Denuncia presión de autoridades padre de taekwondoín agredido por entrenador

martes, 30 de septiembre de 2014
MONTERREY, N.L. (apro).- El instructor de tae kwon do (TKD) Juan José Lozano Lozano denunció presiones por parte de Benito Hernández, agente del Ministerio Público (MP), para que se desista de la querella que presentó contra el entrenador coreano Kang Young Lee, por haber agredido a su hijo. En entrevista, Lozano asegura que la Procuraduría General de Justicia del estado (PGJ) no ha presentado avances en la averiguación previa penal número 2155-2013UIMTY, iniciada el 18 de marzo de 2013 y radicada en la Agencia de Investigación 1 por el presunto abuso físico reiterado, cometido por el adiestrador oriental en contra del taekwondoín Nefatalí Lozano López, actualmente de 16 años (Proceso 1971). Según el denunciante, el representante social busca que se desista de su queja porque perjudica al gobierno del estado dado que Lee, dice, actualmente funge como entrenador de la selección de TKD de Nuevo León y también del equipo nacional en la especialidad de formas. Además, acusa al Ministerio Público de manipular a una testigo para desistirse de declarar. De acuerdo con la denuncia penal, el maestro coreano sobreentrenó a Neftalí y lo hizo objeto de bullying, por lo que el muchacho enfrenta secuelas físicas y psicológicas que han comprometido el avance de su carrera en el arte marcial. Por el caso fue citada a comparecer Rosa María Adam Tovar, presidenta de la Asociación de Tae Kwon Do de Nuevo León y directora del Centro de Alto Rendimiento (CARE), dependiente del Instituto de Educación Física y Deporte (Inde). Según el padre de Neftalí, Rosa María Adam Tovar los ha hostigado administrativamente reteniéndoles documentación, lo que ha impedido que su academia “Tae Kwon Do Lozano” –con dos sedes en Monterrey, dos más en Montemorelos y una en General Terán– trabaje de manera reglamentaria. En su declaración, añade el quejoso, la directora del CARE negó todo, y por eso el Ministerio Público le ha pedido que mejor se desista de su demanda. “La última vez que fuimos, Rosa María Adam declaró que no era cierto lo que denunciamos. Nosotros le dijimos al agente del MP, Benito Hernández, que ella nos estaba quitando papelería para poder trabajar. Él nos dijo que ella defendía su trabajo y luego señaló que esto (la demanda) era contra el gobierno, y cada vez que vamos con él nos quiere convencer de que quitemos la demanda. Nosotros vemos que los están apoyando a ellos”, subraya Lozano. Por ello, agrega, solicitó una audiencia con el gobernador priista de Nuevo León, Rodrigo Medina de la Cruz, para exponerle personalmente el caso. Como parte del tratamiento para ayudar a Neftalí, Lozano Lozano acudió al Centro de Orientación, Protección y Apoyo a Víctimas de Delitos y Testigos (Copavidet), de la PGJ. Ahí, la psicóloga Verónica Guerrero Guerrero evaluó al joven atleta y determinó que si bien se encuentra estable, “fácilmente se angustia” cuando le mencionan a su exentrenador, por lo que sugirió un apoyo psicológico por seis meses más. Según Lozano Lozano, Benito Hernández desestimó la evaluación de Copavidet, “nos dijo que ese dictamen no es válido, que es sólo un apoyo, y en lugar de eso nos pidió (la opinión de) un metodólogo y del doctor que había visto a mi hijo. Hablamos con nuestro abogado y nos dijo que nosotros no tenemos que llevar eso, lo tiene que poner él (el agente del MP)”. El demandante, quien radica en el municipio de Montemorelos, donde tiene la sede de sus academias, relata que anteriormente presentó ante el MP a una niña, alumna de Kang Young Lee, para que testimoniara su propio caso de bullying, pero en la agencia ministerial, asegura, la presionaron para que se desistiera, advirtiéndole que el adiestrador coreano se enteraría de la acusación, lo que implicaría represalias. Finalmente la chica decidió no declarar. El padre de Neftalí sostiene que con el propósito de desincentivarlos para continuar con la denuncia, el agente del MP les dijo hace un par de semanas que había una petición de la parte demandada para terminar el caso. “Ya querían cerrar el expediente. Que él (Hernández) no era quien tenía que atender esto. Que el licenciado del coreano ya había presentado un escrito de no ejercicio de la acción penal por falta de pruebas. “Yo llevé a la testigo y yo he visto que no les preguntan nada, sólo les toman declaración. Yo no sé por qué a la testigo la estuvieron advirtiendo. Y nos dijo (el MP) que el bullying no está tipificado como delito en el Código Penal en Nuevo León. Que no se podía hacer nada contra el bullying, que teníamos que demostrar la lesión”. En las olimpiadas nacionales de 2009, 2010 y 2011, Neftalí ganó medallas de oro para Nuevo León en la especialidad de forma. Sin embargo, comentan sus padres, el profesor coreano lo maltrataba desde 2008. Ahora el futuro deportivo del chico es incierto. Sus papás ya no le permiten concentrarse con la selección estatal y sólo entrena en la academia familiar, debido a que se le han diagnosticado problemas cardiacos y psicológicos. Su madre Blanca López, quien colabora con su marido en la academia, considera que el muchacho puede padecer secuelas por el resto de su vida. Sobre la acusación de maltrato, la Federación Mexicana de TKD, que preside Juan Manuel López, no ha hecho pronunciamiento oficial. Pero la familia dice que no renunciará a la demanda y espera que la justicia de Nuevo León actúe. Entregan documentación El propietario de la academia Tae Kwon Do Lozano informó que tras una larga disputa, Rosa María Adam accedió a entregarle la documentación para que su escuela pueda participar en competencias oficiales, después de haber sido vetada por la denuncia que interpuso contra Kang Young Lee. Lozano precisa que el pasado martes 9 acudió a la novena comparecencia en la delegación local de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), en respuesta a una demanda que interpuso en contra de Adam Tovar, porque en diciembre pasado cubrió las cuotas que solicitan las autoridades estatales y nacionales de TKD, pero no le entregaron los recibos correspondientes y requería esa documentación para acreditar que su academia trabaja en regla. Después de realizar esos pagos, su escuela debía recibir el Registro Único de Federación (RUF), que avala la participación en torneos y el reconocimiento de la Federación Nacional de TKD en la disciplina. Sin embargo, apunta, Adam Tovar se negó una y otra vez a entregarle el registro de la escuela ante las autoridades nacionales, así como las respectivas credenciales para cada alumno expedidas con el RUF, que los certifican como atletas federados. En la última cita ante Profeco, Adam Tovar le entregó finalmente su registro como academia e incluyó a ésta en la lista publicada en Internet, donde la Federación Nacional de TKD reconoce a las escuelas con registro actualizado. El padre de Nefatlí supone que la presidenta accedió a entregarle la documentación después de que la Profeco amenazó con multarla con 20 mil pesos si persistía en retenerla.  

Comentarios