Remo mexicano navega en aguas turbias

martes, 20 de enero de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- Pedro Cuervo Aja, quien hasta el sábado pasado fungió como presidente de la Federación Mexicana de Remo (FMR), omitió atender una demanda laboral que el entrenador Daniel Jurado presentó a finales de 2011, lo que ocasionó que la Junta Local de Conciliación y Arbitraje del Distrito Federal (JLCA-DF) señalara a los seleccionados nacionales Analicia Ramírez y Leopoldo Tejada como los “patrones” y por ende como sujetos obligados a pagarle 1.5 millones de pesos y a reinstalarlo en su puesto. Desde el inicio de la demanda laboral, el federativo nunca informó a los atletas –a pesar de que éstos lo solicitaron en distintos momentos- sobre el curso del proceso legal. Cuervo Aja se lavó las manos promoviendo un amparo que lo eximiera de cualquier responsabilidad y heredó el problema a los atletas. Los deportistas contrataron abogados por su cuenta; éstos se presentaron en la Junta Especial número 15 de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje (JLCA) donde pudieron revisar el expediente 61-2012 en el que se encuentra radicada la demanda de Daniel Jurado contra Pedro Cuervo, Analicia Ramírez y Leopoldo Tejada, en su calidad de vocal femenil y vocal varonil de la FMR, así como del vicepresidente Maximino Gildardo García. En el cuerpo de la demanda pudieron leer que Pedro Cuervo quedó absuelto al demostrar que no es patrón del entrenador Jurado, además de que, sin avisarle, sus abogados también promovieron un amparo a favor de García sin que este lo supiera -y falsificando su firma-, razón por la cual los únicos responsables reinstalar al entrenador y cubrir el pago de los 1.5 millones de pesos. El sábado 17 de enero, durante la junta del Consejo Directivo de la FMR que se realizó en las oficinas localizadas en la pista de Cuemanco donde entrenan, los atletas encararon a Pedro Cuervo a quien reclamaron sus omisiones. El federativo determinó renunciar al cargo y se fue, pero sin resolver el asunto que le compete en virtud de que él es el máximo representante de la Federación que opera con recursos federales que le otorga la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade). “Leopoldo y yo le dijimos a Pedro que perdió toda la credibilidad porque nos dimos cuenta cómo no le importó el caso. Nunca nos avisó de las audiencias, ni que la demanda se perdió desde enero de 2014. El, que es quien sí tiene la relación laboral con el entrenador, se amparó. Gildardo va a revocar el amparo que le tramitó Pedro sin avisarle porque tampoco nadie le avisó y va a poner una denuncia porque falsificaron su firma. “Le dijimos que todos los gastos de nuestros abogados debería pagarlos la federación y que no podemos permitir que él, como el líder, le haga esto a los atletas. Nos dijo que si queríamos que se fuera de la presidencia se iba en ese momento. Así que renunció y le dijo a Gildardo que él, en su carácter de vicepresidente, se quedara como interino. “Agarró sus cosas y se fue, pero nos dejó a nosotros responder por la demanda. Pedro Cuervo debe dejar el asunto resuelto porque la demanda es contra la federación que él dirigía. Nosotros como atletas sólo somos el contacto entre la FMR y los atletas, no somos patrones, no sabemos ni cómo opera en la administración”, dice a Apro la remera Analicia Ramírez. El conflicto Daniel Jurado-Federación Mexicana de Remo inició después de los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011, cuando Pedro Cuervo lo despidió con el argumento de que “algunos miembros del Consejo Directivo” estaban en desacuerdo con su desempeño. En entrevista con Apro, Jurado explica que no se le despidió de la forma correcta; además de que la decisión no se tomó en una Asamblea, Cuervo Aja le ofreció como liquidación entre 60 mil y 70 mil pesos por casi 10 años de trabajo y a pesar de que devengaba un sueldo de 30 mil pesos mensuales. Lo que más indignó al entrenador fue que el federativo sólo le daría ese dinero si firmaba una carta que indicaba que había renunciado. “Había dado resultados en los Panamericanos, después de 20 años de no ganar un oro se ganaron dos, además un bronce y una plata. Pero, bueno, si no me querían me tenían que haber corrido conforme marca la ley, como no fue así tuve que demandar. Durante el proceso, la FMR tuvo muchas oportunidades de poder negociar, pero nunca fueron ni siquiera a las audiencias en la Junta. Corrieron los meses hasta que a principios de 2014 salió un laudo a mi favor por 933 mil pesos. Pensé que iba a haber un acercamiento y nada. En noviembre se le mandó un aviso a la FMR para que me reinstalaran el día 13. Me presenté con el actuario de la Junta y con mi abogado, y la federación estaba cerrada. Ellos sabían que debían estar ahí”, detalla Jurado. En virtud de que la FMR no pagó la cantidad mencionada se han ido acumulando otros cargos que hasta ahora suman casi 1.5 millones de pesos. La JLCA del DF ya mandó otro aviso de que el 26 de enero Daniel Jurado debe ser reinstalado en su cargo. Analicia Ramírez precisa que ella y Leopoldo Tejada enviaron una carta a la FMR en la que solicitaron que se contratara a un entrenador extranjero con resultados en Juegos Olímpicos, para que fuera el jefe de Daniel Jurado y entrenara a los seleccionados nacionales. El entrenador mexicano estaría bajo sus órdenes y aprendería de él para, a su vez, trabajar con atletas de menor nivel. “Nosotros no le dijimos a Pedro que lo corriera, pero como Leopoldo y yo firmamos esa carta a nombre de los remeros, por eso estamos involucrados”, dice. La atleta narra que durante los Juegos Centroamericanos, realizados en Veracruz en noviembre del año pasado, Pedro Cuervo le llamó en múltiples ocasiones, le envió mensajes de texto y correos electrónicos para pedirle que a la brevedad le mandara una carta poder en blanco y firmada. La insistencia del presidente de la FMR la puso en alerta, por lo que cuando regresó a la Ciudad de México contactó a la abogada que estaba llevando el caso que según Cuervo, “se llevaría muchos años en resolver”. Cuenta que hasta el 6 de enero la mujer le envió el número de expediente, pero le avisó que ella ya no estaba llevando el caso, pues Cuervo había cambiado de abogados. “Cuando Leopoldo y yo vimos el expediente, nos dimos cuenta que ya éramos los únicos responsables y aunque yo jamás me paré en una audiencia, esta abogada metió una carta que me hizo firmar un día en su despacho, era de tres hojas, la leí y estaba de acuerdo con lo que decía ahí; pero en el expediente esa carta era de 11 hojas y decía cosas que yo nunca leí. Para fines prácticos, ese representa que yo sí estuve en la audiencia y enterada. “Nuestros abogados nos explicaron que con el simple hecho de que Leopoldo y yo hubiéramos estado presentes en una audiencia para decir que somos atletas y que no tenemos que ver en nada de lo administrativo, no estaríamos en este problema, pero estamos metidos en esto por culpa de Pedro que jamás no informó nada”, puntualiza. La Federación Mexicana de Remo es una asociación civil que opera con dinero del gobierno federal con todas las obligaciones de una persona moral. Su presidente funge como el máximo responsable para la comprobación de recursos, pago de impuestos y es el representante legal. Pedro Cuervo Aja es el actual secretario general del Comité Olímpico Mexicano, otra asociación civil que recibe recursos económicos del gobierno de Enrique Peña Nieto. El director de Conade, Jesús Mena, ha presumido como un logro de su gestión la profesionalización de las federaciones deportivas que, de acuerdo con la Ley General de Cultura Física y Deporte, operan como órganos que coadyuvan con el gobierno federal.

Comentarios