La renuncia en bloque de los jefes delegacionales

viernes, 9 de enero de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- La próxima semana ocurrirá un hecho insólito en esta capital: Los 16 de jefes delegacionales –14 del PRD, uno del PAN y otro del PRI— dejarán sus cargos para tratar de pelear por una curul ya sea en la Cámara de Diputados o en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF). Una laguna en la legislación electoral de la Ciudad de México abrió la puerta a los delegados para abandonar sus responsabilidades antes del plazo legal por el que fueron electos –tres años--, en aras de continuar sus carreras políticas en otras trincheras. Eduardo Huchim, analista político y exconsejero del Instituto Electoral del Distrito federal (IEDF), dice que dicha situación genera un riesgo de “desfasamiento” de las tareas a las que están obligados y, por ende, a la afectación a la ciudadanía que votó por ellos. Los delegados ‘chapulines’ acordaron con el jefe Gobierno, Miguel Ángel Mancera, que todos se separarán del cargo entre el sábado 17 y domingo 18 de enero. “Sí hay un riesgo, no precisamente de ingobernabilidad, pero sí de desfasamiento de las tareas que están a cargo de las jefaturas delegaciones, que son entre las más sensibles para la población. Si se descuidan asuntos que afectan la cotidianidad del ciudadano, es claro que estamos ante el riesgo de un efecto disruptivo en las tareas de las delegaciones”, asegura. En entrevista con Apro, el exconsejero destaca que ésta sería la primera vez que los 16 jefes delegacionales abandonarían el cargo sin terminar el periodo legal por el que fueron votados, es decir, tres años. “No recuerdo un caso en que se dé esta situación singular (de los 16)… El número es llamativo, pero es el chapulinismo, popularmente llamado así, que se da prácticamente en cada elección como esta”, agrega. El acuerdo Los 14 delegados del PRD, junto con el del PAN y el del PRI, se reunieron con Mancera Espinosa; en el encuentro, acordaron que el próximo lunes 12 definirán la fecha y el mecanismo mediante el cual se separarán de sus cargos, para buscar una curul en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal o en la Cámara de Diputados. Sin embargo, Alejandro Fernández, jefe delegacional en Cuauhtémoc, planteó que la separación sería el 18 de enero, justo cuando inician las precampañas, según la ley electoral del DF. De acuerdo con los asistentes a la reunión en el Antiguo Palacio del Ayuntamiento, la separación sería a través de la solicitud de una licencia definitiva y de manera conjunta –en bloque, incluidos el funcionario del PAN y el del PRI-- para evitar suspicacias con el uso de recursos públicos. “No vamos a estar jugando. Si nos vamos, nos vamos en serio porque vamos a contender dentro del partido y, si nos quedamos, nos quedamos a concluir el proceso. Me parecería inadecuado e incluso políticamente no es conveniente ir y venir. En general estamos de acuerdo, todas y todos, que si hemos de ir a buscar una candidatura presentaríamos de manera definitiva la separación del cargo. Hay que ir a jugar en serio”, dijo la jefa delegacional en Tlalpan, Maricela Contreras. En la reunión del próximo lunes se someterá a revisión la fecha y la forma de renunciar para dejar a las delegaciones sin pendientes administrativos. “Creo que es oportuno justamente, porque si entramos al proceso interno lo mejor es que no haya suspicacias de desvío de recursos, todos hemos trabajado que nuestros recursos estén bien asignados, que todo esté comprometido, que los programas sociales estén completos”, agregó Contreras. Ni elegante ni democrático Para Eduardo Huchim la separación del cargo de los jefes delegacionales antes de terminar el periodo por el que fueron electos, representa un riesgo para el funcionamiento de los servicios urbanos dependientes de las delegaciones. “Hablo de pavimentación, los aspectos de basura, los servicios urbanos que tienen a su cargo las jefaturas delegacionales que parecen menores, pero que si fallan por supuesto que puede hacer miserable la vida cotidiana de la población capitalina”, dice. En su opinión, los partidos políticos deberían tener restricciones en su normatividad interna para evitar esta situación. Y es tajante: “No es elegante que dejen tiradas las tareas por buscar otras tareas que también van a dejar tiradas. Es una falta de seriedad y lo peor es que se puede esperar que al siguiente trienio se va a repetir. Eso no es elegante ni democrático”. El exconsejero del IEDF critica a los funcionarios del DF que se preparan para hacer campañas proselitistas. “Es el incumplimiento del compromiso que asumieron cuando buscaron el voto, fueron elegidos y tomaron posesión, que no es de dos años y medio, es para el periodo completo. Y aunque es comprensible el querer avanzar en la carrera política, lo cierto es que esto para los ciudadanos no es lo mejor y sí hay una ruptura del compromiso evidente”, afirma. Cuando se busca un cargo de elección popular, advierte, los aspirantes deberían tener presente que deben cumplir con el periodo para el que son electos. Del lado de los ciudadanos, el especialista asegura que los capitalinos no merecen que los funcionarios usen las jefaturas delegacionales como “simples escalones” para obtener otro cargo. Por esta razón, considera que el elector capitalino debería tener presente esta circunstancia de abandono del compromiso, “porque los jefes delegacionales adquieren un compromiso cuando buscan el voto de los electores y juran respetar la ley cuando toman posesión. Yo esperaría que el elector lo tenga presente a la hora de depositar su voto en las próximas elecciones”. Experto en procesos y leyes electorales, Huchim May advierte que el “chapulinismo” que afecta a todos los partidos se permite debido a que en las leyes electorales locales no hay especificaciones que lo prohíban. “Desafortunadamente, como están actualmente las disposiciones legales es posible que se dé como parece que se va a dar”, agrega. Por ello, sugiere que ese tema se incluya en la discusión de la reforma política del Distrito Federal, aunque ésta continúa atorada en el Senado de la República.

Comentarios