Avanza la privatización del Nevado de Toluca

sábado, 10 de octubre de 2015
En octubre de 2013, cuando el presidente Enrique Peña Nieto le quitó al Nevado de Toluca la categoría de parque nacional, académicos y ambientalistas advirtieron que era el primer paso para entregar la zona a los empresarios vinculados al Grupo Atlacomulco. La decisión gubernamental de talar 10 mil hectáreas “plagadas”, anunciada en septiembre, implica derribar 3 millones 500 mil árboles. A decir de varios especialistas, tal devastación dejará la zona lista para construir los negocios del grupo político-empresarial mexiquense. NEVADO DE TOLUCA, Edomex (Proceso).- Don Octavio Palma Estrada, presidente del comisariado ejidal de San Juan de las Huertas, sube por un sendero que lo lleva a un peñasco del volcán Nevado de Toluca. Desde ahí apunta hacia la enorme ladera boscosa que le corresponde a su ejido y comenta: “El gobierno acaba de anunciar que va a talar 10 mil hectáreas de bosque del Nevado. Pero no sabemos cuáles vayan a ser. Ni tampoco si la tala afectará a las tierras de nuestro ejido. No sabemos nada”. –¿No se les consultó ni se les informó entonces? –No, a los ejidatarios no se nos tomó en cuenta. De buenas a primeras sólo supimos que van a deforestar. Nuestro ejido tiene 2 mil hectáreas de bosque y no queremos ser afectados. La tala de esas 10 mil hectáreas, el 20% del área forestal del volcán, fue anunciada el pasado 6 de septiembre por Ignacio Pichardo Pagaza, exgobernador del Estado de México y actual coordinador del Programa de Recuperación y Manejo Sustentable del Nevado de Toluca. Él diagnosticó que esa quinta parte de los árboles ya tiene la incurable plaga del gusano descortezador, por lo que no hay más remedio que deforestar. Dijo: “Hasta el momento, la única solución para acabar con el gusano es tirar el árbol y tirar los árboles verdes que están ahí. Si eso no se hace, la plaga se va a extender”. Refirió que la plaga se fue apoderando del Nevado en los últimos 60 años, hasta alcanzar miles de hectáreas. Y agregó: “El gusano va volando de un árbol a otro; una vez que les cae no hay forma de remediarlo, es doloroso”. Sin embargo, para organizaciones ambientalistas y peritos en la materia los argumentos de Pichardo son un “pretexto” para que el sector empresarial ligado al Grupo Atlacomulco se apodere de los terrenos talados y construya los grandes desarrollos inmobiliarios y turísticos que siempre ha querido en la zona. Luz María Gómez Ordoñez, presidenta del Movimiento Ecologista del Estado de México, señala: “Desde los años setenta, el gobierno mexiquense ha utilizado como pretexto la plaga del gusano para talar algunas zonas del Nevado y hacer negocio con la madera. Vuelve a recurrir al mismo argumento, sólo que ahora intenta privatizar esa enorme área para crear grandes desarrollos inmobiliarios y turísticos, pues ya se lo permite un decreto presidencial emitido hace dos años por el presidente Peña Nieto, quien preparó todo para este gran despojo”. Fragmento del reportaje que publica la revista Proceso 2032, ya en circulación

Comentarios