Madre de joven atropellada por el Metrobús espera justicia... desde hace un año

jueves, 15 de enero de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- Hace un año, Ti Kip Fernández Vilchis salió de su trabajo rumbo a Ciudad Universitaria con el propósito de recoger unos documentos que necesitaba para gestionar una beca de posgrado en Suecia. De pronto, al cruzar la avenida Insurgentes una unidad del Metrobús la arrolló y truncó sus sueños. El calendario marcaba el 9 de enero de 2014. Era la hora de la comida. A la altura de la calle Encanto, a sólo unos metros de la Estación Olivo de la Línea 1, el vehículo número 059 la embistió. El impacto le destrozó el cerebro y la caja torácica. Paramédicos la trasladaron al Hospital de Xoco aún con “signos vitales reflejos”. Sin embargo, los médicos que la atendieron poco pudieron hacer y murió. Su madre ya sólo encontró “el tibio cadáver de mi niña quien dos días después cumpliría 32 años”. Aquel dolor fue el inicio de un tortuoso camino burocrático en busca de encontrar justicia. Mediante una carta difundida en la página web www.change.org para juntar firmas de apoyo, Luz del Carmen Vilchis Esquivel, madre de Ti Kip, denuncia que la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) alteró el certificado forense para “comprobar” que su hija era alcohólica y suicida. Por este resultado, a más de un año del fallecimiento no ha podido cobrar el seguro de vida que ella dejó. Fechada el 13 de enero y titulada “Justicia para mi hija muerta, atropellada por Metrobús”, la misiva está dirigida a los titulares de las procuradurías general de la República (PGR) y General de Justicia del DF (PGJDF) PGJDF, Rodolfo Ríos Garza; la Procuraduría General de la República (PGR) y de las comisiones nacional y local e Derechos Humanos. En ella, Luz del Carmen Vilchis Esquivel denuncia que personal de la Fiscalía de Álvaro Obregón manipuló el expediente: “El que fuera un dictamen inicial de Semefo que describía que mi hija no tenía restos de drogas ni alcohol, fue sustituido por un documento espurio en el que se afirma que conservaron un fragmento de su hígado para emitir un informe posterior en el cual dicen que el órgano revela un porcentaje de 85/100 de alcohol”. La acusación continúa: “Al expediente le han añadido fotografías y pruebas absurdas. Las huellas de frenado del Metrobús fueron cubiertas con tierra, no hay peritaje del estado de frenos del carro que la atropelló (el cual se encontraba circulando una semana después) y la descripción de la velocidad a la que circulaba no cuenta con fundamentos coherentes”. Peor: “Los cinco videos con pruebas fundamentales para entender lo sucedido ‘se echaron a perder’; surgió de la nada una testigo y una serie de inconsistencias han vuelto el expediente un nudo de corrupción y mentira encaminado al cruel y engañoso dictamen en el cual mi hija aparece como alcohólica y suicida”. La madre de la víctima asegura que “es obvio” que tanto la empresa Metrobús –dirigida por Guillermo Calderón Aguilera-- como sus concesionarios “están empeñados en ocultar la verdad y protegerse de cualquier reclamación”. En su demanda de justicia, explica que Ti Kip no podía consumir alcohol en esas proporciones pues padeció hepatitis hacía varios años. La describe: “Era una persona responsable y comprometida y los testimonios de sus médicos pueden echar por tierra las numerosas estupideces que se han dicho sobre ella y el accidente”. Como consecuencia de las “falacias y el estado del expediente”, acusa que no ha podido cobrar los seguros de la empresa donde trabajaba su hija. “Se me ha perjudicado a mí y por encima de ello, se ha manchado el buen nombre de mi hija y su reputación, y aunque ella ya no esté, mi tarea es defenderla y lograr que sea reivindicada su persona y su prestigio”. Al final de la carta, Vilchis Esquivel solicita el apoyo para que el caso sea supervisado “por profesionales que se encuentren al margen de las cadenas de corrupción de la justicia en el Distrito Federal”. También exige que las autoridades realicen pruebas de ADN contra el “fragmento de hígado” y el “pedazo de tela” que dicen tener y se haga una reconstrucción de los hechos y las declaraciones públicas del chofer del Metrobús y todos los implicados”. En sólo dos días, la petición de apoyo lleva más de 6 mil 890 firmas y comentarios que critican la corrupción en el sistema de justicia del Gobierno del Distrito Federal. La carta se publicó mientras el jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera, viajaba a Washington para solicitar al Banco Mundial (BM) y al Banco Interamericano de Desarrollo (BID) financiamiento para proyectos de transporte público, por ejemplo, de Metrobús.

Comentarios