Nuevo aeropuerto: Las obras -y las trampas- empezaron hace meses...

martes, 9 de septiembre de 2014

SAN SALVADOR ATENCO, MÉX. (Proceso).- Seis meses antes de que el presidente Enrique Peña Nieto anunciara el proyecto para el nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, ya se había encendido la maquinaria para edificarlo sobre el lecho seco del antiguo Lago de Texcoco: Desde marzo pasado las excavadoras y camiones trajinan sobre la zona ejidal, junto a un canal de agua. Manejan la tierra para formar un camino por donde entrará la maquinaria pesada.

En las orillas del canal amontonaron enormes montañas de arena. Desde una caseta policiaca dos uniformados vigilan el lago desecado, donde, según las crónicas prehispánicas, los aztecas encontraron un águila posada en un nopal devorando una serpiente.

Entrevistado por Proceso, Adán Espinosa, representante legal del Frente de los Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT), afirma que con el proyecto del nuevo aeropuerto –presentado el miércoles 3– el gobierno federal pretende despojarlos de sus ejidos, como se ha intentado desde 2001, cuando se echó a andar la iniciativa México, Ciudad Futura, creada por el arquitecto Teodoro González de León y su equipo... Fragmento del reportaje que se publica en la edición 1975 de la revista Proceso actualmente en circulación.

Comentarios