Gaza: las voces que azuzan el conflicto

miércoles, 23 de julio de 2014
La ofensiva contra Gaza se ha convertido en una carnicería que no obedece solamente a los arraigados odios entre los habitantes de Israel y Palestina. Tiene mucho que ver, dicen los analistas, con cálculos políticos y forcejeos internos en las cúpulas gobernantes de ambas naciones. La ultraderecha israelí tacha de tibio a su primer ministro Benjamin Netanyahu y lo presionó para que ordenara el ataque terrestre que se inició el jueves 17. Por su parte, los fundamentalistas musulmanes acusan al presidente Mahmud Abás de no saber qué hacer y toman acciones de revancha. JERUSALÉN (Proceso).- La actual ofensiva de Israel contra Gaza, la cuarta en ocho años, evidencia fisuras en los gobiernos israelí y palestino que dificultan la toma de decisiones, agrandan el abismo entre mandatarios y ciudadanos, y alejan a ambas naciones de un arreglo. El ataque muestra además que la derecha israelí y el movimiento islamista Hamas –en control de la franja de Gaza– aprovecharán estos episodios de violencia cíclica a fin de mantenerse en el poder, según analistas. Después de una ofensiva aérea de dos semanas –con saldo hasta el jueves 17 de 220 palestinos y dos israelíes muertos, casi 2 mil heridos, infraestructura destrozada en la ya de por sí miserable Gaza, o poblaciones de Israel temerosas ante la lluvia de cohetes lanzados desde la franja–, el ejército israelí inició la noche del jueves 17 un asalto terrestre sobre Gaza. Tanques israelíes ingresaron a la franja al tiempo que el territorio era bombardeado por la fuerza aérea y la armada. Las imágenes proyectadas por medios internacionales mostraban zonas urbanas oscuras con el cielo iluminado intermitentemente por el estallido de las bombas. De acuerdo con el diario Jerusalem Post, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu ordenó la operación terrestre durante una reunión con su gabinete de seguridad, luego de que Hamas rechazara un cese al fuego propuesto por Egipto y después de que varios militantes de esa organización intentaron infiltrarse a Israel a través de un túnel desde Gaza. Fragmento del reportaje que se publica en la edición 1968 de la revista Proceso, actualmente en circulación.

Comentarios