César Duarte y sus proveedores favoritos del sector salud

viernes, 16 de octubre de 2015 · 21:20
CHIHUAHUA, Chih. (apro).- En respuesta a los señalamientos de conflicto de interés por su favoritismo a ciertos proveedores del sector salud, el gobierno de César Duarte determinó cambiar a las empresas que distribuyen medicamento a los distintos hospitales en la entidad, pero mantuvo su alianza con los empresarios. En entrevista, un exempleado que pidió el anonimato asegura que tras la liquidación del personal de Ymmarsa Pharmaceutica y Servicios y Atenciones Médicas K (Farmacias Economik), el gobierno estatal “está queriendo manejar como si ya no existieran” esas empresas, pero siguen funcionando con otra razón social “y ahora el proveedor se llama Prosalud, que está surtiendo al Instituto Chihuahuense de Salud (Ichisal) y a Pensiones Civiles en Chihuahua”. El mobiliario de esas empresas, agrega, se lo llevaron a la torre Sphera, un edificio moderno en el que se encuentran otros proveedores que se fortalecieron con los cambios. Desde el inicio de la actual administración se crearon las empresas Servicios y Atenciones Médicas K e Ymmarsa Pharmaceutica, que después se convirtieron en las principales proveedoras, y junto con éstas se impulsó a las farmacias “Economik”. El domicilio fiscal de Atenciones Médicas K se ubicó hasta 2011 en Durango. Posteriormente se cambió a Periférico de la Juventud número 8725 de la colonia Lomas Universidad, en esta capital, donde Duarte Jáquez tiene registrada su Unión Ganadera División del Norte y su asociación civil Que el Cielo Bendiga a Chihuahua, registrada apenas en 2013 ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial. (Proceso 1991). Ymmarsa Pharmaceutica SA de CV tenía su domicilio fiscal en la calle Rudyard Kipling número 11368 del Complejo Industrial, pero ahora opera desde el mismo domicilio de Periférico señalado arriba: una bodega donde “entran camiones y varios traen medicamento de otros estados a los que sólo se le cambian la etiqueta y la caja y luego los distribuyen”, declara en entrevista un extrabajador del lugar. Añade: “Hay un almacén en la colonia San Felipe donde tienen el medicamento controlado, porque antes no lo cuidaban bien, y también en el Periférico de la Juventud almacenan medicamento controlado”. Por otra parte, personal administrativo asegura que si bien los socios visibles de Ymmarsa Pharmaceutica son Juan Hiram Márquez Rodríguez y Jesús Miguel Robles Villarreal (Proceso 1991), quien ha impulsado su crecimiento es el empresario José Guadalupe Yáñez M., originario de Torreón, Coahuila, el cual constantemente realiza grandes fiestas en Aguascalientes con gobernadores priistas y “colaboradores” de la empresa. A Guadalupe Yáñez, un prestanombres, sus trabajadores lo conocen como ‘El Ingeniero’. “Él tiene un hotel en Cancún, moteles, casinos en varias partes y ha patrocinado infraestructura de la compañía. Se reúne con gobernadores de estados priistas en Aguascalientes, principalmente en la feria de San Marcos”, subraya el entrevistado. A Ymmarsa le retiraron una licitación de 7.7 millones en junio de 2014 por vender a la Secretaría de Salud un medicamento antirrábico (Nobivac) que provocó la muerte de animales y, en consecuencia, una demanda por parte de la empresa Devibamec. Por ese mismo medicamento hubo quejas contra Ymmarsa en Durango y Tabasco, pero también por el sobre precio en Chihuahua y Nuevo León. Ymmarsa fue el principal proveedor de medicamentos en 2012 y 2013 para Pensiones Civiles del estado, cuando era director Marcelo González Tachiquín (actual secretario de Educación y Cultura y aspirante a la gubernatura). De acuerdo con la Auditoría Superior del Estado, esa empresa registró hasta 15 días de retraso entre la recepción y la captura de medicamentos, y “no aseguró los criterios de eficiencia, eficacia y economía en la ejecución del gasto público, toda vez que se llevó a cabo un comparativo de precios unitarios de 25 productos y se determinaron incrementos sustanciales de algunos de ellos, resultando un importe pagado en exceso por la cantidad de 22 millones 122 mil pesos”. De esos medicamentos, 13 los proveyó Ymmarsa, que equivalen a más de 15 millones de pesos. El órgano regulador sostuvo que, además, Pensiones Civiles del estado adquirió casi 42 millones de pesos en medicamentos que no forman parte del cuadro básico autorizado en 2012. Las cantidades más altas las pagaron a Ymmarsa, con 12 millones 79 mil pesos por mil 840 unidades de Etanercept de 25 miligramos con cuatro ampolletas, más 4 millones 277 mil pesos por 668 unidades de Etanercept (jeringa pre llenada) de 500 miligramos. El personal, mobiliario y licitaciones que estaban destinadas a Ymmarsa y Servicios y Atenciones Médicas K, pasaron principalmente a ProSalud –razón social: Administración y Comercialización de Franquicias Internacionales S de RL CV–, propiedad del empresario Eduardo Almeida Navarro, quien en un solo día de mayo pasado registró hasta 40 propiedades ante el Registro Agrario Nacional (RAN) y el Registro Público de la Propiedad. Desde las instalaciones de la nueva empresa –que forma parte de un corporativo del grupo Alsa, localizada en Periférico de la Juventud número 3100, locales 9 y 10– y de la torre Sphera, el gobierno estatal favorece a la cadena farmacéutica “Economik”, que en menos de un año inauguró dos locales de “Farmacias Única”, proveedoras del Ichisal y de Pensiones Civiles del estado, de acuerdo con testimonios de exempleados. Otra empresa favorecida en las licitaciones es Equipos y Consumibles Médicos del Norte SA de CV (Ecomed), dedicada a la comercialización de material de curación, medicamento, instrumental y equipo médico, entre otros aparatos del ramo. Hasta el año pasado Ecomed contaba con 20 empleados, pero en 2015 año empezó a contratar a nuevos trabajadores en Ciudad Juárez y en esta capital, entre ellos representantes de ventas, coordinadores de sistemas de calidad y en sistemas computacionales, recepcionistas y un ingeniero biomédico y/o electromédico, según las bolsas de trabajo lanzadas por Internet. La empresa fue creada el 28 de enero de 2009 a nombre de los socios Alejandro Samir Martínez Escareño y Ana Karenina Olachea Pedrín. El 6 de junio de 2014, el primero adquirió una bodega por 3 millones 975 mil pesos, ubicada en la calle 18a número 3208, en la colonia Pacífico de la ciudad de Chihuahua, según el número de inscripción 125, folio 124, libro 5452 del Registro Público de la Propiedad. También tiene oficinas en José Eligio Muñoz número 1906, en la colonia Santo Niño, que están relacionadas con empresas como Medical Plus y la clínica Universidad, en la Plaza Cumbres del Periférico de la Juventud 6902-33. En esa misma plaza se encuentra la empresa Aris Vision, en el local 17, donde subrogaban las operaciones de cataratas del Seguro Popular, hasta que se los prohibieron. Este año Ecomed tiene licitaciones ganadas para surtir a Pensiones Civiles del estado, junto con ProSalud. También surtirá a la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ), a la Universidad Autónoma de Chihuahua (UACh), a los ayuntamientos de ambas localidades, y al Instituto Jalisciense de Cancerología en Zapopan. En el caso de Administración y Comercialización de Franquicias Internacionales, su propietario es Eduardo Almeida, presidente seccional del PRI en el fraccionamiento Rincón de las Lomas. También es socio de Grupo Alsa, que comprende otras empresas como Desarrollo Corporativo Inmobiliario, Consulting Mercadotecnia, Comercializadora de Franquicias y Comercializadora Corporativa Internacional, entre otras, creadas entre 2002 y 2004. De 2010 a la fecha ha adquirido otras tres propiedades, como centros comerciales y lotes. En 2012 compró una propiedad en el municipio de Coyame (inscripción 36, libro 2333, folio 38 del RPP), zona rica en gas shale, y este año ha adquirido 43 inmuebles en el municipio de Aquiles Serdán, 40 de las cuales fueron registradas el 14 de mayo pasado. De acuerdo con exempleados de las farmacéuticas favorecidas, desde la torre Sphera también administran las “Farmacias Única”, actualmente con dos locales: el primero fue abierto a mediados del año pasado, a unas cuadras de la farmacia del Ichisal, y hace dos meses comenzó a operar otras afuera de Pensiones Civiles. El Ichisal atiende alrededor de 50 mil derechohabientes en Chihuahua y tiene su propia farmacia para surtir las recetas, donde los pacientes sólo tienen que presentar sus vales. No obstante, desde diciembre del año pasado fue colocada una manta en la sala de espera de la farmacia del Ichisal, en la que dan a conocer a los derechohabientes que deberán surtir sus recetas en la calle Deza y Ulloa número 908 local 13. “Es absurdo, porque la farmacia del Ichisal no debería tener faltantes. Se trata de una institución con recursos federales que tiene permanente conocimiento de su universo de pacientes, su población es cautiva y plenamente identificada. Fácilmente se pueden hacer predicciones de consumo y, por tanto, programar compras oportunamente para evitar el desabasto. Si esas compras a externos constituye 25% del total del consumo de medicamento, hablemos entonces de que ese porcentaje de insumos comprados a precio de menudeo o medio mayoreo, fácilmente representa más de 50% del total asignado a ese rubro”, indicó personal del área de adquisiciones. El ‘señor secretario’ Además de la crisis que se vive en el sector salud, la actitud “de emperador” de Pedro Hernández Flores ha contribuido a la inconformidad de la gran mayoría del personal en todo el estado. “Quien no le dice ‘señor secretario’, lo corre, ha habido varios casos”, afirman en las oficinas administrativas ubicadas en la calle 3a y Ojinaga. En diversas ocasiones los médicos han cuestionado las decisiones de Hernández, pero, sobre todo, han criticado a Duarte por haber nombrado a una persona sin título profesional como encargado de la salud de los chihuahuenses. “La gente está resentida, trabajan con las uñas y son quienes deben dar la cara. Hay veces que no hay ni suturas, tenemos que ir a conseguir, cuando el secretario trae hasta guaruras y se mueve constantemente en un convoy de varios vehículos”, dice uno de los galenos. Hernández, dice, ha seguido la línea de reprender o incluso despedir a cualquier médico, independientemente de su trayectoria en el sector salud, por cuestionar con bases técnicas los costos, obras o adquisiciones de equipos sin sentido, aunque haya prioridad en otras áreas o regiones. De acuerdo con una excolaboradora cercana al secretario de Salud, éste fue el enlace entre el gobernador César Duarte y José Luis González de la Vega, para que éste llegara a trabajar a la administración estatal. “Pedro Hernández se formó con José Luis González de la Vega, quien era amigo cercano de (la exlideresa magisterial) Elba Esther Gordillo. Vino para hacer alianzas desde la campaña. Fue secretario de Educación en el estado de Guerrero. En 2013 le dieron Delicias para que se hiciera cargo de la campaña y perdió su candidato, el priista Ricardo Orviz. Hubo roces cuando perdió, pero finalmente lo nombraron secretario particular de Duarte y después dejó el gabinete”, abunda. Hernández también fue director del Seguro Popular y fungió como encargado del Régimen Estatal de Protección Social de Salud. Posteriormente fue nombrado secretario de Salud, en noviembre de 2014. “Pedro daba dinero de Salud, una Suburban y chofer como apoyo para la campaña. Era contacto con los secretarios generales de las secciones del SNTE (Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación) en Chihuahua. José Luis González llevaba billetes de 200 pesos para comprar los votos”, afirma su excolaboradora. Y coincide con lo señalado por médicos de la Secretaría de Salud, en el sentido de que Hernández tiene un negocio particular de seguridad y transporte, y que ha crecido de manera importante en este sexenio. “Cuando inició sólo tenía una camioneta y un camión urbano, ahora tiene muchas más”. El negocio de Hernández se encuentra al lado del edificio donde operaban la campaña de César Duarte: Periférico de la Juventud número 7130. En el lugar hay camionetas blancas sin número ni nombre. “Así opera para no evidenciar que utiliza vehículos oficiales y desvía dinero público para pagar parte de su personal”, aseguran los denunciantes. “En su negocio tiene como empleado a Marcos Vargas, quien se encarga de investigar cuestiones privadas, indagar a personas que le son incómodas o a las que desea conocer más, con presupuesto de la Secretaría de Salud. (Vargas) Es aviador, le prestan vehículos de la Secretaría y de ahí le pagan”, asevera la excolaboradora de Pedro Hernández. Subraya: “A Pedro le tocó hacerse cargo de la campaña de Miguel Jurado para alcalde de Parral. Con viáticos del gobierno estatal se hospedaba en el hotel Camino Real, y con transporte de su empresa movía gente encargada de operar”, abunda. A Pedro, insiste, le gusta gastar mucho en hoteles, seguridad y restaurantes. “Paga mariachis cuando invita a comer a mujeres. Ese glamour lo ha querido imprimir en la dependencia, es decir, que todo se vea bien para proyectar buena imagen. Toda la flota vehicular debe verse bien, pero no importa si no cumple con los requisitos de traer engomados o GPS”. Por lo menos en cinco ocasiones, desde enero pasado, esta reportera ha solicitado entrevista con el secretario de Salud, pero hasta ahora no ha accedido.

Comentarios