En Chihuahua, todos unidos contra Duarte

miércoles, 21 de enero de 2015
La ambición y el autoritarismo del gobernador priista de Chihuahua, César Duarte, lo tienen confrontado con los ciudadanos, sean campesinos, estudiantes, transportistas, historiadores o defensores de los derechos humanos. Y aunque él trata de minimizar las constantes protestas, ya tomó forma un movimiento amplio, la Unión Ciudadana, que puede darle una sorpresa en breve. CHIHUAHUA, Chih. (Proceso).- Un movimiento contra la corrupción del gobernador César Duarte y su equipo unió a viejos y nuevos dirigentes, políticos y ciudadanos, de izquierda y derecha, así como a líderes de luchas históricas en el estado. A ellos se sumaron dirigentes campesinos, barzonistas, del movimiento de Madera del 65 y del estudiantil de 1972, las activistas que visibilizaron los feminicidios e integrantes de YoSoy132, otros estudiantes y líderes de médicos y empresarios, que constituyeron el movimiento Unión Ciudadana contra la corrupción. La organización, que algunos integrantes definen como una “autodefensa cívica”, se dedica a documentar la malversación de fondos y el enriquecimiento ilícito en los cuales presuntamente incurren el gobernador y su gabinete, a fin de denunciarlo penalmente. El pasado 23 de septiembre, el exdiputado Jaime García Chávez –quien renunció con otros militantes al PRD por su alianza con el PRI en las elecciones federales de 2012– interpuso la denuncia penal para que la federación investigue a Duarte y a su esposa, Bertha Gómez Fong, por la supuesta creación de un fideicomiso de 65 millones de pesos que luego trasladaron al banco Unión Progreso. En esa institución de crédito tiene inversiones el gobernador y ahí se deposita dinero público (Proceso 1991). La denuncia de García Chávez fue acompañada por la diputada federal panista Rocío Reza Gallegos, quien 10 días después presentó otra por el mismo motivo... Fragmento del reportaje que se publica en la edición 1994 de la revista Proceso, actualmente en circulación.