En el norte, oleada de despojos agrarios

jueves, 7 de agosto de 2014

Municipios del norte de Coahuila, así como algunos de Nuevo León y Tamaulipas, semejan campos de prueba para lo que sobrevendrá con la reforma energética: compañías mineras canadienses y estadunidenses, sobre todo, despojan de sus tierras a los ejidatarios y pequeños propietarios para explotar la riqueza del subsuelo. Y aun cuando algunos han ganado litigios, las compañías se niegan a pagar los daños. El problema se ha agudizado en los últimos dos años, a raíz de que Pemex aceptó la subcontratación de empresas trasnacionales para realizar trabajos de exploración en el subsuelo en busca de shale gas y petróleo no convencional.

SALTILLO, COAH. (Proceso).- Durante al menos 15 años la compañía estadunidense Minera Penmont, junto con la mexicana Peñoles, se apropió de manera ilegal del ejido El Bajío en Caborca, Sonora, para explotar las vetas de oro en una extensión de 7 mil 500 hectáreas. “Se metieron como la humedad”, cuenta a Proceso el abogado Jesús Thomas González, quien representa a los agraviados.

A partir de 2002, dice, los ejidatarios denunciaron el despojo ante los tribunales hasta que en 2011 ganaron el litigio y las empresas tuvieron que regresar las tierras; y como las retornaron con la riqueza del subsuelo casi agotada, exigieron a las autoridades una indemnización de 850 millones de pesos para resarcir el daño ecológico causado a más de 80% de la superficie que explotaron las mineras. Hasta ahora no han cumplido.

Historias como la de ese ejido sonorense son comunes en varias regiones del territorio nacional. El esquema tiende a reproducirse ahora en los terrenos donde se realizan trabajos de exploración en el subsuelo en busca de gas y petróleo no convencional. Las encargadas de hacerlo, principalmente en el noreste, son compañías extranjeras subcontratadas por Pemex que se quedan con las ganancias cuando encuentran gas y aceites lutita, sin que ninguna autoridad, estatal o federal, les llame la atención por la contaminación que provocan o por los despojos a ejidatarios... Fragmento del reportaje que se publica en la edición 1970 de la revista Proceso, actualmente en circulación.

Comentarios