Televisa-TV Azteca: Un divorcio simulado

martes, 16 de septiembre de 2014

El matrimonio por conveniencia entre Televisa y TV Azteca en el caso de Iusacell sólo duró tres años y terminó el miércoles 10 en un divorcio simulado, aseguran analistas consultados por Proceso, tras conocer que la empresa de Emilio Azcárraga Jean vendió sus acciones a Ricardo Salinas. Para Ramiro Tovar Landa, investigador del ITAM, el rompimiento de la sociedad “no es un fracaso privado, sino un fracaso de política pública en el manejo del espectro radioeléctrico”. Y arguye: a pesar de la colusión de mercado entre ambas televisoras, del apoyo de las autoridades, Iusacell simplemente no creció.

MÉXICO, D.F. (Proceso).- Polémica desde el principio, la sociedad de Televisa y TV Azteca en Grupo Iusacell –la compañía de telefonía móvil que pretendía competir con América Móvil– se deshizo el miércoles 10, según un escueto comunicado difundido por la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

La noticia provocó gran escepticismo de los observadores y analistas que consideran esa operación como un “divorcio simulado”.

Tres años después de anunciarla y a dos de ser autorizada por la Comisión Federal de Competencia (CFC) y por la entonces Comisión Federal de Telecomunicaciones, Emilio Azcárraga Jean vendió 50% de sus acciones en 717 millones de dólares, asumiendo una “pérdida en libros” de 320 millones de dólares... Fragmento del reportaje que se publica en la edición 1976 de la revista Proceso, actualmente en circulación.

Comentarios