Denuncian amenazas estudiantes de la UANL que se oponen a concurso de belleza

domingo, 4 de octubre de 2015
MONTERREY, N.L. (proceso.com.mx).- Estudiantes de Filosofía y Letras han recibido agresiones, insultos y veladas amenazas de muerte por oponerse al certamen de belleza organizado por la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) pero ante esas agresiones autoridades y organismos de derechos humanos aseguran que no pueden hacer nada, denunció a proceso.com la asociación de estudiantes, maestros y padres de familia que se oponen al concurso. “Somos un grupo de estudiantes en total desacuerdo con el certamen Señorita UANL que convoca la misma universidad. No pretendemos juzgar a sus participantes, sino denunciar la violencia de género reflejada en este concurso”, dijo Michel Monter, alumna de la Facultad de Filosofía y Letras e integrante del Colectivo Quimera. Monter destacó que la convocatoria lanzada por la Universidad Autónoma de Nuevo León deja ver el enfoque machista y sexista de este tipo de concursos. En las bases se especifica que las concursantes deben “medir un metro 60 centímetros o más. Ser soltera. No tener hijos. Entre 17 y 25 años y tener disponibilidad de tiempo”. Uno de los alumnos que se opone al concurso escribió en la página de Facebook del Colectivo Quimera que la convocatoria de la UANL se asemeja a los requisitos que exigía el líder del PRI en el Distrito Federal, Cuauhtémoc Gutiérrez, quien contrataba a mujeres para prostituirlas y tenerlas a su servicio. “No estamos de acuerdo con los parámetros excluyentes, racistas, denigrantes y esclavistas del cuerpo masculino o femenino”. El concurso Señorita UANL ejerce violencia simbólica porque cosifica a las mujeres, haciendo un espectáculo con el cuerpo femenino”, dijo Monter. Destacó que el certamen se opone al documento de la UANL llamado “VISIÓN 2020” en el que se exige “privilegiar la equidad, la atención de grupos vulnerables, el enfoque de género, el acceso y democratización del conocimiento y la cultura, el respeto a los derechos humanos y la no discriminación”. Como parte de su rechazo al concurso de “Señorita UANL, los alumnos de Filosofía y Letras y de otras facultades lanzaron una campaña en redes sociales subiendo su fotografía con las etiquetas  “#Soyuni” y “#nosoyseñorita”. En respuesta a su campaña, presuntos estudiantes comenzaron a insultar y amenazar a las alumnas que rechazan que la universidad promueva ese tipo de eventos sexistas. “!Soy capaz de matar a una de estas ridículas si quitan el concurso... preparen su autoestima para la peor humillación de su PERRA asquerosa y fea vida!”, escribió en la página de Facebook del Colectivo Quimera un usuario que se identificó con el seudónimo de Luis Manos Lentas. “Si tienes alguna conocida que sube su foto y pone #Soyuni y #Nosoyseñorita quemala a la chingada y tirala al río con todo su foto”, escribió otro presunto alumno bajo el seudónimo de Ricky Esfenoides. Las amenazas han subido de tono y ahora las alumnas han recibido insultos personales e insinuaciones de las autoridades universitarias de que su actitud podría tener consecuencias negativas para ellas. Estudiantes y maestros que están rastreando algunas de esas cuentas ya confirmaron que algunos de los responsables de los insultos y agresiones son alumnos relacionados con las mesas directivas de las facultades que organizan esos concursos. Esos estudiantes allegados a las autoridades reciben becas completas por parte de la UANL para realizar esas y otras actividades ordenadas por la Rectoría. Tras recibir las amenazas, los estudiantes preparan una denuncia antes las autoridades judiciales. Por lo pronto, alumnas de Filosofía y Letras ya denunciaron las agresiones ante tres instituciones: El Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), La Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) y el Instituto Estatal de la Mujer. En los tres organismos evadieron atender y se pasaron el caso. En la Conapred les respondieron: “Dirija su petición ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Nuevo León misma que le podrá brindar la atención que corresponda respecto de los hechos planteados”. En la CEDH les dijeron que no pueden hacer nada ya que no “hay una ley estatal de discriminación”. En el Instituto de la Mujer les señalaron: “Conapred sería la  instancia adecuada a la que podrían acudir”. Eliminar el pensamiento crítico de la UANL José Luis Berlanga, exconsejero alumno de la Facultad de Filosofía y Letras, contó que años atrás la  Rectoría le ofreció 100 becas para alumnos de bajos recursos a cambio de no obstaculizar el concurso de belleza “Señorita Filosofía y Letras”. “Ellos querían romper la tradición de aislamiento de nuestra facultad respecto a este tipo de certámenes que ya se organizaban en todas las facultades”. Los certámenes de belleza, concursos de canto y la represión física y  académica fueron algunas de las medidas que tomó el grupo político conocido como La Bata Blanca para eliminar los movimientos estudiantiles, comités de lucha y toda expresión de pensamiento crítico en la UANL, a finales de la década de los setenta. Cuando lo lograron, convirtieron a las preparatorias y facultades en un gran negocio al grado que la UANL es ahora la universidad  pública más cara de México. Las cuotas que cobran son más altas que algunas universidades privadas de Monterrey. Incluso las cuotas internas de facultades, escuelas y preparatorias no son fiscalizadas por autoridades federal o estatales. Un padre que tiene su hijo estudiando en la Preparatoria Siete contó que está pagando alrededor de 14 mil pesos por semestre. 4 mil 600 de cuota a Rectoría; 5 mil 500 de cuota interna de la Preparatoria; 450 por tres camisetas; 500 pesos de boletos de la rifa oficial de la UANL; 750 por libros que ellos venden y una cuota de 300 pesos de bono deportivo, entre otros gastos. En el caso de un padre que tiene su hijo en la Facultad de Derecho paga alrededor de 7 mil pesos de cuota interna y otros cobros. En el caso que el alumno no estudió en las prepas de la UANL se duplica la cuota a Rectoría y la cuota interna. En la Facultad de Odontología los padres denunciaron que desembolsan alrededor de 30 mil pesos por el material que sus hijos usan en clases y parte de ese instrumental lo deben comprar en la facultad ya que si lo adquieren fuera no es válido. Incluso los alumnos de la Facultad de Derecho comenzaron desde ayer a protestar debido a que ahora les están cobrando 600 pesos para poder realizar su servicio social.

Comentarios