizó el PRI para ganar abrumadoramente estas elecciones. PAN, “marcha atrás” Whelook menciona que la elección evidenció que urge reforzar al PAN “con un amplio trabajo” para que se retome el espíritu que lo caracterizó en las décadas de los setenta y ochenta, cuando Acción Nacional era un verdadero partido de oposición. “Se necesita el PAN de los años setenta para los procesos electorales del siglo XXI, el PAN de antaño con líderes sociales de la talla de Manuel Clouthier”, opina. Luego lamenta que Acción Nacional esté con divisiones y que algunos de sus diputados y senadores sean señalados de “entreguismo al gobierno”, por lo que se debe regresar a ser un verdadero partido de oposición. Si el partido no cambia, alerta, “el caso de Coahuila es el preludio de lo que se podría esperar en las elecciones intermedias de la administración de Peña Nieto: un Congreso de la Unión dominado por el PRI”

Comentarios